Profecías: ¿Qué pasará el próximo 26 de julio de 2022?

En 2018, el responsable del SETI, Bill Diamond, dijo que la idea que los extraterrestres llegaran a la Tierra con la intención de destruirnos era «absurda» y muchos «comulgaron» con él dado que aún no se ha demostrado la existencia de esos mismos seres de “otros mundos”. Todo ello viene dado por la creciente proliferación de vídeos e informaciones que hablan de un evento que puede suceder este próximo 26 de julio de 2022.

La «gran llegada»

Para unos puede ser una «gran llegada» de seres extraterrestres y para otros una profecía fallida más. El propio Diamond indicaba que una civilización capaz de viajar por el espacio enormes distancias tendría otras preocupaciones antes que la de destruir un planeta más.

El famoso físico teórico Michio Kaku decía que todo dependía de la civilización que llegara y de lo avanzado que estuvieran, para bien o para mal. Si son evolucionados su llegada sería constructiva pero si se trata de una raza guerrera las consecuencias sería muy negativas para la Tierra -todo ello en la hipótesis de una llegada-.

Así la llegada de una supuesta civilización extraterrestre a la Tierra, el 26 de julio de 2022, es lo que se ha denominado como «la gran llegada» que, luego, quedará en otro gran ‘bluff’, como en tantas otras ocasiones.

Gray Parker, el “Profeta”

El «profeta» de esta «gran llegada» es Gary Parker que en el mes de julio de 2016 ya dijo que en 2022 llegarían «ellos», una invasión revelada en la que implicó imágenes de la NASA y que se le «ordenó» revisar -según una voz que le hablaba-.

Te Interesa:  Recorrido paranormal por San Fernando (Cádiz)

Comenzó a estudiar imágenes de la Gran Pirámide y contempló unos signos y partes en hebreo (que sólo ha visto él, claro). Tradujo la frase descubierta y decía: «Los registros fueron dejados por el creador de todas las cosas. La gente debería esperar la gran llegada». Pensando que había un mensaje oculto consultó a expertos (que no han aparecido) y era «día 26, del séptimo mes, del año 2022».

Comenzó a tener visiones y a querer compartir ese mensaje que había descubierto. Uso las diferentes emisoras de radio de todo el territorio de Estados Unidos para lanzar esta advertencia a la Humanidad y contaba siempre lo siguiente: «Un ejército de millones provenientes del Este llegará a Jerusalén, ahí serán confrontados por una especie extraterrestre que aparecerá sobre los cielos librando una batalla como nunca se había visto. Los ojos de los guerreros estallarán y los huesos se convertirán en polvo de cal».

También dijo que la teoría de la construcción de las pirámides por parte de los alienígenas estaba probado (?). Los teólogos que consultó le indicaron dicen podría ser el ejército de China.

En 2017 Parker “documentó” en su web imágenes de todo ello –según afirma- pero esas mismas imágenes se eliminaron y, algunas, pueden verse en webs donde se habla de la «gran llegada».

La teoría de Gary Parker no es algo inquiete al mundo científico y que tiene muchos detractores así como se cuestiona todo lo referente a la movilización de un ejército y lo que se tarda en movilizar a un cuerpo así de soldados.

En 2009 otro contactado -por seres de Plutón (!)- dijo que la Tercera Guerra Mundial comenzaría en 2022 y se ha querido ver en la guerra entre Rusia y Ucrania como ese detonante que lleva a un conflicto internacional.

Te Interesa:  Extraño encuentro paranormal en el viejo 'Hospital de Mora'

Parker es guionista de cine y todo eso se contempla como una especie de paranoia que se ha montado en su cabeza y que no ayuda a creer, precisamente, en él, aunque muchos son los que opinan que este hombre, con cierto renombre profesional en su sector (cine), tiene más que perder que ganar con esta revelación.

Para otros partidarios más cautos puede que haya un fondo de verdad en todo lo que Parker ha afirmado y que esa civilización esté interesada en nuestro Planeta y esté en vías de investigarnos, estudiarnos, más detenidamente aunque no de forma tan abrupta y llamativa.

Queda poco tiempo para ese 26 de julio de 2022, en Jerusalén, en el Monte del Pueblo. ¿Qué sucederá? Seguramente nada.