Una empresa de Cádiz vigilaba a Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres

CÁDIZDIRECTO. – El arresto este pasado jueves del fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, respondió a una petición de extradición de EE.UU., así como al hecho de haber violado las condiciones de libertad condicional en 2012, informó Scotland Yard.

Assange fue detenido en el interior de la embajada de Ecuador en Londres, donde estaba refugiado, después de que el Gobierno de ese país latinoamericano decidiera retirarle el asilo político.

En las últimas horas se ha sabido, según ha publicado El País, que durante cinco años, de 2012 a 2017, una empresa de seguridad gaditana se ocupó de proteger a Assange en su encierro en la Embajada de Ecuador en Londres.

Los vigilantes eran empleados de UC Global, una empresa de defensa y seguridad privada registrada como Undercover Global S. L. en Puerto Real.

Uno de sus propietarios es David Morales, buzo e infante de Marina. Morales, según El País, fichaba en su entorno a exmilitares y exescoltas, pero también a personal con menor cualificación. Les ofrecía 2.000 euros al mes más gastos. Algunos son empleados solo unas semanas. Otros, años. UC Global trabajó en la Embajada desde poco después de la llegada de Assange hasta 2017, cuando perdió el favor de Ecuador al ser elegido Lenín Moreno como presidente.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, pasa estos días en prisión provisional mientras se activa el proceso para su eventual extradición a EEUU. Un encierro menos cómodo que la reclusión que vivió durante años en la embajada de Ecuador en Londres y de la que ahora han aparecido imágenes inéditas.

Tal y como muestran esas imágenes, Julian Assange se entretiene junto a una colaboradora, montando en monopatín por despachos y pasillos de la embajada de Ecuador en Londres.

Había llegado camuflado de mensajero a la delegación en 2012. Consiguió el asilo y se le colocó en un cuarto con un colchón hinchable.

Con el tiempo, logró un pequeño despacho con ordenadores, conexión a Internet, habitación y baño privados, y una cinta para correr. Se levantaba tarde y se acostaba de madrugada para evitar al personal diplomático.

Assange recibía visitas de actrices o cantantes y organizaba reuniones con amigos.

Con el cambio de presidente en Ecuador hace un año sus privilegios desaparecieron y su estado de ánimo se vino abajo, lo mismo que su estado físico, algo evidente en su detención.