cadiz cf

El youtuber gaditano Karlos Puest ingresará en prisión de forma inminente

CÁDIZDIRECTO/Daniel Martínez.- El youtuber gaditano Karlos Puest deberá ingresar en prisión el lunes por insultar a agentes de la Policía Local en Cádiz. El juez le ha impuesto una multa de 3.508,88 euros, pero al no poder abonar dicha cantidad, deberá cumplir una condena de 220 días en la cárcel.

Su abogada trabaja para presentar un recurso y detener el auto de prisión, al menos unos días más, para intentar reunir la cuantía económica necesaria para pagar la multa, aunque el protagonista se resigna a verse pronto entre rejas.

“Estoy parado. No puedo pagar las multas. Después de esto vendrá la sentencia de Pepe Blas, que me pide más de seis mil euros, y detrás la de Romaní… o sea que si no entro en el talego ahora, tendré que entrar dentro de un año por lo mismo, por denunciar sus actos”, afirma a Cádiz Directo.

No está para nada satisfecho con la última sentencia. “Sólo hay que ver las cosas de las que se me acusa, con frases sacadas de contexto y manipulando mis palabras en vídeo. Se ha omitido durante toda la denuncia las veces en las que digo que hay policías que son héroes y verdaderos servidores públicos”, lamenta Karlos Puest.

El youtuber gaditano se reafirma en que “se inventan las multas”. Además, añade: “Y si no, que le pregunten al insigne chirigotero Juanlu Cascana cuando un policía le estaba inventando una multa”.

En su incidente con los agentes, explica que “hacen hincapié en que yo a ese policía le decía perro del Estado mientras nos ponía la multa, pero se obvia en la denuncia que la gente que nos rodeaba en ese momento le estaba diciendo: agente hijo de puta y cabrón”, señala.

Se siente perseguido: “Lo que existe aquí quizás es una persecución obvia por una Policía Local que a lo mejor ha vivido demasiados años pegadita a la costilla del PP, y eso se puede ver a través de la persecución que sobre mí estaba pegando el concejal y anterior teniente alcalde José Blas Fernández y su perrito faldero que es Romaní”, asegura Karlos Puest.

En ese misma línea, añade que “para completar la castaña tenemos la denuncia de la Policía Local y el sindicato. Ojo que no lo digo yo, artículos de prensa del periódico El País califican a la Policía Local de Cádiz como una de las policías locales más corruptas de España. El propio jefe de la Policía Local no sabía el nivel de corrupción que tenía en sus agentes. Eso está publicado en El País”.

Puest denuncia que “es una verdadera aberración. Tenemos chiquillas detenidas en la carretera del Paseo Marítimo porque los policías locales querían verle las tetas y vecinos en la plaza La Fuente con más de treinta multas porque un policía local quería aparcar el coche en su plaza de garaje”.

En ese sentido, asegura que “esta policía que comete estos actos deleznables y horrendos, es la misma que sigue diciendo que soy el que con expresiones como éstas castigo su nombre y le creo una mala reputación, cuando la mala reputación la tiene toda la Policía Local de España y la de Cádiz incluida, cuando hablan en chats privados de poner bombas, de matar a la alcaldesa, de matar inmigrantes o de contratar sicarios para matar a los compañeros que de verdad son buenos policías”.

El gaditano asegura que no cesará en su empeño de seguir denunciando las irregularidades que detecte y publicará próximamente un vídeo en sus canales habituales. “Si me atacan, respondo. Hoy voy a subir un vídeo a imagen y semejanza del que subió Pablo Hasel, contando mi caso y lo que pasa. De esto se tiene que enterar la gente”, afirma convencido.

Lanza un mensaje a la ciudadanía para que alce la voz ante las injusticias:“Que la gente tome mi caso como ejemplo de lo que no tienen que hacer: callarse. Cádiz tenía que estar petado de tíos como yo. Si hay que mandarle un mensaje a la gente es que por favor no se modifique, que no tengan miedo ni se callen ni un poquito”.

Por último, se pregunta: “¿Qué prefieren ser borregos suizos en una sociedad esclava o ser ciudadanos libres en una sociedad que quiere crecer y ampliarse? ¿Qué quieren seguir anclados en el siglo XIX o atravesar alegres el siglo XXI? ¿Qué quieren a los oligarcas que llevan arrastrando toda la vida desde la época franquista o a una sociedad nueva que quiere gestionar sus propias cosas? ¿De verdad quieren seguir viviendo en esta psicosociedad? ¿Qué es lo que quieren? Eso es lo que habría que preguntarle a la gente”, sentencia.