Los tiempos en que Galerías Preciados animaba el comercio gaditano

CÁDIZ DIRECTO / Manuel Devesa.- Sin saberlo con certeza pero con la sombra de la duda, Cádiz asiste a los últimos días de Pio XII entre partes radiofónicos y toda la dedicación de la prensa de la época. A las 2.45 de la madrugada del 9 de octubre de 1958 el Papa entra en coma para morir a las 3.52 h. Con este panorama, Cádiz vive la llegada de un nuevo comercio que revolucionará el gaditano. 

Aquel lunes 6 de octubre, con la resaca aún del empate a dos del Cádiz contra el Levante, los gaditanos asisten en masa a un nuevo concepto de comercio. Un edificio donde según informa la prensa en incesantes anuncios publicitarios, el pueblo gaditano se encontrará con las últimas novedades de la actual temporada llegadas de ¡Madrid! Lanas, sedas, algodones, lencería o guantes… Todo en pleno casco antiguo. En la calle Duque de Tetuán número 7 o lo que es lo mismo, la actual calle Ancha, se abre GALERÍAS PRECIADOS.

Sin embargo, poco tiempo durarán ahí ya que se trasladan a San Francisco frente a lo que era el Cine Gades y en el mismo local donde más tarde se instalará el Banco Atlántico. Pero también su estancia allí será corta ya que el 12 de noviembre de 1966 volverán a la calle Ancha con una inauguración a lo grande con la asistencia de importantes directivos, representación municipal y como no, el obispo de turno dispuesto a bendecir el nuevo negocio. En este caso Don Antonio Añoveros.

Seguro que en la mente de muchos gaditanos su recuerdo aún se mantiene intacto. El centro comercial ya impactaba desde fuera por su fachada de mármol blanco y grandes letras. La lencería, corsetería y confecciones hacían las delicias de las señoras y niñas en la primera planta. La misma en la que los caballeros también podían encontrar camisería y complementos. La planta baja quedaba para la perfumería, la bisutería, los bolsos o los paraguas. Y en la tercera podíamos encontrar hasta pases de modelos y concursos.

Lejos de perjudicar al resto de comercios, la calle Ancha estaba llena de vida. En tiempos de rebajas, no solo el centro comercial hacía su particular agosto. La enorme afluencia de público terminaba por beneficiar al resto también. Que le pregunten a los pocos comerciantes que aun sobreviven…

Hubo un tiempo en que pasar por delante y no entrar aunque fuese a mirar las radios y televisiones ubicadas en las plantas más altas del edificio era cuanto menos extraño. La moda estaba ahí. En aquel Cádiz en blanco y negro, entrar en GALERÍAS PRECIADOS nos hacía sentir jóvenes y modernos y hasta adinerados porque el consumismo que comenzaba a enseñar muy discretamente su patita, nos tentaba. Y eso, nos gustaba.

Tras una crisis que les lleva a la suspensión de pagos, GALERÍAS PRECIADOS cierra el 2 de julio de 1995. Es el fin de un negocio que más de veinte años después se sigue recordando con cariño, ilusión y la inocencia de la época. El Corte Inglés absorbería la mayoría de sus tiendas. Desde su desaparición, la calle Ancha continúa esperando la llegada de algún tipo de revulsivo que la revitalice de nuevo…