Tiran unos candelabros de gran valor patrimonial de la Catedral a una cuba de escombros de una obra

CÁDIZDIRECTO. – Bajo el título Nuevo misterio patrimonial en la Catedral de Cádiz, Germán Garbarino, investigador y arqueólogo gaditano, ha denunciado este miércoles a través de las redes sociales que se han tirado unos candelabros de gran valor patrimonial en una cuba de escombros de una obra en la calle Arquitecto Acero, junto a la propia Catedral de Cádiz.

La Policía Nacional ha abierto una investigación para tratar de esclarecer los hechos.

Este es el relato de Germán:

“Sobre las 8.30 de la mañana recibo la llamada de un restaurador amigo. German en la cuba de la obra, situada en la calle Arquitecto Acero, nos hemos encontrado esta mañana unos candelabros dorados de madera…. ¿Cómo? No toquéis nada … llamad a la policía y voy para ya que estoy cerca. Al llegar al lugar donde se encuentra el encargado de la obra y un operario se ve claramente que son tres grandes candelabros de madera estucadas con policromía de oro y en uno se observa parte del escudo de un obispo. Se está a la espera de la llegada de la Policía Nacional, llamados al tratarse de patrimonio. En ese mismo tiempo de espera se realiza llamada a un arqueólogo para poner el tema igualmente en su conocimiento.

Llegan uno tras otro tres coches de la Policía Nacional. Ven los objetos e inmediatamente se percatan de su alto valor patrimonial. Deciden ponerse en contacto con personal de la propia Seo Catedral.

Se persona una responsable de la Seo Catedral… y comienza un misterio digno de ser investigado por el propio Iker Jiménez. No… no son de la Catedral… a lo que le respondo que sí son de ella… ahí puede ver usted los restos del escudo de un obispo. Esta persona llama al Dean de la Catedral y a otras personas…. Tras un rato se persona un trabajador de la Catedral, algo nervioso, que informa que sí, que son de la Catedral, estamos de limpieza, se los iba a llevar el restaurador… los teníamos dentro de la catedral… Alguien ha debido de entrar cogerlos de la Catedral y tirarlos aquí en la cuba (en este punto, hay que recordar que eran las 8.30 de la mañana)… La cara de todos los presentes (POLICÍA, ENCARGADO DE OBRA, CURIOSOS Y UNO MISMO) son un poema…

Quién se lo cree… En los tiempos de espera agentes y personal allí asistente recordábamos el curioso caso de hace unos meses, otro misterio catedralicio… que cada uno saque sus propias conclusiones… Si llega a pasar alguien, que por ejemplo, se los lleva a su casa con el ánimo de restaurarlos y después alguien por casualidades de la vida los echa de menos en la Catedral… Los propios señores de la Catedral lo denuncian por robo… y seguro que esa misma iglesia que primero los tira a una cuba de escombros, termina por hundirle la vida a esa persona.

¿Qué pasara con ellos? Solo Dios y ellos lo saben… que más estarán tirando… La iglesia y el patrimonio…”.