Rituales de santería con huesos humanos

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- La santería cubana o afrocaribeña ha tenido un amplio calado en nuestro mundo del siglo XXI, una creencia ancestral, sincrética, que fusiona elementos del cristianismo con los propios de aquellas raíces.

Son muchas las personas que recurren a ellos y que cuando se está ante la “consulta” de un “santero” se asegura que se hacen “trabajos” -interprétense bien los entrecomillados- de “amarres, limpias y retiros”

Se tiene un excelso conocimientos el plantas y remedios naturales, hierbas y elíxires, en algunos casos incluso se pueden usar huesos humanos para ello.

Uno de esos expertos en santería se llama Pedro, su padre era un Ocha (Osha), cubano en la Habana, junto a él aprendió el don de la santería. Sobre todo ello dice:

“Por lo regular son amarres fuertes para mantener a la pareja cerca, o clientes que quieren ir a los Estados Unidos. Mis amigos en el mercado consiguen todo eso. Sí usamos huesos, pero pueden ser dedos de manos, pies y hasta el cráneo, depende del trabajo”.

Es un mercado dedicado a estos temas, como el de Sonora, se puede adquirir desde huesos de animales hasta aquellos que son, presuntamente, humanos.

“Para los trabajos bañamos los huesos con la sangre de un animal, entre más grande el animal, más efectivo el ritual y entre más grandes los huesos mejor. Yo como santero ocha todos los días a mis santos hay que humearlos con humo de puro, ponerles fruta o almendras y escupirles aguardiente. Hay que tratarlos con respeto”.

El Día de los Muertos es el más demandado para todo lo que son rituales con huesos:

“En estas fechas me piden rituales que no necesitan huesos, como círculos de paz y hasta contactarlos, pero por lo regular los trabajos como amarres o magia negra son más comunes (…) por un trabajo con huesos puedo cobrar entre 5 y 20 mil pesos. Y hay magia más poderosa donde se pide un cráneo completo, el trabajo es más caro”, Pedro, Santero.

No es infrecuente que, en determinadas zonas de México -por ejemplo-, se entre en cementerios y se roben huesos humanos.

“Los familiares muchas veces los dejan junto a otras tumbas o los echan en lugares cuando ya no pueden pagar la perpetuidad. los huesos andan regados por el suelo o se los llevan. Y como es un panteón público pues no andan vigilando todo el día, quizá mucha gente sí se los lleva quien sabe para qué”, decía e Esteban Ramos, cuidador de un cementerio.

Este comentaba que “muchos maldosos creen que el difuntito dejó algo de valor y quieren llevárselo, eso sí, pero sé más de esos casos que venta de huesos, para que los van a comprar si pueden llevárselos cuando no los ven”.

Esta penado, según el Código Penal, la exhumación  de un cadáver sin los requisitos legales o con violación de derechos. Es, por tanto, un delito.

En México, sólo se puede según el Reglamento en materia de control sanitario de la disposición de órganos, tejidos y cadáveres de seres humanos en su artículo 29 que dicta:

“La obtención, guarda, conservación, preparación y utilización de órganos, tejidos y productos de seres humanos vivos, o de cadáveres, para fines terapéuticos. de investigación científica o de docencia, sólo podrá hacerse en instituciones autorizadas para ello.

No obstante, tanto en México como en Europa, principalmente los países con más influencia latina, se sabe, a ciencia cierta, de rituales de santería con huesos humanos.