“He vivido otra vida”: confesiones de reencarnación

El ser humano está sujeto a vivir fenómenos inexplicables que van más allá de su comprensión, más allá de su capacidad racional, en unos casos trata de buscar explicaciones sin hallarlas y, en otras, sólo admite el desconocimiento que tiene sobre una determinada materia. Una de ellas es el de aquellas personas que a temprana edad dicen haber vivido otras vidas.

Dentro del cristianismo el fenómeno de la reencarnación no es contemplado pues se cree en la resurrección de los cuerpos bajo otra forma de existencia, no obstante nadie ha dicho que esa “otra forma de existencia” pueda tratarse, realmente, de vivir nuevamente, aunque puede ser un planteamiento equivocado si es cierto que hoy día es contemplado por muchos pensadores, estudiosos y científicos, ante ejemplos demoledores.
En nuestro mundo se han producido una gran cantidad de ejemplos de personas que tienen recuerdos de otras vidas y que han dado detalles imposibles de conocer si no se trata de la persona que, realmente, lo vivió.

Viviendo otra vida

Nos encontramos con el caso de Ian Hagerdon, un niño con sólo 6 años que a esa edad afirmó que era un policía que murió en acto de servicio mientras trataba de detener a unos atracadores en una tienda; se da la circunstancia que el policía era su abuelo y parecía estar viviendo dentro del niño que daba detalles muy precisos -y desconocidos para él- sobre su abuelo y su trabajo policial. A un familiar le dijo en cierta ocasión: “Cuando eras pequeña y era tu padre, tú hacías muchos desastres y nunca te pegué”. Increíble.

Cameron Macaulay también tenía 6 años de edad, le gustaba mucho dibujar y, en una ocasión, pintó una casa similar a la que se encontraba en la bahía. Cuando fue consultado por sus padres le dijo que era donde vivía antes, en su otra vida, y que allí vivía con su “otra madre”.
El chico no paraba de hablar de como era su otra vida en su hogar en la bahía, contaba anécdotas y curiosidades y dijo como se llamaba su padre: Shane Robertson.

Te Interesa:  Impresionante testimonio de un fenómeno de 'salto en el tiempo' en Setenil

La familia decide investigar todo lo que decía el niño y fueron al lugar indicado junto a él. Entró en la casa y sintió mucha pena pues su “otra madre” falleció hacía años. Dio más detalles y la sorpresa de su nueva familia iba en aumento. Por los datos exactos y precisos que facilitó la familia de Cameron no tienen dudas de la realidad de la reencarnación de su hijo.

¿Segundas oportunidades?

Uno de los casos más documentados de reencarnación es el de James Leininger que dijo ser la reencarnación de un piloto de la Segunda Guerra Mundial. Desde su infancia mostró una llamativa curiosidad, casi obsesión, por los aviones. Cuando pasó el tiempo las pesadillas lo atormentaban, decía, en sueños: “avión en llamas, no logro salir” y fue cuando dijo que era un piloto muerto en Iwo Jima y de su amigo Jack Larson.

Investigando el caso se descubrió que Jack Larson existió realmente y que sirvió en un escuadró en Iwo Jima ¡Increíble! Era un dato que no podía saber. Allí murió un piloto que se llamaba James M. Huston Jr. y que, posiblemente, se trataba del piloto reencarnado. Todo ello quedó documentado en un libro llamado: “Soul Survivor: The Reincarnation of a World War II Fighter Pilot” (El alma sobrevive: la reencarnación de un piloto de la IIª. Guerra Mundial”.

Otro caso impresionante es el de Luca, un chico de Cincinnati, en los Estados Unidos, que decía haber vivido, en otra vida, en la ciudad de Chicago. Afirmó que era una mujer que murió en un incendio y que se llamaba Pam. Investigando se llegó a un edificio que el niño indicaba, se informaron y comprobaron como allí hubo un incendio y falleció una mujer llamada Pamela. ¿Cómo lo podía saber?

Te Interesa:  El misterioso caso de la 'niña eléctrica' o la 'niña poltergeist'

Nazih Al-Danaf comenzó a dar muestras de una vida anterior mostrándolo en sus gustos diarios, dijo que echaba de menos fumar y bebes whisky y eso a temprana edad es muy complicado. Además dijo tener un amigo manco y mudo que falleció víctima de un disparo. Sus padres localizaron a una persona de la que el niño hablaba, Assad Khaddage, y este sólo pudo corroborar, sorprendido, todo lo que el niño afirmaba.

Ruprecht Schultz comenzó a tener visiones tras montar un negocio de lavandería, le venían a la cabeza recuerdo de una vida pasada en la que otra persona fundó un negocio de madera, cuando entró en quiebra económica tomó la fatal decisión de suicidarse.

Ruprecht tenía aquellas visiones de forma constante y comenzó a investigar llegando a una persona llamada Helmut Kohler, que se suicidó en 1887 tras quedarse sin un céntimo y quebrar su empresa. Todos los datos eran exactos.

El caso más espectacular lo pone Shanktar, un joven que comenzó a comportarse de forma rara, decía que no se llamaba así sino Munna y que vivía en otra casa, mostraba una cicatriz en el cuello, una marca de nacimiento y dijo que fue degollado hacia meses. La investigación derivó en el caso de un joven que, meses atrás, fue secuestrado y degollado por sus raptores.

Shanktar fue llevado a casa de Munna donde reconoció sus objetos personales y de entre todas las personas que allí había reconoció a los que eran sus padres en esa otra vida.

Historias de reencarnación, historias del siglo XX y XXI, historias personales, historias imposibles para algunos pero que ponen de manifiesto que todo es posible cuando se desconoce aún tanto sobre la propia vida humana y lo que hay más allá del umbral de la muerte.