¿Se puede predecir el futuro?

CÁDIZDIRECTO.- Todos hemos oído hablar de las profecías de Nostredamus, que es el más famoso de los videntes de la historia, y de otros profetas como Parravacini. Sí analizamos sus predicciones podemos encontrar en ellos aciertos muy destacables.

La anciana búlgara Baba Vanga predijo entre otras cosas el atentado a las torres gemelas, el Brexit y que el presidente nº 44 de los Estados Unidos sería afroamericano. Es obvio que todas sus profecías se han cumplido.

Basándonos en estas videncias se podría decir que si es posible predecir el futuro pero también podemos encontrar grandes fallos de videntes muy reconocidas en referencia a acontecimientos de nuestra época.

Lo que estos datos nos hacen pensar es que existen personas que si pueden contarnos que va a ocurrir en el futuro, pero que es evidente que no todas tienen esa gracia y que sus aciertos son por casualidad.

Lo complicado es entonces encontrar a la persona adecuada para que nos lea las cartas, tiren las runas, o utilice el método que quiera pero que nos diga lo que nos va ocurrir en un determinado ámbito de nuestra vida.

En internet podemos encontrar multitud de anuncios de personas que son unas buenas videntes y practican un fiable tarot por teléfono para descubrir las claves de tu futuro.

Es lógico pensar que las habrá mejores y peores y que dentro de ellas hay un selecto grupo que sí que pueden predecirte el futuro., Son muchos los testimonios a favor de esta afirmación pero no se puede negar que también existen otros en contra.

Partiendo de la base de que la pseudo ciencia del tarot es algo constatable en base a pruebas de aciertos y errores se podría afirmar que la videncia existe y que como en todos los gremios y profesiones existen quienes lo practican bien y quienes no lo hacen.

Es por ello por lo que la elección del tarotista sea esencial para la efectividad de la consulta y que realmente nos acierten y lo que nos diga es tal y como van a suceder las cosas en nuestro futuro vital.

La mala prensa que tienen estos servicios es porque no todas las que dicen ser videntes o tarotistas lo son y por las estafas que se han cometido con supuestos trabajos de magia cobrados a precios astronómicos. Afortunadamente estas prácticas son realizadas por un mínimo número de tarotistas y lógicamente nadie obliga a pagar estos trabajos de brujería.

Desde el sector recomiendan que no se encarguen los mismos y que se abstengan de mandar dinero a las tarotistas sino que se pague única y exclusivamente la consulta de tarot.

La videncia es algo inexplicable pero se han realizados muchos estudios que demuestran que hay personas que tienen un número elevado de aciertos en diferentes pruebas en relaciones a otros sujetos que realizan las mismas evaluaciones.

En qué consiste y sus causas no son explicables por la ciencia y esta se limita a certificar un mayor porcentaje de aciertos de unas personas en relación a otras. Es lógico que la ciencia no pueda explicar algo que se escapa a la razón.

El tarot encierra un simbolismo esotérico que tienen significados ocultos a los ojos de los profanos en la materia. Existen multitud de libros donde explican su manera de utilizarlo y las diferentes tiradas que se pueden realizar con las cartas.

Estamos hablando de mundo esotérico y por tanto no explicable científicamente pero las pruebas demuestran que quienes tienen la posibilidad y ese toque mágico para poder usarlo obtienen muchas recompensas y ayudan a los demás con sus problemas.

Cuando hablamos de recompensas, y siempre hablamos de las que son fiables y no esconden intereses económicos detrás, en el ámbito espiritual y la satisfacción de conocer un mundo que solo se ve con los ojos del alma.