11-S: la gran conspiración en Nueva York

Una imagen y una fecha han quedado grabadas en nuestra retina de forma indeleble, la caída de las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de Septiembre de 2001 (11-S); aquel día la opinión pública mundial asistió en directo, televisado por televisión, a como dos aviones de pasajeros de gran tamaño impactaban contra los emblemáticos edificios.

Ocasionó más de 3000 víctimas, originó rabia, consternación, dolor. Sin embargo, pese al tiempo transcurrido y las investigaciones realizadas, las dudas sobre este atentado terrorista a gran escala jamás han sido completamente, o satisfactoriamente, explicadas.

A la Historia pasará como uno de los grandes atentados que el ser humano perpetra contra sí mismo; es una nueva forma de guerra, amparada por las diferencias culturales, religiosas, políticas, por la intolerancia, el racismo, el poder económico, los intereses.

El atentado al WTC

Aún resuenan los gritos de las personas cuando veían como otras se precipitaban al vacío desde los pisos altos del WTC para no morir quemados, esperándoles la muerte por la brutal caída al impactar contra el suelo. Fueron imágenes cargadas de dramatismo y horror, imágenes que jamás podremos olvidar.

Pero tras la tragedia quedó la dura investigación y con ella las dudas de lo ocurrido, los puntos oscuros, las partes sin explicar. Ese fue el caldo de cultivo propicio para dar origen a la teoría de la conspiración del 11-S.

El World Trade Center se encontraba en el corazón financiero de Nueva York, en Manhattan. Fue obra del arquitecto Minoru Yamasaki, era un estructura muy fuerte y sólida “constituida por una base en forma tubular, la misma que estaba formada por pilares gigantesco y resistentes de acero inoxidable, que se encontraban unidos y ceñidos en cada nivel de cada torre por un amarre de seguridad que también era de acero muy ancho y resistente de 1.33 m. de altura, rodeando las 4 fachadas, y así sujetando los 240 pilares de la torre (60 pilares por fachada). Todas las columnas tenían la extensión de 55 cm., blindando las ventanas sólo 45 cm. Existían también columnas y bragueros chapados con aleaciones de aluminio y plata, los mismos que habrían estado completamente bañados por una sustancia incombustible capaz de resistir temperaturas superiores a 2000º C.

Te Interesa:  Polémico estudio sobre la sangre de la Sábana Santa: argumentos a favor y en contra

La estructura completa de todas y cada una de las torres mantenía similar composición. La base principal estaba conformada por inmensos listones de acero que iban de forma perpendicular y horizontal, en ellos se contenía toda la conducción eléctrica del edificio, estando debidamente protegidas por más acero y una superficie ancha que brindaba las seguridades del caso. Estas Torres eran consideradas auténticas obras de arte y belleza pura del siglo en curso, fortalezas auténticas que estaban construidas entre el acero y el material noble, cuyos diseños eran considerados como los más seguros y perfectos del mundo, eliminando la idea de cualquier atentado humano imaginable”.

¿Hubo otro atentado?

A las 8:48 del 11 de Septiembre de 2001, un avión de pasajeros Boeing 767 con 65 pasajeros civiles a bordo hizo impacto directo contra la Torre Norte del WTC; apenas quince minutos después impactaría un segundo aparato contra la Torre Sur.

A las 10:05 h. se desplomaba la Torre Sur, 20 minutos después hacía lo propio la Torre Norte; los hermosos edificios, las “Torres Gemelas” quedaban reducidas a escombros. El símbolo de Manhattan ya sólo era un recuerdo.

Surgieron muchas preguntas no respondidas a aquel terrible atentado: ¿Por qué se desplomaron estas inmensas masas de acero y cemento, después que se estrellarán estos aviones, si sus estructuras eran sumamente seguras y a prueba de lo inimaginable? ¿Se estrelló o no un avión en el Pentágono?, ¿Cuál fue la causa para que los terroristas se dejarán escribir en este capítulo sangriento de la historia? ¿Cómo pudieron haber burlado las medidas de seguridad más rigurosas hasta esos tiempos inviolables mundialmente? ¿Eran fanáticos quienes trajeron tanto dolor y desesperación mundial? Según los expertos era imposible que estos aviones pudieran atravesar este monstruo de acero, a primera vista jamás habrían podido cruzar ni la ventana de esta fortaleza de acero, pero ¿Por qué pudo atravesar estos aviones?, ¿Por qué los aviones tomaron la misma dirección y ángulo de entrada para poder enclavar en los rascacielos en mención?

Te Interesa:  Los escándalos del Palmar de Troya

Otro factor que intervino en la rumorología es que pudiera haber uranio como metal empleado. Y siguen surgiendo más preguntas: ¿Con cuánto tiempo de anticipación fue planeado este atentado terrorista? ¿Cómo fue estudiado este atentado? ¿Cómo llego a incendiarse? ¿Por que no funcionaron los 14.400 m3 de agua destinados al sistema contra incendio de cada torre? Si funcionaron estos sistemas. ¿Cuál fue la falla? ¿Hubo o no explosiones en la base del edificio, las mismas que son señaladas como ciertas por sobrevivientes de dicho atentado?
Como principales sospechosos de aquella tragedia estarían, en primer lugar, la organización terrorista liderada por Osama Bin Laden, Al-Qaeda; las raras relaciones entre la familia Bush y los Bin Laden (a nivel económico); la propia CIA.

Se detuvo a Mounir al Motassadek, de 28 años, en relación con los atentados del 11-S, el acusado se declaró inocente de toda culpa. En la actualidad inmerso en un Proceso Judicial por el atentado del 11-S.

Zacarias Moussaoui, de nacionalidad Francesa, igualmente señalado como implicado en la trama del 11-S. Parece improbable que sólo estas dos personas hayan sido detenidas en relación con el terrible atentado, existiendo una oscura trama en torno a 11-S cuya maraña va más allá de la imaginación del más avezado de los conspiranoicos.

Sabemos que nada cambiará lo que se ha escrito en la historia, pero si podemos cambiar algo, y es cada uno de nosotros podremos ser parte del cambio, del cambio que tanto necesita este mundo, y sólo el perdón nos llevará hacia la tan ansiada paz mundial.