Un negocio seguro para tiempos de crisis

Para aquellos espíritus más emprendedores, montar lavanderia autoservicio es una de las mejores opciones para conseguir un negocio con éxito, cómodo y que se adapta a las exigencias de la sociedad actual.

En los momentos de crisis anunciada que se viven en estos tiempos aun quedan oportunidades para seguir creciendo profesionalmente. Por ello, te contamos todo lo que necesitas saber sobre cómo poner en marcha tu proyecto, darle forma y empezar a ganar de dinero de forma fácil y sencilla.

La franquicia de lavandería: ventajas

A la hora de montar tu propia lavandería, puedes optar por abrir tu negocio desde cero o inclinarte por la elección de una franquicia. Si eliges por montar una lavandería propia, los costes suelen ser más altos, por lo que te recomendamos la adquisición de una franquicia, que, además de suponer una menor inversión inicial, te garantizará:

  • Un posicionamiento preexistente en el tráfico mercantil, lo que hará que seas conocido entre las empresas del sector.
  • Un montaje de la maquinaria más rápido y especializado.
  • Un asesoramiento experto.
  • Un beneficio rápido e inmediato.
  • Una gestión y ayuda profesional. De documentos necesarios como el proyecto de actividad, de gas, obras y eléctricos, así como la validación de los informes especializados, se encargará el equipo técnico del franquiciador.

Aunque la adquisición de una franquicia de autoservicio de lavandería implica seguir una línea comercial marcada y definida por el franquiciador, merece la pena basarse en sus directrices, pues supone un ritmo de trabajo y un plan de negocios perfectamente definido y cuyo correcto y exitoso funcionamiento está comprobado. Incluso no necesitas tener experiencia profesional ni titulación alguna, lo que sin duda es un plus en la inmediatez y la puesta en marcha de tu lavandería en cuanto decidas abrir.

Requisitos legales: obras, instalaciones y licencias

Es el ayuntamiento del municipio en el que vayamos a abrir nuestra lavandería el que, tras haber abonado las tasas correspondientes, nos otorgará la licencia de apertura. Deberemos haber demostrado que nuestro local cumple los requisitos necesarios, entre los que destacan contar con:

  • Licencia de inicio de actividad.
  • Licencias de carga y descarga.
  • Licencia de obras o declaración responsable, dependiendo de la entidad de las obras que realicemos (obras mayores o menores), como:
    • Acondicionamiento de fontanería.
    • Instalaciones relativas a los vahos, la ventilación, humos y protección contra incendios.

Manual práctico: lo que no puede faltar en una lavandería de autoservicio

La ilusión y las ganas de trabajar en tu proyecto se materializan en el capital real del que dispongas para empezar a generar rendimiento. Por eso, debes procurar una montar lavanderia autoservicio eficiente, la que garantizarás si centras tu presupuesto inicial en estos dos aspectos fundamentales:

Las mejores máquinas: compra lavadoras y secadoras de varios tipos, con diferentes opciones de carga. Ten en cuenta que son la clave principal para el funcionamiento óptimo de la lavandería, así que no escatimes en calidad. Baraja las opciones que, sin suponer un coste inabarcable, ofrezcan un servicio 10, basado en las tres F:

  • Fáciles de usar.
  • Fáciles de arreglar.
  • Fáciles de reciclar.

El mejor local: un buen acondicionamiento, tanto interior como exterior, acompañado de un diseño sencillo, pero que inspire limpieza y confort, posicionarán tu lavandería de autoservicio en uno de los mejores puestos entre la competencia.

Ahora que sabes las ventajas de tener tu propia franquicia de lavandería, no lo pienses más e invierte en un negocio que empezará a darte rentabilidad desde el momento de su apertura.