«Tememos que la calle Raúl Calvo se pierda para siempre»

CÁDIZDIRECTO/Daniel Martínez.- El 5 de noviembre de 1971 fue un día de luto en Cádiz. Por entonces, Raúl Calvo era un afamado deportista gaditano que practicaba múltiples ejercicios como atletismo, submarinismo, surf, lanzamiento de jabalina, pesca submarina… Pero donde realmente destacó fue en el mundo del judo. Poseía el cinturón negro tras haber conquistado el Campeonato de España de categoría sub-20, siendo, además, integrante de la Selección Española. Sin embargo, aquel fatídico día falleció durante un torneo en Madrid ante los ojos de su inseparable hermano Carlos.

«Mi padre tuvo la desgracia de vivirlo todo en directo y quedó muy impactado. Tras una mala caída se rompió el cuello y falleció. Fue un referente en Cádiz, era una persona muy querida y cuando murió fue muy sonado. La misa se hizo en el Portillo y tuvieron que cerrarlo de toda la gente que fue», cuenta su sobrino, también llamado Raúl Calvo, e hijo de Carlos. Ahora regenta el gimnasio Raúl Calvo, que este lunes cumplió 42 años, y junto a su familia elaboran un informe que entregarán en el Ayuntamiento de Cádiz solicitando que la calle donde está ubicado su negocio -actualmente la calle Dorotea- pase a denominarse la calle Raúl Calvo con la intención de seguir honrando su figura.

Temen que su recuerdo en el callejero gaditano se desvanezca, 45 años después de su muerte, tras las modificaciones vividas en la ciudad en los últimos años. «Cuando murió se le puso el nombre a una calle donde las casitas bajas, al lado de la vía del tren, en el Barrio del Avecrem, pero esas casas se han tirado todas y se ha perdido la calle. Tememos que se pierda esa calle para siempre y por ese motivo queremos hacer la solicitud para que donde tenemos el gimnasio se ponga la calle de Raúl Calvo», explica a Cádiz Directo.

Raúl Calvo con su hermano Carlos y dos de las primeras gaditanas en practicar judo.

Muchas de las actividades de su centro están enfocadas a honrar la figura del deportista. Incluso la ubicación del gimnasio no fue casual. «Se enterró en el cementerio orientado a donde está el gimnasio, por eso mis padres y mi abuelo eligieron este edificio, orientado hacia donde estaba la tumba de mi tío». Además, cada año se celebra un memorial de referencia en el mundo del judo, teniendo categoría de campeonato de Europa y del Mundo, en el que han llegado a participar selecciones de países como Rusia o Portugal.