Fenómenos paranormales y experiencia aterradora en el “Sanatorio de los Muertos”

El Complejo Hospitalario ‘San Pablo’ o también llamado, entre los amantes del misterio, como ‘Sanatorio de los Muertos’ no deja de deparar sorpresas.

Viene siendo el habitual escenario de investigaciones paranormales tratadas con esmero donde se muestran sus misterios y tratan de desentrañar el secreto que guardan sus edificios y sus presuntas presencias del más allá, como ejemplo de ello es el libro, de reciente publicación: “Terror en el Sanatorio de los Muertos”, de Niebla Ediciones.

Así, son los investigadores Jesús García Jiménez, José David Flores o yo mismo los que más han visitado este ‘desconocido’ lugar. En una de las visitas que realizó un grupo sevillano, ‘Almas de Sevilla’, también se encontraron con lo inusual, con lo extraordinario. Así un comunicante, miembro de ese equipo de investigación narraba:

Experiencia aterradora

“Hemos leído tu artículo -en referencia a otros sucesos ocurridos allí y publicados por CÁDIZDIRECTO– sobre lo que os paso en San Pablo donde según ustedes piensan que la niña esta huyendo de alguien“, en referencia a una presencia captada que dice llamarse Clara y que tiene como escenario de aparición aquel mismo lugar.

Nuestro comunicante proseguía: “os comentamos lo que nos paso a nosotros el día 14 de este mes (marzo) y que tiene mucha similitud con lo que les paso a ustedes en el pabellón suboficiales… Algunos llegamos a ver a la niña correteando” y abunda en detalles afirmando que “Fabiola, una compañera, antes de entrar ya se sentía mal y se quería ir, además de haber sido tocada en la pierna en la zona del colegio anteriormente, dejándole una marca colorada que al día siguiente desapareció” y añade “en suboficiales oímos claramente una voz de hombre, que nos dijo “no” y nos echó de mala manera”.

Te Interesa:  Misterio en el sanatorio abandonado de La Marina

La experiencia fue a más y pudieron ver una misteriosa sombra y, en experiencias de transcomunicación, “la niña no contestaba y si lo hacia era muy bajito, mi compañera al volver a entrar para seguir a la niña se quedó paralizada, le faltaba el aire y tenía la cara desencajada. Le preguntamos y apenas podía decir que le pasaba…,  sólo decía que sentía pánico y que quería irse de allí mientras lloraba y temblaba”.

Nuestro comunicante finaliza afirmando “salimos fuera, siempre con la sensación de que allí había alguien que no era la niña y que no nos quería allí, entonces escuchamos como nos echaban y decidimos irnos. Antes de eso, a un compañero del grupo, se le plasmó en el cristal trasero del coche la cara de un hombre con bigote y barbas, a partir de entonces el coche empezó a dar fallos en la batería”.

A estos sitios, si se visita sin las orientaciones de profesionales, se debe ir con cuidado. Son experiencias que se van sumando a un lugar que, sin dudas, está encantado.

¿Posesión en el sótano?

Las últimas experiencias en este lugar tienen que ver con un fenómeno de posesión que vivió una chica, Eli, en uno de los sótanos del lugar. Fue un hecho curiosa pues en los aparatos, a nivel psicofónico, surgió una indicación muy clara: “Venid”, “Sótano”, “Agujero”, “Hablar”. Hasta el lugar fuimos y comenzó una rueda de psicofonías en el que se escuchó: “Estoy aquí”, “Muerto”, “Dolor” y un nombre que surgió de la mano del malagueño Javier: Ramón, un antiguo médico del centro y cuya presencia parecía percibir.

En ese momento Eli comenzó a sentirse muy mal, muy agobiada, muy estresada, comenzó a respirar con dificultad hasta que comenzó a lanzar alaridos que dejó que los participantes de esta experiencia muy inquietos. Su voz no parecía la misma y su marido, Fernando, se afanaba por sujetarla temiendo un desfallecimiento inmediato. La situación se pudo aguantar y solventarla saliendo del lugar, un lugar en el que habita lo imposible, habita el misterio, habitan, según dicen, seres del “otro lado”.