El descubrimiento de la ciudad del rey David y la polémica bíblica

La mítica ciudad donde vivía el legendario rey David ha podido ser descubierta, así lo afirma el arqueólogo israelí, Eli Shukron.

Este hallazgo -de confirmarse- abre el debate sobre si la Biblia puede ser un buen texto referencial para identificar ruinas de viejas ciudades, en muchos casos que se dudaba de su existencia.

Shukron decía “se trata de la ciudadela del rey David, se trata de la ciudadela de Sion, y esto es lo que el rey David tomó de los jebuseos”, tras dos décadas de excavación en la presunta ciudad del rey David, cerca de la más antigua de las ciudades edificadas sobre Jerusalén.

El arquólogo israelí afirma que “todo el sitio excavado puede ser comparado perfectamente con la Biblia” creyendo que las pruebas confirman la veracidad de su teoría y hallazgo; su trabajo comenzó en el año 1995 y han descubierto en este tiempo una gran fortificación con bloques de cinco toneladas formando muros de seis metros de grosor. También restos de vasijas que han ayudado a datar los restos en 3.800 años de antiguedad.

Algunos arqueólogos ortodoxos creen que la Biblia no debe ser tomada como una guía  para identificar viejas ciudades enterradas, sin embargo Shukron confirma la certeza de las descripciones bíblicas en cuanto a lo de las ciudades en ella se refiere.

Unificador del territorio

El rey David es un legendario protagonista de la Biblia, admirado en la tradición religiosa judía ya que estableció Jerusalén como la principal ciudad sacra. Le llamaban “el amado” o “el elegido de Dios” y habría vivido hacia el 1040-966 a. C. Tiene un notable peso en la Biblia hebrea siendo el rey israelita que sucedió a  Saúl y segundo monarca legítimo del reino de Israel.

Fue el unificador del territorio israelita y agrandó sus fronteras haciéndose con el control de importantes ciudades tales como Jerusalén, Samaria, Petra, Zabah o Damasco. Era, además el hijo del mítico rey Salomón, el rey “sabio”. En la Biblia lo encontramos en I Samuel y II Samuel siendo su tiempo el que va desde la ancianidad y su muerte narrándose al comienzo de I Reyes.

Además sobre él recae el mito bíblico de haber derrotado al gigante Goliat y dentro de su genealogía encontramos  que en Ruth 4: 18-22, David sería descendiente de la décima generación de Judá, el cuarto hijo del patriarca Jacob (Israel). Siendo la misma Judá, Fares, Hezrón, Ram, Aminadab, Naasón, Salmon, Booz ( marido de Ruth), Obed, Isaí, David. En el Nuevo Testamento se dice que Jesús tendría relación genealógica con David y Adán, con tres bloques de catorce “generaciones”. Así casa letra del alfabeto tenía un valor numérico, el valor para el nombre de “David” con una temporalidad de catorce años que implica a las catorce “generaciones”, derivándose la ascendencia davídica de Cristo siendo así el Mesías esperado, según los estudiosos.

Otra polémica hay en torno a la excavación: está en el barrio árabe y ha sido financiada por una organización que establece judíos en casas vigiladas en áreas árabes de la zona oriental de Jerusalén, evitando la división; la excavación está dotada con 10 millones de dólares y está abierta a los turistas.La zona es reclamada por los palestinos desde 1967.

Hay otros presuntos hallazgos que han tenido la Biblia como protagonista o ha sido utilizada como texto referencial, así gracias al texto se ha tratado de identificar otros lugares u objetos bíblicos de la importancia del Arca de Noé, el Jardín del Edén, Sodoma y Gomorra, el Éxodo, la Tumba pérdida de Jesús.

El arqueólogo Thomas Levy, profesor del departamento de antropología de la Universidad de California en San Diego, cree que todos siguen siendo un misterio histórico y arqueológico ya que no hay forma de verificar si se tratan de ellos o no.

Otras ciudades bíblicas estudiadas son Megido, Hazor, Gezer y Ascalón, el descubrimiento de la Estela de Merenptah (Egipto),la piscina de Siloé en Jerusalén, guardarían una relación directa con lo que la Biblia nos narra.