7 actividades muy originales para hacer en Sevilla

Sevilla

Sevilla es una de las ciudades españolas que más turismo acoge a lo largo de todo el año, así que debería ser tu destino favorito para tu próximo viaje. Si buscas un encuentro con la historia o con la diversión más actual, la capital hispalense ofrece actividades de ocio para todos los gustos y edades. Por eso no es extraño encontrar donde alojarse en Sevilla con suma facilidad.

De entre todas las propuestas de ocio que puedes encontrar en Sevilla, hoy vamos a proponerte algunas actividades que resultan de lo más originales, especialmente si quieres disfrutar de un viaje diferente, de los que dejan huella y que, además, aportan una dosis extra de diversión. ¿Quieres conocerlas?

7 actividades en Sevilla que no te puedes perder

1. Paseo en barca por la Plaza de España

Es uno de los clásicos para disfrutar de un entorno espectacular. De esta manera puedes realizar ejercicio, al mismo tiempo que disfrutas del entorno de una manera distinta. Incluso le puedes añadir un toque romántico. Dependiendo de las fuerzas, el presupuesto o el deseo de intimidad puedes elegir entre las clásicas barcas de remos, con capacidad para 4 personas, o las de motor para 12 navegantes.

2. El Parque de María Luisa en una bicicleta para 4

Es otra de las propuestas bien divertidas que te sorprenden en Sevilla. El Parque de María Luisa es uno de los más bonitos de España, no en vano en 1983 fue declarado Bien de Interés Cultural por su categoría de jardín histórico, además de ser considerado como el pulmón de la ciudad. Recorrerlo y visitar cada una de las bellezas que esconde es un placer, pero ¿qué te parece hacerlo sobre una bicicleta para 4 viajeros? La diversión está asegurada.

3. Visitar los escenarios de grandes producciones

Sevilla ha sido escenario de grandes producciones cinematográficas y televisivas. Hacer un listado sería casi interminable, así que nos quedaremos con dos de las más recientes y que, seguro, impactaron por su belleza. En primer lugar, tenemos Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones que se rodó en la Plaza de España. Y en segundo lugar Juego de Tronos que convirtió el Real Alcázar en Dorne.

4. Disfrutar del flamenco en los mejores tablaos

Visitar Sevilla y no disfrutar del flamenco es casi un sacrilegio, de ahí que sean numerosos los tablaos que se reparten por toda la ciudad, aunque los más famosos se concentran en el centro, y mucho más en Triana. Se trata de tabernas y bares donde se puede tapear y beber buen vino al mismo tiempo que se disfruta de los mejores espectáculos con los que ahondar en las raíces de una cultura sin igual.

5. Isla Mágica, diversión para toda la familia

Si has decidido viajar en familia o si de repente necesitas disfrutar como un niño, no debes perderte la visita a Isla Mágica. Se trata de un parque de atracciones en el que vas a encontrar la diversión asegurada. Se encuentra en la Isla de la Cartuja y cuenta con atracciones como el Iguazú, los rápidos del Orinoco y un fantástico parque acuático. Además, en la misma isla, también puedes visitar los restos de la Expo del 92.

6. Una escalada a La Giralda

Es uno de los monumentos de Sevilla y que todos suelen reconocer por su aspecto exterior; sin embargo, pocos se atreven a escalar. Esta torre tiene más de 100 metros de altura, el doble que la de Pisa y 10 metros más que el británico Big Ben. ¿Te vas a perder ver su interior? Además, la recompensa merece la pena con unas panorámicas inigualables.

7. La bohemia calle Feria

Cuando visites Sevilla apunta en tu calendario que el jueves toca visitar la calle Feria. Si eres amante del arte y la artesanía, y si tienes un corazón bohemio esta es tu zona ideal. Todos los días son ideales para sentir ese espíritu libre y alternativo, pero mucho más los jueves que se realiza un mercadillo donde encontrar verdaderas joyas, tanto para estrenar como de segunda mano.

La lista sería interminable, ya que la capital andaluza guarda verdaderos tesoros para disfrutar y saborear con toda intensidad. Así que posiblemente no tengas suficiente con una sola visita para recoger todo su legado emocional. Porque como diría Juan Peña El Lebrijano: «Lo que Sevilla te da, no te lo quita nadie»