El Cádiz consigue un buen punto en Mallorca pese a que eleva hasta diez los partidos sin ganar

Escrito por:
Actualizado:
Iván Alejo felicita a Lucas Alcaraz (de espaldas) tras el gol del Cádiz en Mallorca. Foto: Cádiz CF.

Las cosas del fútbol. El Cádiz sigue sin ganar (diez partrido ya) pero el empate en Mallorca es un buen resultado para los de Sergio González, que vuelven a tener tres puntos de ventaja sobre el descenso (sobre su próximo rival, el Celta). Buen punto por el rival, por el partido y por la cantidad de bajas que sigue teniendo este Cádiz y de hombres muy importantes para el técnico. El choque deja, esta vez sí, cosas buenas y algún brote verde. Pero también deja cuestiones preocupantes.

Empezando por lo bueno, el Cádiz compitió hasta el final, aunque un paradón extraordinario de David Gil salvó un punto y de paso le debe servir para ganar una confianza de la que ha estado falto todo el partido. Como bueno es también que en el añadido los amarillos tenían fuelle para ir a buscar el gol del triunfo. Sin locuras, eso sí. Leyendo el partido y con la calculadora de la clasificación en la mano. Otra cosa positiva. Igual que ver puerta después de dos partidos (tres si se añade el de Copa).

En lo malo, que una vez más los de Sergio González no supieron aguantar el resultado cuando se pusieron por delante en el marcado. O que los amarillos no saben lo que es marcar en la última media hora de los partidos.

Pero preocupante, muy preocupante es que los dos jugadores que parecían llamados a aportar el salto de calidad a la plantilla, Darwin Machís y Maxi Gómez, directamente no están. O están a otra cosa. El uruguayo al menos se ve que pelea y aparece. Del venezolano, salvo cuando pierde un balón peligroso, apenas hay noticias de él cuando juega.

El punto es bueno. Muy bueno, pese a que son diez partidos sin ganar. Pero esta vez la imagen ha sido otra. Y se amplía la distancia con el descenso (aunque sea en un solo punto más) y se mantiene a un equipo por medio entre los amarillos y el Celta, que cierra los puestos de descenso. Tres puntos que convierten en transcendental el choque del lunes en Vigo (21:00 horas).

Hay partido intensos, hay partidos con ritmo, hay partidos con disputa… Los primeros 45 minutos del Mallorca-Cádiz fueron estresantes. Contactos constantes, piques, cruce de miradas, palabras y toques, faltas, disputas, intensidad, protestas, jugadores hiperrevolucionados, Samu Costa y Alejo en todas… Hasta el Vasco Aguirre en la banda trabajándose por lo bajini a Alejo… Y dos golazos.

El Mallorca fue mejor, por intensidad, ocasiones, presión, agresividad… Pero el Cádiz consiguió adelantarse en el marcador.  Fue prácticamente la primera vez que se asomó al balcón del área rival e Iván Alejo sacó una falta de las que no le suelen pitar al Cádiz a favor. Alcaraz la ejecutó de categoría y, tras superar la barrera, tocó el larguero para que Rajkovic no pudiera hacer más que tratar de llegar.

El Cádiz intentó jugar con la ansiedad del rival, pero era incapaz de armar un posesión larga. Ni tan siquiera de enlazar cuatro pases seguidos. La agresividad local y las carencias propias lo impedían. Eso hizo que la inercia del juego se fuera volcando hacia la meta de David Gil. Y ahí comenzaron a verse las costuras atrás de este Cádiz.

David Gil no se mostraba seguro en las salidas y la defensa parecía contagiarse de esa falta de seguridad. Cada balón al área era un aviso de peligro que los cadistas no sabían enjugar. Incluso, un resbalón del meta estuvo a punto de costarle caro, pero reaccionó bien y con velocidad para adelantarse a Larín, que le hizo falta.

Roger pareció cometer penalti sobre Abdón Prats, pero Arberola Rojas en el VAR volvió a equivocarse, esta vez a favor del Cádiz. Todo aumentaba el sufrimiento cadista, que resistía con, en algún momento, un 33 porciento de posesión y un remate por el 67 por ciento y los cinco del rival.

En el primer minuto del añadido, se vieron de nuevo las carencias de Momo MBaye. El central cortó un balón en el círculo central e intentó controlarlo. Se le fue largo y se venció hacia la banda izquierda, que no abandonó en toda la jugada, quedando fuera de sitio y dejando un hueco que costaría caro en el eje de la defensa. La jugada prosiguió y Maffeo, desde la línea de fondo, superó la tibia oposición del jugador senegalés para centrar. Iza Carcelén tuvo que pelear por arriba en inferioridad de condiciones con Abdón, que empató.

Antes del descanso, ambos equipos pudieron empatar, sobre todo el Cádiz, pero el disparo de Álex Fernández no vio puerta con el meta rival fuera de la portería y tres defensores cubriéndo.

Tras el paso por el vestuario, el Cádiz pareció salir más asentado. Los arreones locales eran bien parados, ahora sí, por la zaga cadista. Sin embargo, en los saques de esquina y las jugadas a balón parado, la defensa amarilla hacia aguas.  En el minuto 68 Javi Hernández estuvo a punto de hacer el gol de su vida, al sacar desde su campo una falta con el meta rival adelantado. Le faltó algo de fuerza al jerezano, pero estuvo cerca de sorprender a Rjkovic.

Tras algunos compases de poco juego y mucha briega y faltas (para variar en este choque), al Mallorca parecieron empezar a faltarle las fuerzas. El Cádiz trataba de armarse bien atrás y jugar con la ansiedad del rival en el último cuarto de hora. Y slavó las acciones que Larín le ganaba a Momo, no sufrió en exceso. Hasta la ya comentada última jugada.

El Cádiz trató de extirarse, pero le faltó claridad en el último pase. Aún así, daba sensaciones de peligro a la contra. Otra buena noticia. Cuando vio que no daba para más la cosa, desenganchó a Chris y a Brian para intentar cazar una contra y trató de amarrar el empate. Punto que estuvo a punto de esfumarse si no llega a volar David Gil para evitar que entrara el disparo de Javi Llabrés desde la frontal.

FICHA TÉCNICA

RCD Mallorca: Rajkovic; Maffeo (Gio González, minuto 58), Raillo (Nastasic, minuto 83), Valjent, Copete (Javi Llabrés, minuto 69), Jaume Costa (Lato, minuto 70); Samu Costa, Sergi Darder, Dani Rodríguez (Amath, minuto 82); Abdón Prats y Larin.

Cádiz CF: David Gil, Iza Carcelén (Zaldúa, minuto 53), Fali, Momo, Javi Hernández; Rubén Alcaraz, Álex Fernández, Iván Alejo (Brian Ocampo, minuto 75), Machís (Sobrino, minuto 64); Roger Martí (Sergi Guardiola, minuto 75) y Maxi Gómez (Chris Ramos, minuto 64).

Árbitro: Iglesias Villanueva. Amonestó a Roger (minuto 65), Dani Rodríguez (minuto 66), Birna Ocampo (minuto 80), Momo Mbaye (minuto 81) y Valjent (minuto 82). Expulsó al segundo entrenador del Cádiz, Diego Rivera, en el minuto 84.

Goles:

0-1, minuto 12: Lucas Alcaraz.

1-1. minuto 45: Abdón Prats.

Incidencias: Partido aplazado de la jornada 13 de LaLiga EA Sports.