Experiencia paranormal en la Catedral de Cádiz

La Catedral de Cádiz tiene hermosos atractivos por la que ser visitada, desde su vistosa arquitectura hasta su emblemática cúpula «dorada» así como por todo lo que encierra en su interior, pero lo cierto es que también tiene otros atractivos que tiene un mayor alcance sobre todo cuando va más allá de la muerte, como es el caso que les quiero narrar.

La experiencia de Juan

Juan es un señor ya mayor, rondará los 70 años. Juan quiso hablar conmigo de algo muy raro que le pasó en la Catedral de Cádiz: «Yo suelo ir mucho a la Catedral, desde que era niño, tenía mucha amistad con un sacerdote de allí, mi mujer además siempre viene conmigo y tenemos nuestra devoción, conozco la Catedral y su historia como muy pocos en la ciudad» decía nuestro testigo.

«Yo siempre tuve mucha amistad con un sacerdote -se reiteraba- y siempre el hombre me saludaba, charlábamos y me contaba también las cosas de la vida y las cosas que pasaban y yo mismo mis confesiones más allá del confesionario. La cosa es que este hombre se puso malo y falleció. Además fue algo relativamente rápido, te hablo de hace ya un tiempo, claro, esto no fue ayer como el que dice» proseguía.

«Yo sentí mucho su muerte y estuve unos días mal de ánimo, pero bueno, la vida sigue, yo tengo mi recorrido y hago mis paraditas por la ciudad, desde que el médico me dijo que tenía que andar yo no paro de ir de un lado a otro con mi mujer siempre al lado. Una de mis paradas es, cómo no, en la Catedral. Pues bien, ahí me quiero parar, porque era octubre y en nuestro recorrido tocaba la sagrada paradita en la Catedral. Entramos, estuvimos rezando y, al irnos, en un momento en el que, además, no había nadie, nos ocurrió algo que no pudimos creer y que sólo creemos porque lo vimos los dos» relataba.

Te Interesa:  Descubren, frente a Hawái, 'el camino a la Atlántida', un suelo, a 600 metros de profundidad

«¿Es verdad lo que hemos visto?»

«Nos levantamos y fuimos a la zona de la puerta y, en ese momento, apareció mi amigo el sacerdote, me miró y nos dijo: «Buenos días Juan, buenos días Toñi, id con Dios» y siguió andando, no se paró. Entonces yo miré a mi mujer como preguntándole: «¿Es verdad lo que hemos visto?» y ella me dijo: «Es no es X», miramos para atrás pero no había nadie, ni rastro de él. Fuimos a buscar incluso al sacerdote de allí pero mi mujer dijo «mejor lo dejamos por que nos van a tomar por locos» y salimos de allí. Recuerdo que aquella noche recé por el alma de mi amigo y mi mujer también y, a día de hoy, todavía no sabemos qué ocurrió» finalizaba.

Se podría explicar de pocas formas esta experiencia, mi buen amigo, el doctor Petit Gancedo, me dijo en una ocasión: «Es más fácil ver un fantasma que vivir una sugestión colectiva«, por otra parte el lugar -la Catedral- es donde es hombre, el sacerdote, solía estar, puede que sólo sea un vestigio de su presencia allí o, tal vez que aún esté allí, de alguna forma aún está allí.

En muchas ocasiones la vida y la muerte se ponen de manifiesto en un corto espacio de tiempo, el recuerdo que se tiene de las personas es la mejor forma de inmortalizarlas allá donde también se pueden sufrir este tipo de experiencias tan intensas, como la que tuvo Juan y su esposa Toñi en la Catedral de Cádiz donde, por un momento, pudieron ver si escuchar la voz de su amigo sacerdote fallecido tiempo atrás. Hay hechos que, simplemente, no pueden ser explicados, este es uno de ellos.