Bosques malditos del mundo

Una de las situaciones que más temor despierta en el ser humano es perderse en un lugar inhóspito y no encontrar el camino, si ese lugar es un bosque, es de noche, y tiene fama de estar encantado la situación se torna terrorífica y claustrofóbica.

Son muchos los bosques que pesan sobre ellos la leyenda de estar embrujados, lugares donde ha habido muertes originadas por ser campos de batalla, tener tesoros enterrados, cementerios nativos, asesinatos, ahorcamientos, suicidios, sacrificios rituales y otras muchas experiencias que darían esa misma calificación.

Así demos un repaso a los siete principales bosques malditos que podemos encontrar en el mundo, siete bosques donde no le gustaría quedarse solo:

El bosque de Derring: o ‘bosque que grita’ y que encontramos en el Reino Unido, en Pluckley, en el Reino Unido, allí -cuentan los testigos- se escuchan lamentos estridentes cuando cae la noche. Está en el condado de Kent, y el bosque habría sido hechizado por un viajero que fue asaltado por delincuentes y clavado a un árbol con una espada. Aquel viajero gritó hasta el momento de su muerte.

El bosque Epping: se encuentra en Essex, Inglaterra y se asocia a la figura de Richard “Dick” Turpin, un famoso bandido del año 1700, que se refugiaba en una cueva en ese lugar. Actuaba junto a  Tom King y robaban a todas las personas que cruzaban el bosque. Se dice que enterraban a sus víctimas, la mayoría procedentes de la cercana Londres, allí mismo.

Bosques de Pembrey:  Carmarthenshire, Gales, Reino Unido, era lugar de pillaje donde se escondían “los pequeños hombres con hachas de Pembrey”. Cuando se pasea por el bosque son muchos los testigos que afirman haber visto fantasmas de esta ‘horda’ de delincuentes.

Bosques de Old House: se encuentra en Matthews, un condado de Virginia, Estados Unidos, es pequeño y tiene raíces ancestrales. Estuvo habitado por pre-revolucionarios durante los tiempos de la Guerra Civil, se trata de un bosque  embrujado en el que pueden verse los fantasmas de soldados y sus caballos. También se habla de tesoros enterrados y hasta de espíritus de piratas.

Bosque Estatal de Freetown: en Massachusetts, Estados Unidos, sagrada para los indios americanos. Fue comprada y convertida en pueblo en 1659, no obstante la tribu Wampanoag no apoyó sus venta y sobre todo el que penetre allí pesará la maldición del bosque. En su interior se producen fenómenos paranormales como la aparición de OVNIS, fantasmas y hasta del ‘Bigfoot’ o ‘Pie Grande’. Igualmente se habla que en su interior se han producido crímenes, sacrificios de animales y rituales diabólicos.

Bosques de Aokigahara: está a las falsas  del monte Fuji, en Japón, es tenebroso y en su interior se han producido una gran cantidad de suicidios suicidios que allí se concretan. Una media de 30 personas al año se quitan la vida colgándose de sus ramas y muriendo ahorcados. Se piensa que fue la novela “Nami no To”, que finaliza con una pareja suicidándose en el lugar, la que motivó esta práctica trágica. También en su interior se produce la “caza del cuerpo” en el que se recupera los cadáveres para evitar que su visión motive a otras personas a correr la misma suerte.

Bosque Hoia-Baciu: es una de las ‘mecas’ de los bosques malditos del mundo, se le llama el “Triángulo de las Bermudas de Transilvania”, está en Rumanía, y su historia moderna nos lleva al año 1968 cuando el el biólogo Alexandru Sift captó allí un OVNI en su cámara fotográfica, no obstante los fenómenos son muy anteriores. Este bosque está considerado como diabólico y tabú,. El Dr. Adrian Patrut, profesor de química en la universidad local, es presidente de la Sociedad Rumana de Parapsicología, ha estudiado el bosque y manifiesta que en él se pueden ver manchas inexplicables de luz y luminiscentes orbes flotando en el cielo. Si uno entra en él puede sentir sus efectos malditos en forma de ansiedad, insomnio, sed excesiva, náuseas, vómitos y dolores de cabeza.