El prodigioso milagro del Cristo del Paño

/Hay un lienzo en la localidad granadina de Moclín que no pude dejar de llamarnos la atención, un lienzo que representa a la figura de Jesús de Nazaret con la cruz a cuestas y que era parte de los objetos de culto que, habitualmente, llevaban los reyes en sus desplazamientos.

Fue un regalos de los Reyes Católicos en señal de agradecimiento y lo que ello significaba pues había jugado un papel importante Moclín en la Reconquista.

Se trata de una pintura al óleo en el que Cristo sube por el Calvario camino del lugar donde sería ajusticiado. Mide 2,60 metros por 2,20 metros y está ejecutado a tamaño natural. Se su autor o fecha de finalización se desconoce todo siendo a ser de origen desconocido sin que medie nada paranormal en torno al autor.

Pero en el siglo XVII algo sucedió que hizo que la población de la localidad y sus alrededores le tuvieran una gran devoción.

El sacristán tenía un grave problema ocular, padecía de cataratas, que eran llamadas “mal del paño”, era tan avanzada y grave que apenas ya si podía ver. El sacristán una mañana tocó la imagen del nazareno y quedó sanado de su dolencia recobrando milagrosamente la vista. Se consideró un milagro divino y desde entonces se le conoce como el “Santo Cristo del Paño”.

A este milagro le siguieron otros muchos de menos importancia pero igualmente valorados por la población de una zona cargada de fe y devoción.

En los duros tiempos de la Guerra Civil el arzobispado de Granada ordenó su traslado a la Santa Iglesia Catedral para devolverlo una vez finalizada la cainista guerra española que lavó más odios y rencillas que otra cosa, pero eso es otra historia.

Te Interesa:  Alexander Smith, un 'viajero en el tiempo' que dice venir del año 2118

Sin embargo aquel traslado a la capital hizo que muchos granadinos le tuvieran una gran devoción y se ordenara, para mantener la misma, crear una réplica que dio origen a una “leyenda” falsa que decía que el original quedó en Granada y la copia enviada como original a Moclín.

El lienzo llegó el 28 de septiembre de 1939 pero la algarabía popular por el cariño al mismo hizo que, accidentalmente, se dañara por la lluvia.

El 5 de octubre de cada año son las fiestas del “Santo Cristo del Paño” con miles de devotos que se acercan para renovar su fe a una imagen que proporciona salud y suerte a quienes la devocionan, o eso dicen.