Científicos afirman haber resuelto el misterio de la ciudad sumergida de Yonaguni

Uno de los mayores misterios que se encuentran en el mundo están en las aguas de Japón y es una ciudad submarina que recibe el nombre de Yonaguni. Cuando se tiene una visión de la misma no se sabe bien como se ha podido “construir” algo así y por ello se afanan en conocer como pudo hacerse o, en caso de ser de origen natural, saberlo explicar convincentemente.

La estructura submarina de Yonaguni se encuentra en el mar circundante a la isla japonesa de mismo nombre, al sur de la isla japonesa; se trata de una estructura compuesta por escalones geométricamente perfectos y paredes totalmente rectas.

La sensación que da Yonaguni es que la estructura es artificial y se “construcción” humana, es un súpermegalito muy parecida a las pirámides mayas que por la perfección de sus formas parece como si hubiera sido delineada en la mesa de un arquitecto. Hay antecedentes como el de la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte, que  hace a los científicos lanzar la teoría que existe alguna posibilidad que Yonaguni pudiera ser una formación natural.

Misaki Kimura, profesor e investigador japonés de la Universidad de Ryūkyū, ha investigado Yonaguni llegando a la conclusión que es una estructura natural modificada por el ser humano con posterioridad. Los terremotos y la erosión habrían dado origen a geometrías muy exactas, la precisión y el trabajo de la piedra calcárea, no natural en esta región del país, motivaron que el investigador dijera que la estructura de Yonaguni es “un trabajo humano”.

Se trataría de la construcción más antigua de la historia junto con el santuario Göbekli Tepe de Turquía que podría tener mil años superando en antigüedad a Mesopotamia, Egipto, India o China. El geólogo Teruaki Oshī piensa que era un puente natural que, con el paso del tiempo “se lo tragó el mar al estilo de la Atlántida”.

Te Interesa:  Historia de Machu Picchu y su sorprendente falso rostro 'esculpido' en las montañas

Un ejemplo de ello es la civilización Mu, “la cual habitaba las islas niponas desde el año 12.000 a. C”, habrían erigido este monumental edificio de cincuenta metros de largo y veinte metros de ancho, aun así este misterio no está resuelto al 100%. El prestigioso geólogo Robert Schoch, de la Universidad de Boston, piensa que Yonaguni es natural: “Los movimientos sísmicos tienden a fracturas las rocas de una manera regular”.

Otras ciudades sumergidas

Sobre otras ciudades submarinas que podrían estar relacionadas encontramos a la ciudad llamada Dwarka, en la India, en el Mahabharata, se dice: “El mar, que había estado golpeando contra la orilla, de repente rompió el límite que se le impuso por la naturaleza. El mar se precipitó contra la ciudad. Corría por todas las calles de la hermosa ciudad. El mar cubrió en pocos segundos toda la ciudad… En cuestión de unos minutos todo había terminado. El mar se había vuelto ahora tan plácido como un lago. No había rastro de la hermosa ciudad que había sido el lugar predilecto de los Pandavas. Dwarka era sólo un nombre, solo un recuerdo”.

Otro ejemplo lo tenemos en Cuba, con Mega, la ciudad sumergida con pirámides, calles y edificios. La investigadora Paulina Zelitsky, cree que tiene seis milenios de antigüedad: “Es realmente una estructura maravillosa que parece que hubiera sido verdaderamente un gran centro urbano. Sin embargo, sería totalmente irresponsable decir lo que fue antes de que tengamos evidencias”.

Una de las más conocidas es la que se encuentra en el Lago Titicaca: “Con una antigüedad de al menos 1.500 años, las ruinas subacuáticas son definitivamente pre-incas, y fueron atribuidas a la misteriosa gente de Tiahuanaco o Tiwanaku”, comentaba el experto Lorenzo Epis, científico de la expedición Atahualpa explicando que no están claras las causas de su hundimiento.