Las tradiciones más raras y macabras del mundo

/En el mundo hay tradiciones que no dejan de sorprendernos y hasta arrancarnos una mueca de horror al conocerlas. Son tradiciones, parte de la cultura de pueblos de diferentes entornos del mundo que, desde luego, asombran y causan consternación.

Hacemos un repaso por las más inusuales:

1º.-Cortarse los dedos: En la tribu Dani de Indonesia, cuando muere un miembro de una familia se origina un gran dolor emocional, prueba de ello es el dolor físico que como consecuencia se manifiesta.

Cuando se produce el óbito las mujeres tienen la obligación de amputarse un fragmento de dedo. Esta “tradición” les llega como producto de una creencia en la que se dice que así se satisfacía a los fantasmas ancestrales y aunque ya se practica poco si es cierto que aún se dan casos de amputación.

El ritual es impresionante pues previamente a la amputación se atan los dedos a na cadena durante treinta minutos que tiene como misión “entumirlo”, adormecerlos para que duela menos. Tras la amputación se queman para cauterizarlo y cicatrizar la zona.

2º.-Autoflagelación: Se practica sobre todo en países musulmanes, se le llama ‘Ashura’ y es un acontecimiento islámico; los chiítas lo realizan como conmemoración de la muerte de Imam Hussein, nieto del profeta Mahoma, fallecido en la batalla De Karbala, en el siglo VII d.C., fue torturado y se le golpeó con daga en la cabeza en repetidas ocasiones, hecho que ellos repiten en esta “ceremonia” conmemorativa.Se realiza para absolver el pecado derramando su propia sangre.

3º.-Ritual funerario de los esquimales: El pueblo esquimal tiene un antiguo ritual en el que abandona a los ancianos de avanzada edad en un iceberg ya en trance de muerte o extrema vejez. Ello les garantiza no ser una carga y tener un final digno.

 

4º.-Endocanibalismo: La tribu amazónica de los Yanomamö -nucleo poblacionales muy pequeños- entre Venezuela y Brasil se comen a sus familiares cuando estos fallecen.

Cuando el familiar ha muerto se envuelve el cadáver en hojas y los insectos comienzan su acción devoradora. Al cabo del mes o mes  y medio (puede variar) se recogen los huesos, se hacen polvo y se mezcla como ingrediente en una sopa de plátano. Esto hace que sus almas encuentren el camino al paraiso.

 

5º.- Sacrificio de osos: Los ainu -tribu repartida entre Japón y Rusia- gustan de sacrificar osos para honrar a la Naturaleza, para ellos los osos son dioses que caminan entre los humanos; su sacrificio bendice el alma de la humanidad.

El sacrificio consiste en coger al oso mientras está en su cueva dormido y tomar a los oseznos que son mantenidos cautividad dos años para luego asfixiarlos o pincharlos. Esto es una muestra de devoción religiosa, según la entienden ellos.

Después del sacrificio los miembros de la aldea se beben la sangre de los osos, se alimentan de la carne y colocan el cráneo en lo alto de una lanza envuelta con la piel de oso, es su forma de rendirle culto.

Hoy día pese a la protección del oso en estas zonas hay algunas aldeas que siguen practicando este ritual.

 

6º.-El paso de la brasa ardiente: Es una costumbre China que se realiza en otras parte del mundo. En China se realiza con la esposa en brazos o a la espalda antes de cruzar el umbral de su casa como marido y mujer; esta tradición por medio de este ritual garantizaría -en su cultura- que la mujer va a tener un trabajo fácil y exitoso, igualmente se realiza para prevenir los desastres naturales.

 

7º.- Vivir con muertos: Esta “macabra” tradición se da en el distrito de Toraja, en Indonesia, donde se vive con el cuerpo del familiar fallecido durante meses antes de ser enterrado. El cuerpo del difunto es envuelto en ropajes especiales y se mantiene en una habitación aparte, es una forma de garantizar la conservación del cuerpo y, en cierto casos, su momificación.

Pero la paradoja la encontramos en que más que un legado cultural por motivos religiosos o ritualista es un legado debido a la economía pues los entierros son costosos y muchas familias no pueden pagarlos hasta pasados años de la muerte del ser querido.

 

Y aunque en pueblos “occidentales” no lo entendamos debemos respetar estas creencias que son parte del acervo cultural de cada región.