Fenómenos paranormales y fantasmas del ‘Castillo del Infierno’

Con un nombre así muchos se negarían a pasar la noche y mucho menos pudiendo ser «víctimas del misterio». Lo cierto es que el nombre le viene impuesto y que, realmente, se llama Castillo Torre Salvana, está en Barcelona y está abandonado.

Edificio con Historia y abandonado

Lo cierto es que en este lugar se han descrito fenómenos paranormales que son objeto de investigación de los grupos que buscan el misterio. El castillo data del siglo X y domina una colina, es de estilo gótico y la construcción más llamativa es su torre. Perteneció al rey Jaime II de Aragón que la compró en 1297 permaneciendo en su familia hasta 1390. Los nuevos propietarios bautizaron el castillo con su denominación actual, eran los Salbà y corría el siglo XVI.

Actualmente es terreno abonado para los buscadores de lo paranormal pues está abandonado y en malas condiciones, tanto que está incluido dentro de la Lista Roja de edificios que corren riesgo de desaparición y es peligroso acceder a su interior.

Hechos paranormales

Pero el Castillo del Infierno destaca por ser lugar donde, habitualmente, se han captado psicofonías y voces extrañas. Psicofonías en las que se pueden escuchar desde pedir ayuda hasta llantos desconsolados.

También mimofonías en las que surgen los cañonazos o como si dos contendientes estuvieran batiéndose en duelo, también golpes denominado como «raps» y que llaman la atención de todo aquel que pasa una noche -o día- en su interior buscando lo imposible.

También se han descrito como «algo» lanza piedras a los visitantes así como un misterioso humo negro que entra por una ventana o que sale de la misma y que, en primera instancia, invita a pensar en un incendio, luego tiene un comportamiento inteligente y eso hace saber que se está ante algo que es inexplicable.

Te Interesa:  Fenómenos paranormales y fantasmas en el Hospital Virgen Macarena

La peor visión que se ha tenido en el Castillo del Infierno es la de una niña, un fantasma, que tiene una extrema palidez, con el pelo negro y largo con un camisón blanco que recuerda más a una película de terror que a un fantasma pero, con la salvedad, que se trata de una realidad. Además quién ha tenido la oportunidad de verla da otro detalle importante: tiene un disparo en la frente. Inquietante, sin dudas, para un lugar terrible.

Se desconoce dónde empieza la leyenda y donde acaba la realidad pero este Castillo del Infierno es todo un foco de fenómenos paranormales a decir de aquellos que han tenido la ocasión de investigar en su interior. ¿Se atrevería?