Karlos Puest es detenido e ingresa en prisión por los vídeos sobre José Blas Fernández

– El Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz dictó una orden de busca y captura contra Karlos Puest.

El youtuber gaditano, que se llama realmente Juan Carlos Prieto, ingresa en prisión al ser detenido como consecuencia del impago de las multas que se le impusieron por sus insultos al concejal del PP José Blas Fernández a través de unos vídeos que se hicieron virales.

La Policía Nacional investiga al ciberactivista Karlos Puest por sus vídeos críticos en YouTube

(Año 2013) La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre el conocido ciberactivista gaditano que se hace llamar Karlos Puest, a raíz de una denuncia interpuesta en la Comisaría Provincial de Cádiz.

Así lo ha confirmado esta mañana en rueda de prensa junto al subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, el comisario jefe, Juan Carretero, tras una pregunta de Cádiz Directo sobre este asunto.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, ha restado importancia a las identificaciones practicadas la pasada semana por la Policía Nacional a un reducido grupo de personas que se manifestó a favor del ciberactivista gaditano.

Los vídeos de Karlos Puest se han hecho muy populares en YouTube, donde el autor tiene un canal propio con casi un millón de visitas ya.

En general, el autor lanza duras críticas sociales en un lenguaje muy directo que, al parecer, podría haber ofendido a algunas autoridades y personas conocidas de la capital.

Los conocidos como ‘youtubers’ son personas o grupos que suben vídeos a internet que alcanzan una rápida popularidad y con ella elevan el número de descargas por la viralidad de los productos publicados.

La Policía no quiso aportar hoy más detalles sobre la identidad de los denunciantes y el desarrollo de las investigaciones policiales.

(Actualización 23,00 horas 1 julio 2013):

El propio Karlos Puest da cuenta en su canal de You Tube hoy 1 de julio de una comparencia en el Juzgado de Instrucción Número 2 de la capital, a donde tuvo que acudir tras una denuncia interpuesta por él tras unos comentarios supuestamente injuriosos contra dos personas muy conocidos en el mundo del carnaval.

El vídeo se subió el 9 de enero del presente año y el ciberactivista explica los detalles que, según consta en la denuncia que exhíbe, han permitido su localización.

Karlos Puest da sus explicaciones en otro vídeo, subido hoy a su canal, donde se refiere a pasajes de la denuncia que muestra a la cámara como que «el tal Karlos lleva puesta una pulsera de colores amarillo, verde, rojo y negrp o azul marino en su muñeca izquierda» y datos sobre «el suelo de la vivienda».

Karlos Puest tras declarar en el juzgado: «voy a continuar grabando mis vídeos»

Llegó a la plaza de San José cuando rondaban las diez y media de la mañana. Allí, le esperaban decenas de simpatizantes. Abrazos, saludos y ánimos. Karlos Puest agradeció las muestras de apoyo. Luego, atendió con tranquilidad a los medios: «no me arrepiento, quizás hubiera cuidado un poco más mi lenguaje, pero no el contenido. Soy libre de expresarme». Bromeó con los periodistas y entró por la puerta de los juzgados de los Balbos con una reverencia y una sonrisa en su rostro. De fondo, una atronadora ovación.

Los mismos aplausos que le recibieron casi tres horas después. Pasada la una y media del mediodía, el ciberactivista volvía aparecer por la plaza. Esta vez en camiseta, se había desprendido de la sudadera que le abrigaba por la mañana. Un gesto de cansancio. «Tengo muchísimo hambre». Pero continuaba sonriente. Volvió a agradecer el cariño y atendió, otra vez, a los micrófonos. Sin medias tintas. Algo que no es noticia. Se le veía relajado.

«Me acusan de injurias por tres vídeos. Una de las cosas, decir que los hijos de Blas Fernández están enchufados». También hubo buenas palabras para el juez. «Es muy joven, muy respetuoso y amable. Me llevo muy buena impresión. Ha sido un diálogo agradable».

Karlos Puest espera que «reine la cordura». «Supongo que una sanción económica. Más lo veo excesivo».

Al tiempo reconocía que continuará grabando sus vídeos. No piensa doblegar ni dejar de expresar sus opiniones. «Estoy harto de decir que el insulto y las picardías, los tus muertos, etc etc, los han usado como recursos grandes literatos. Si es verdad que hieren, intentaré moderar mis palabras, pero las grabaciones seguirán adelante».

Karlos Puest acaba de enfrentarse a la primera de las citaciones. El teniente de alcaldesa, José Blas Fernández, ha presentado alguna demanda más por injurias y calumnias. «Yo sé que tengo una más, al parecer son tres».

De momento, el ciberactivista atravesó esta mañana el primer trámite. «Ahora, una ducha, comer algo y reflexionar», reconocía mientras abrazaba a su pareja y respondía a las preguntas de las personas que se habían reunido para mostrarle su apoyo. Camino de su bicicleta se giró para despedirse: «Seguimos jugando. Ánimo y confianza».

Karlos Puest regresa al juzgado: «Parece una persecución»

Sobre las diez y media de la maña, unas 30 personas se arremolinaban en una esquina de la plaza de San José, al refugio de los envites de un viento desagradable. Faltaba una hora para que Karlos Puest entrara en los juzgados de los Balbos, y en una parcela de sol -un pequeño espacio donde no llegaban las sombras- hablaba relajado con quienes habían acudido a apoyarle.

Otro lunes bajo el sol. Miraba al cielo. En la puerta del juzgado. Ayuntamiento, infanta, política, desempleo… Se sucedían los temas de conversación. Karlos se lamentaba: «Lo peor de esto es que tengo que faltar al trabajo y hay ancianos que me necesitan», contó preocupado, cansado de la rutina que le lleva hasta la misma plaza, el mismo rincón sin sombra, el juzgado de siempre. «Parece una persecución, algo organizado».

Ya acudió el pasado 23 de septiembre. La Policía Local le ha denunciado por sus vídeos, se sienten amenazados. «Una institución entera tiene miedo de un hombre que hace vídeos desde su casa y se sitúa en contra de la violencia física». Aquel día se aplazó. «Me dijo un abogado que se trataba de la primera vez que ocurría algo así por faltas leve».

Entró a las once y media. Previa conversación con la prensa. Entre aplausos de los que acudían en su apoyo. Y allí permaneció algo más de media hora. A la salida, cargaba con un tocho de folios. «Las faltas graves se han convertido en lo que veis», dijo mientras alzaba las páginas.

Tendrá que volver en marzo, la fecha del juicio. Antes, explicó que sólo se había tratado de una notificación. Le denuncian por varios de sus vídeos en los que hace referencia a los agentes locales. «No me han dicho que retire las grabaciones de momento, pero es algo más grave de lo parecía en un principio». Sin embargo, lo tiene claro: «Continuaré con mis vídeos». El próximo, sobre la marcha por la dignidad que se celebrará en Madrid.

Tras la despedida y los abrazos, dejó un un mensaje: «Lo injusto de verdad es lo que estamos sufriendo todos. Hasta en los Balbos, dentro del juzgado, había pancartas de los trabajadores por la situación que atraviesan. Pero parece que eso da igual».