Prepara tu casa para el frío sin que el dinero sea un problema

Es más fácil prevenir que curar, eso lo sabemos todos. Pero parece que se queda en la teoría, porque en la práctica, sobre todo en lo que al frío se refiere, siempre el invierno nos pilla por sorpresa y nuestra casa termina convirtiéndose en un iglú.

Consigue que tu casa sea más eficiente energéticamente

Y es que más del 90 % de las viviendas de nuestro país pierden energía de manera innecesaria e inconsciente: a través de rendijas de ventanas y puertas, techos y fachadas o paredes mal acondicionadas.

La calefacción se nos escapa y nos damos cuenta cuando llegan las facturas. Claro que, con los precios que marca, cualquiera se pone a pensar en invertir en infraestructura, hacer obras o atreverse a abordar cualquier reparación térmica.

No todos disponemos de ahorros, así que pedir un préstamo es una alternativa, sobre todo en unos tiempos en los que acceder a ellos vía online es muy fácil, práctico y rápido. Además, disponemos de muchas compañías entre las que elegir y herramientas muy poderosas que nos ayudan y facilitan la tarea, como LoanScouter España. No solo ahorraremos tiempo y dinero, sino que también ganaremos en transparencia y seguridad a la hora de contratar nuestro préstamo.

Manos a la obra: las claves para encontrar los mejores aislantes

Una vez que hemos conseguido nuestro dinero, sea a través de un préstamo, sea mediante nuestros ahorros, nos encontramos en disposición de preparar nuestra vivienda para el frío. Recuerda: es mejor actuar con prevención que actuar para paliar el daño, así que en cuanto veas las primeras señales de que los días se van haciendo más cortos, pide tus presupuestos.

Obras y reformas profesionales

Para conseguir una vivienda energéticamente eficiente, tienes que plantearte la necesidad de hacer obras en casa. El problema puede venir del tejado, de las paredes, las ventanas o desde el suelo. Los expertos serán los que te indiquen cuál es el método que mejor te conviene según el tipo de material que tengas en casa y los metros de los que dispongan para hacer la obra. Verás que las soluciones más asequibles y sencillas pasan por hacer reformas desde el interior, ya que son menos costosas y no requieren de permisos especiales (por ejemplo, de la comunidad de vecinos si se trata de un piso y la obra puede afectar a una fachada).

La calefacción radiante también es realmente útil y confortable para mantener tu casa caliente. Si consideras que es excesivo, prueba a instalar suelos de madera o tarima, que protegen contra el frío mucho más que los de tipo cerámico o los fabricados en piedra.

¿Puedo poner yo mismo remedio?

Sí, pero de manera puntual. Prueba con:

  • Instalar burletes en las puertas.
  • Sellar los filos de las ventanas, huecos o grietas con cinta especial autoadhesiva.
  • Cerrar las puertas de las habitaciones en las que no entras.
  • Usar cortinas gruesas y alfombras.

Tómate en serio aislar tu casa del frío: además de asegurarte tu confort, conseguirás ahorro en las facturas del gas, de la luz y revalorizarás el valor de tu inmueble para una posible venta o alquiler. ¡Merece la pena!