Fantasmas en el manicomio San Antonio

Hay lugares en el mundo que tienen un fortísima carga energética, carga psíquica que hace que se den hechos inexplicables que pocos pueden entender y mucho menos saber el alcance, más allá de esta vida, que tienen.

Los aficionados al urbex, a la exploración de lugares abandonados, encuentran en ellos el lugar idóneo para explorar, sobre todo en aquellos en los que se dice que tienen fantasmas, que están encantados y que lo paranormal se manifiesta en su interior.

Uno de esos lugares es el viejo, y abandonado manicomio de San Antonio, entre sus leyendas podemos encontrar una que dice que los propios médicos se volvieron locos y asesinaron a los pacientes pero la realidad parece distar mucho de ello y más fue una decisión de buscar otras salidas -principalmente en hospitales- a los enfermos mentales antes que es un sórdido edificio.

El manicomio de San Antonio se llamaba, realmente, Southwestern Insane Asylum u Hospital Estatal de San Antonio (Texas, Estados Unidos). Se construyó en 1915 como «Casa de Envejecidos», una especia de asilo o «granja pobre» que reemplazó a una anterior de 1860. Poco tiempo después pasó a ser un correccional, el Correccional Juvenil del Condado de Bexar, que no gozó de buena reputación por la crueldad que se desarrollaba en su interior y en el que se llegó a torturar a los chicos que hasta allí llegaban.

Hechos trágicos

El 26 de enero de 1925 una asistente del corrección encontró a un chico de 14 años, Alfred García, inconsciente y fue enviado al hospital. Poco se pudo hacer por él: había tomado veneno para ratas.

El 19 de diciembre de 1933 un hombre fue detenido y acusado de asesinato, guardaba relación con el Correccional Juvenil. En noviembre de ese mismo año un chico de 21 años, Jesús Samudio, mató a un chico de 14 años, a Charles Allen Watson, también recluso de la «institución». En el juicio se declaró culpable de asesinato y fue condenado a cadena perpetua.

Te Interesa:  ¿Sabes de dónde viene el nombre de 'Tacita de Plata' para Cádiz?

En la confesión de Samudio explicó cómo se peleó con Watson por quién de los dos debía lavar los contenedores de leche del establo y de como lo había golpeado con una barra de hierro en la cabeza.

Consumado el asesinato cargó el cuerpo hasta un arroyo cercano al correccional y allí lo tiró. Tardaron nueves días en encontrar el cuerpo del joven, previamente Samudio escondió la ropa ensangrentada bajo el colchón de la cama aunque fue encontrado cuando le hicieron una inspección a sabiendas de peleas anteriores con Watson. Hoy día dicen que se aparece el espectro del joven asesinado en el recinto aunque, por otras muertes y el dolor contenido en aquellas paredes podría tratarse de cualquier otro incidente vivido dentro.

El manicomio de San Antonio consta de cuatro módulo unidos que fueron abandonados en 1996, desde entonces es pasto del tiempo y de aquellos que disfrutan inspeccionando estos lugares. En su interior se han descrito todo tipo de hechos extraños, desde escuchar voces que se manifiestan en su interior hasta la visualización de sombras y formas que se acercan a las ventanas que se confunden con los espíritus que moran allí.

Testomonios

Dentro de los testimonios que encontramos destacan el de Nick M. que narran como fue hasta el manicomio con un grupo de amigos hace una década, afirmó que el edificio tenía una «presencia malvada», al ir a descansar por la noche dijeron que allí había «algo realmente espeluznante». En el interior del edificio destacaba la termogénesis, la bajada de temperatura súbita que no obedece a causas normales.

Igualmente encontramos el testimonio de Samantha que junto a su esposo y un amigo visitaron el edificio. Tardaron en abrir la puerta 15 minutos y una vez entraron en el interior se cerró con gran violencia tras ellos. Destacaron en sus narraciones como la temperatura bajó súbitamente y encontraron el lugar «helado» pese a que era verano y hacia una elevada temperatura en el exterior.

Te Interesa:  El misterioso fantasma del callejón del Tinte en Cádiz

Otro testimonio es el de Nancy, entró en el manicomio y dijo de él que: «Este lugar está embrujado…, no es un lugar para visitar…, te llevarás un su susto…, debes tener cuidado al entrar, porque si te encuentras con un espíritu, es posible que te siga a casa». Fue con sus hijos adolescentes al edificio y subieron las escaleras hasta la última planta del mismo, allí escucharon gemidos lastimeros «de persona» y añadió que «el lugar da una sensación desagradable».

Posteriormente pudieron ver sombras en el lugar que, curiosamente, se repitió en su casa, como si se lo hubieran llevado hasta allí.

También se han tenido visiones de una niña espectral dentro del manicomio, es el caso de dos jóvenes que entraron dentro del mismo en el año 2015 y pudieron ver a una niña vestida de blanco, subieron las escaleras del edificio y comenzaron a escuchar gemidos y una puerta que se abría y cerraba así como alguien que chillaba. Andrea jura que «vi a una niña en ese lugar que desapareció, es un lugar embrujado.

Otra joven, llamada también Andrea, entró con unos amigos dentro del maniconio: «Fui allí hace 13 años con mis primos y amigos y vimos sombras que parecían caminar por el pasillo». En la azotea no sintieron nada anormal pero al bajar nuevamente se encontraron con pisadas que los seguían y como si en las escaleras, tras ellos, hubiera alguien, «una presencia».

No se sabe por qué suceden estos hechos en este lugar pero, para todos, es un punto encantado, un lugar donde hay presencias y fantasmas allá donde es temible quedarse solo.

El manicomio está en Southton & Farm Road y también se dan cita en su interior grupos, de corte satánico, para hacer todo tipo de ceremonias que no hacen más que acrecentar la fama del mismo.