Descifrado el mensaje del ‘Disco de Festo’, un OOPART con 4.000 años

El disco de Festo podría considerarse como un OOPART (Objeto Fuera de Tiempo), por la alta extrañeza de lo que representa. Fue encontrado por un grupo de arqueólogos en la isla griega de Creta en el año 1908 y su datación se remonta a casi 4000 años de antigüedad.

El objeto en cuestión refleja, en su superficie, una serie de inscripciones en forma de dibujos que suponían todo un desafío para las personas que trataron de resolver su enigma. Pero el mensaje ha sido descifrado, al menos parcialmente.

Éste disco, que se corresponde con la Edad de Bronce, ha sido estudiado por Gareth Owens, perteneciente al Instituto Tecnológico de Creta, que ha podido descifrarlo parcialmente, según informa el portal Greek Reporter. El mensaje en cuestión hace referencia a una “diosa embarazada” y no a la “madre embarazada” como se tenía creído hasta el momento.

Owens no dudó en afirmar que “no cabe duda de que se trata de un texto religioso. Esto se evidenció cuando lo comparamos con otros textos religiosos de inscripciones en las montañas sagradas de Creta. Allí nos encontramos con textos que contienen las mismas palabras”, calificándolo como “el primer CD-ROM” de la historia y un homenaje a la diosa del amor, Astarte.

El disco de Festo sería una buena muestra de inscripción de la importante cultura minoica y tendría un marcado sentido religioso.

Las inscripciones

El disco de Festo está fabricado en arcilla cocida con inscripciones en ambas caras y está fechado a finales de la Edad de Bronce, está en el museo de Heraklion en Creta (Grecia) y las inscripciones están realizadas por presión y en espiral en el disco. Se supone que la escritura es minoica y hay dos partes muy estudiadas como la lineal A y la lineal B.

Son unos 10 signos del disco similares a signos de la escritura lineal así sus autores podrían haber sido los habitantes del pueblo cicládico.

Lado A:

02-12-13-01-18/ 24-40-12 29-45-07/ 29-29-34 02-12-04-40-33 27-45-07-12 27-44-08 02-12-06-18-? 31-26-35 02-12-41-19-35 01-41-40-07 02-12-32-23-38/ 39-11
02-27-25-10-23-18 28-01/ 02-12-31-26/ 02-12-27-27-35-37-21 33-23 02-12-31-26/ 02-27-25-10-23-18 28-01/ 02-12-31-26/ 02-12-27-14-32-18-27 06-18-17-19 31-26-12 02-12-13-01 23-19-35/ 10-03-38 02-12-27-27-35-37-21 13-01 10-03-38

Lado B:

02-12-22-40-07 27-45-07-35 02-37-23-05/ 22-25-27 33-24-20-12 16-23-18-43/ 13-01-39-33 15-07-13-01-18 22-37-42-25 07-24-40-35 02-26-36-40 27-25-38-01
29-24-24-20-35 16-14-18 29-33-01 06-35-32-39-33 02-09-27-01 29-36-07-08/ 29-08-13 29-45-07/ 22-29-36-07-08/ 27-34-23-25 07-18-35 07-45-07/ 07-23-18-24 22-29-36-07-08/ 09-30-39-18-07 02-06-35-23-07 29-34-23-25 45-07/

Especialistas como Yves Duhoux lo dataron entre 1850 y 1650 a. C., Jeppesen  en el 1400 a. C., Louis Godart dice que el disco puede datarse a cualquier momento de la etapas minoicas media y tardía. J. Best da la primera mitad del siglo XIV a. C., según la datación de PH1 que se encontró junto con el disco. El doctor Jerome M. Eisenberg cree que es un fraude obra de Luigi Pernier.

En él podemos encontrar 61 “palabras” con 45 signos distintos, 31 en el lado A y 30 en el lado B, enumeradas del A1 a A31 y del B1 a B30.

Destaca la denominada -a a comienzo de la inscripción- como la “cabeza emplumada”, un signo repetido en 13 ocasiones “escudo” y otras palabras repetidas.

Uno de los mayores enigmas que despierta este disco es la tecnología usada para realizarlo. Si es un fraude demuestra conocimientos que son muy destacados y hasta imposibles. Así si el disco es realmente del 1750 a.C. sería, sin ningún género de dudas, el primer “documento” que tenemos como escritura en la Historia de esta Humanidad conocida.

Fue “escrito” a mano, grabado, de Lineal A y Lineal B, en lo que es un disco de arcilla blanda que luego fue endurecida cociéndola por 45 sellos en relieve. La elaboración de los sellos debió ocupar mucho tiempo por lo sofisticado que son así como tener una gran cantidad de textos de modelo y ser muy hábil redactando de esta forma tan singular.

Además se da otra particularidad: sería el primer ejemplo de “imprenta” que tenemos en la Historia antes que la de Gutemberg y antes que este la que se hallaron en China hace ya más de dos milenios y que supusieron una auténtica revolución cultural.