Un año en Directo

 

CÁDIZDIRECTO/D. de la Cruz.- Un año. Quién lo diría. Perdonen si mezclo estilos, uso la primera persona y cuento los hechos como si se trataran de un reportaje o una historia. Mis compañeros me han pedido que resuma en un texto el primer año de vida de CádizDirecto. Como si en varios párrafos cupieran las mañanas de cafés, las prisas, la incertidumbre, los errores y los aciertos. La adrenalina de una noticia mil veces compartidas, el reconocomiento al buen trabajo y las críticas al malo.

Yo llegué a la nave nada más zarpar. Apenas una semana después. El primer texto lo escribí sobre Almunia. El segundo sobre Inmaculada Michinina. El vídeo de la dignidad que dio la vuelta al mundo. “Qué es eso de CádizDirecto”, me preguntaron cien veces mientras reproducían unas imágenes con nuestro logo en una esquinita.Yo me aferraba a explicaciones imprecisas. CádizDirecto es un periódico digital, una tele por Internet, un medio nuevo. “¿A quién pertenece?” Entonces guardaba silencio.

CádizDirecto pertenece a nosotros. A quienes escriben y a quienes leen. CádizDirecto es de las madrugadas en vela frente una pantalla en busca de mejoras. Es el esfuerzo económico de quienes siguen con un proyecto adelante sin restar las pérdidas a las ganancias. De los que ponen la firma y los que están a la sombra. De las noticias recién salidas del horno, a horas intempestivas o en días no laborables. De nadar a contracorriente, de gente valiente, que por fin sienten que tienen un altavoz.

CádizDirecto es de Cádiz. Quizás por ello tiene mil defectos. Pero también muchas virtudes. CádizDirecto es calle. O al menos eso pretende, alejarse de los despachos y acercarse a las plazas, los juzgados, las protestas y las historias. Arrimarse a la vida.

El cariño de los compañeros de profesión y de la gente anónima ha sido mayor que los escalones y los obstáculos, que también han existido. En sólo un año, junto al resto de digitales, hemos recogido un reconocimiento de la APC. Un orgullo. Detalles que animan a seguir trabajando, a buscar otra vía, otra noticia, que abarque ese público que demanda otro tipo de información. Ni mejor, ni peor. Simplemente diferente.

Por ello, un resumen de un año no puede dividirse en meses o recuerdos, porque quedarían olvidadas las mañanas rutinarias, los titulares apáticos y los granitos de arena que han formado la montaña. Se trata de un link, una información compartida en las redes sociales… Un año de periodismo, independiente de la piel.