¿Quién creó el Cristianismo?

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Pregunta compleja en el que algunos lectores no habrán dudado en afirmar sin ninguna duda: Jesús de Nazaret. Pero no vayamos tan rápido ni contestemos de forma tan alegre a dicha cuestión pues encierra más dificultad de la que cabría esperar.

El gran arquitecto del Cristianismo fue Pablo de Tarso, San Pablo, que predicó por Asia Menor, Grecia y Roma y en sus “Epístolas” mezcla el judaísmo de Jesús con el pensamiento griego que tan bien conocía. Esto hizo que el mensaje tuviera un giro y que se entendiera el cristianismo de otra forma: como doctrina de salvación universal.

Escribía San Pablo: “¿Acaso Dios lo es sólo de los judíos?¿No lo es también de los demás pueblos? Es evidente que sí, dado que hay un solo Dios. Pues Él rehabilitará a los circuncisos en virtud de la fe y a los no circuncisos también por la fe”. Y es que Pablo de Tarso no era judío sino nacido en Turquía, en Tarso, en el año 10 d.C. y muriendo en el 67 d.C. en Roma.

La Salvación de la que hablaba Jesús, como hijo de Dios, era para Pablo de Tarso prueba de su generosidad “derramó sobre nosotros por medio de su hijo querido, el cual, con su sangre, nos ha obtenido la liberación, el perdón de los pecados”.

Igualmente se legitimaba aquel cristianismo toda autoridad: “Sométase todo individuo a las autoridades constituidas; no existe autoridad sin que lo disponga Dios y, por tanto, las actuales han sido establecidas por él. En consecuencia, el insumiso a la autoridad que se le opone se ganarán su sentencia”.

Proponía amar  y perdonar a todos, incluso a los enemigos: “Bendecid a los que os persiguen”.

Así pues San Pablo hizo una extraordinaria labor ‘adaptando’ ciertos aspectos de cristianismo de base al más popular. Sin su intervención el cristianismo original hubiera parecido más los estatutos de una secta judía mesiánica que lograr ser una gran religión.