Reconstruyen el rostro de Antinoo, amante del emperador Adriano

CÁDIZDIRECTO.- Antinoo no será jamás recordado por ser un político famoso de la antigua Roma o un gran militar, todo lo contrario, su inmortal fama se debe a que fue el amante del emperador Adriano y todo un canon de belleza de la época.

Se conservaba un busto de Antinoo partido en dos por lo que era difícil apreciar su belleza en el frío mármol de Carrara pero ahora, gracias a un enorme trabajo de construcción se ha podido llevar a cabo lo que parecía imposible.

Antinoo nació en el año 110 en Bitinia (hoy una zona de Turquía), había dos bustos de él, uno en el Art Institute de Chicago (Estados Unidos) y otro en Museo Altemps de Roma. La directora del Altemps, Alessandrea Capodiferro, explicaba a los medios de comunicación: “Él sabía que estaba aquí, había venido a ver el Antinoo y cuando se encuentra delante de nuestro busto (…) percibe una posible correspondencia de la cabeza-retrato que está en Chicago con nuestro busto que presenta un rostro restaurado.La responsable del departamento de antigüedades y arte bizantino del Art Institute de Chicago pide intervenir inmediatamente y viene de visita al museo con una reproducción en resina de la pieza de Chicago y aquí comenzamos a acercarla al busto”.

En base a los estudios realizados se sabe que Antinoo tenía los cabellos rizados y que esta característica era común al conservado en Chicago, ello permitió hacer el trabajo de ensamble entre ambas partes: “Los rasgos respecto al canon de la representación de Antinoo son reconocibles, es decir, el peinado, pero también los labios, los ojos, ese rostro un poco con esa expresión turbada”.

La directora explicaba la importancia de reconstruir esta pieza: “Desde un punto de vista de la investigación arqueológica este caso ilustra un aspecto de la historia del coleccionismo porque esta pieza al final del siglo XIX estaba disponible para la venta en el mercado anticuario. En este caso estamos frente a una idealización de la figura. La iconografía parte de rasgos prácticamente perfectos, ya sea en lo que afecta al rostro como cuando se trata de una estatua, con un cuerpo atlético, lo que podemos inferir de la espalda del busto”.

El Museo Altemps de Roma (Italia) exhibirá ambos fragmentos de mármol del busto de Antinoo y el rostro original. La tecnología al servicio del Arte.