Caso triple asesinato “Niñas de Alcàsser”: nuevas pistas sobre la presunta huida de Antonio Anglés

Casi se pierde en el recuerdo ya uno de los casos de la crónica negra que más impactaron en su día y que fue el del triple crimen de Alcàsser en el que unas chicas ibas a ser torturadas y asesinadas quedando libre el principal sospechoso al no poder ser detenido.

Ahora, 28 años después el caso vuelve a saltar a los medios de comunicación pues un oficial del barco “City of Plymouth” ha afirmado que Antonio Anglés era el polizón huido del mismo, lo cual confirmaría una de las vías de investigación de la Policía cuando se dijo que pudo haber huido por mar hacía el puerto de Dublín, en Irlanda, donde burló el cerco que se le había tendido.

Las llamadas “Niñas de Alcàsser”, Miriam, Toñi y Desirée, desaparecieron de esta localidad valenciana y se realizó una tremenda búsqueda para localizarla. La primera hipótesis es que habían podido fugarse pero al pasar los días se comenzaron a contemplar otras que eran más negativas. Las jóvenes fueron vistas por última vez el 13 de noviembre de 1992 haciendo autoestop a fin de llegar a una discoteca en Picasent donde se iba a realizar una fiesta del instituto.

Tras 65 días de búsqueda, el 27 de enero de 1993, los cuerpos de las niñas, semienterrados, fueron localizados por dos apicultores en una fosa del barranco de la Romana, un punto de difícil acceso cercano al pantano de Tous. Las niñas habían sido secuestradas, violadas, torturadas, sometidas a todo tipo de vejaciones y, finalmente, asesinadas. Todo ello tuvo un enorme eco en los medios y se dieron todo lujo de detalles, algo que conmocionó a la sociedad de la época.

Te Interesa:  Descifrado el mensaje del 'Disco de Festo', un OOPART con 4.000 años

Detención de los sospechosos

Las pesquisas policiales condujeron a la localización de los presuntos autores que serían dos delincuentes comunes como Antonio Anglés y Miguel Ricart, de 26 y 23 años. A Anglés se le acusaba de ser el autor material de los hechos y huyó sin poder ser localizado ni detenido quedando en paradero desconocido. Ricart fue detenido y juzgado siendo condenado a 170 años de cárcel, cumplió 21 años de su condena y salió en libertad por la denominada “doctrina Parot”.

El caso de las “Niñas de Alcàsser” no dejó a nadie indiferente, por las condiciones en la que se encontraron los cuerpos, la falta de pruebas y demás se creía que no habían sido asesinadas en el lugar donde se encontraron los cuerpos y que podía haber una trama más compleja con personas muy influyentes metidas en ello. Conspiraciones, pactos de silencio, videos snuff, todo tipo de rumores para un caso que parecía no dejar indiferente a nadie.

Ahora uno de los oficiales del “City of Plymouth”, barco que tenía como ruta Dublín-Lisboa, ha identificado a Antonio Anglés en una fotografía ante la jueza del Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira, según indica Javier Martínez. Se esta forma se indicaría la presencia de Anglés en el barco y habría evitado el cerco de la Policía: “No se comprende cómo, si estaban avisadas las autoridades irlandesas, solo dos policías suben al barco y no lo registran”.

El sospechoso habría huido a Irlanda aunque se desconocería su paradero, estas informaciones hacen que la Policía se encuentre reconstruyendo la posible huida pues el triple crimen aún no ha prescrito.

Te Interesa:  Jotts: objetos que desaparecen en casa y vuelven a aparecer pasado el tiempo

La jueza de Alzira emitió en 2020 una orden europea de investigación solicitando la ayuda de las autoridades del Reino Unido para la presunta fuga del sospechoso en un barco. El juzgado habría recibido un informe con nuevos interrogatorios a los tripulantes donde se habría escondido, y huido, Antonio Anglés, que puede que hubiera podido tener ayuda de alguno de ellos para escapar.

Hipótesis alternativa

Hay que recordar que Fernando García, padre de Miriam, trabajo con el fallecido periodista Juan Ignacio Blanco en una opción alternativa en la que de se decía que Ricart y Anglés fueron dos cabezas de turno de una banda organizada de asesinos. Ellos sólo habría enterrado los cuerpos en un lugar de difícil acceso.

Esa banda estaría formada por políticos y empresarios de mucho peso que eran aficionados a los vídeos snuff (vídeos reales de torturas y asesinatos) y al que denominaron como “Clan de la Moraleja” entre los que estarían un ex gobernador civil de Alicante, un directivo de Telefónica o un productor de cine entre otros y que tendrían vínculos a una determinada formación política con peso en el gobierno de la época. Polémica opción que, evidentemente, no está aceptada o contrastada.

A día de hoy quedan aún muchas preguntas por responder de un caso, el de las “Niñas de Alcàsser” que no está ni mucho menos claro.