Secuestrados por ‘extraterrestres’

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Dentro del fenómeno ufológico nos encontramos con un tipo de evento que origina la controversia y el debate, el morbo y la curiosidad.

Se trata de las abducciones o secuestros extraterrestres de los que muchas personas, en todo el mundo, dicen haber sido víctimas y haber vivido experiencias aterradoras con seres inenarrables.

Las abducciones son un fenómeno antiguo que podemos encontrar en relatos antiguos, mitológicos o legendarios, los clásicos arrebatamientos de los que nos habla la Biblia o los testimonios de esas mismas víctimas que aún no saben lo que les ocurrió y que parecen querer olvidar, o le han borrado, el suceso en cuestión.

Ha sido nuestra moderna ciencia y experimentación, a través de la terapia hipnótica la que ha logrado del más profundo de los olvidos de las personas que lo han sufrido el recuerdo traumático de su experiencia trayendo al plano más lúcido lo que ellos han descrito como extraterrestres y momento de su secuestro.

Hay un estereotipo para este tipo de encuentro, para las abducciones. Lo primero que recuerdan los testigos es haber sido cegados por una gran luz, se han desvanecido y lo siguiente en recordar es el estar tendido en una especie de camilla inmovilizado.

Recuerdan que hasta ellos se han acercados unos seres de aspecto grotesco que han realizado diferentes pruebas en su cuerpo, sintieron dolor y miedo e incluso han traído insertado en su cuerpo extraños aparatos que podríamos comparar con microchips. Los momentos vividos son luego borrados, o apartados, de la mente de la víctima de forma inexplicable.

Unos opinan que pudiera ser todo una recreación onírica de la mente en situaciones de estrés o como defensa del cuerpo; otros piensan que esas personas ha sido realmente secuestradas, arrebatadas, abducidas por seres de origen no definido (extraterrestres, de otras dimensiones, etc…) con un propósito igualmente inquietante y desconocido…

Si estuvieran en lo cierto tendríamos la constatación de no estar solos en el Universo, aunque el propósito de nuestros compañeros sea preocupante…