¿Es el cráter de la Bahía de Cádiz un vestigio de la misteriosa Atlántida?

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Más allá de las Columnas de Hércules se extendían los dominios de la Atlántida, un reino cargado de riquezas y bienestar, un reino para muchos quimérico y para otros perdidos que narró Platón en sus diálogos Critias y Timeo. Curiosamente más allá de las Columnas de Hércules encontramos el cráter de la Bahía de Cádiz con todos sus misterios.

Se trata de un cráter de 300 metros de diámetro que se encuentra a una profundidad de 28 metros (aprox.), se puede observar desde el cielo y plantea mil y un interrogantes que aún no se han sabido contestar. Una de las hipótesis -por remota que parezca- sobre el mismo nos dice que podría ser el vestigio de los atlantes, aquel reino del que escribía Platón y que habría sucumbido en sólo una noche:

“Nuestras historias guardan muchas grandes y maravillosas hazañas de vuestro pueblo. Pero hay una que sobrepasa al resto en en Solón grandeza y valor. Estas historias cuentan de una gran potencia que, sin ser provocada, organizó una expedición en contra de toda Europa y Asia, a la cual vuestra ciudad (Atenas) puso fin. Esta potencia vino del Océano Atlántico, que en aquellos días era navegable, y había una isla situada frente a los estrechos que vosotros llamáis las Columnas de Hércules.

La isla era más grande que Libia y Asia juntas, y estaba en el camino a otras islas, y desde estas podrías cruzar al resto del continente en el otro lado, el que rodeaba al verdadero océano.

Este mar que está dentro del Estrecho de Hércules (el Mediterráneo), no es más que una bahía con una angosta entrada, pero el otro es un mar verdadero, y la tierra que lo rodea puede bien denominarse un continente sin límites. Ahora bien, en esta isla de la Atlántida había un imperio grande y maravilloso que dominaba toda la isla y varias otras más, y partes del continente, y más allá; además, los hombres de la Atlántida habían conquistado la parte de Libia dentro de las Columnas de Hércules, hasta Egipto, y Europa hasta Tirrenia.

Esta gran potencia, planeaba atacar y subyugar nuestro país y el vuestro y toda la región dentro del estrecho; y entonces, Solón, tu país brilló en la excelencia y la virtud de su fuerza, entre toda la humanidad. Ella (Grecia) fue preeminente en el coraje y talento militar, y fue la líder de los helenos. Y cuando el resto la abandonó, viéndose obligada a resistir en solitario, y después de verse en peligro, venció y triunfó sobre el invasor y libró de la esclavitud a aquellos que aún no habían sido subyugados, y generosamente liberó a aquellos del resto de nosotros que viven de las Columnas hacia dentro.

Pero después ocurrieron terremotos e inundaciones violentas, y en un sólo día con su noche de mala fortuna, todos vuestros soldados se hundieron en la tierra, y la isla de la Atlántida, de la misma manera, desapareció en las profundidades del océano. Por esta razón, esa zona del mar no es navegable, pues hay bancos de lodo en el camino, que fueron causados por el hundimiento de la isla”.

Platón que lo habría “copiado” de Solón y éste, a su vez, de los sacerdotes del Templo de Sais en Egipto, siendo muy anterior al 360 a.C. que es cuando lo populariza el filósofo griego. Lo cierto es que se han realizado expediciones de búsqueda del mítico reino pero jamás de ha obtenido una prueba sobre su existencia real, siendo las ubicaciones más probables -en el hipotético caso de existir- la de la isla de Thera, Santorini (Grecia) -si bien se ubicaría en el Mediterráneo- o en algún lugar de la desembocadura del Guadalquivir quizás fundiéndose con el mito, y realidad, de Tartesos.

Lo cierto es que la formación o naturaleza del cráter de la Bahía de Cádiz ha dado origen a pensar que podría tratarse de un vestigio de la Atlántida, pero también unos indican que se trata de la huella dejada por un meteorito al caer, y otros de una vieja cantera romana; sea como fuere los expertos coinciden en afirmar que el terreno ha cambiado así como el nivel del mar y que en 12.000 años la vista de la zona pudo ser totalmente diferente estando este lugar en tierra firme o cerca de la orilla, además a ello se suma un misterioso evento que ocurrió hace esos 12.000 años (sobre el 10.000 a.C.) y que puede muy bien ser ese cataclismo que acabó con la Atlántida o que originó que otras muchas civilizaciones hablaran sobre ello en forma de epopeyas y leyendas.

El investigador gaditano Eugenio Belgrano decía sobre ello: “Hay quienes defienden que se formó con la caída de un meteorito; otros señalan la posibilidad de que se trate de una antigua cantera romana; también han apuntado que se trata de la Atlántida por su tamaño y forma circular; hablan de una antigua base OVNI porque hay testimonios de personas asegurando que han visto luces luminosas saliendo del agua, y también hay voces que dicen que allí se hundió la flota de 1596 y se celebró la primera batalla naval contra los franceses, en 1808. Pero esto no es cierto. Nosotros tenemos nuestra propia teoría, que desvelaremos en el documental”. Y es que en las proximidades del cráter se han producido una serie de enigmáticos episodios que no hace más que alimentar la imaginación sobre su pasado o lo que ocultan las aguas.

Se ha querido ubicar la Atlántida en Andalucía, en Sanlúcar de Barrameda (que guardaría coherencia con el relato de Platón al ubicarlo más allá de las Columnas de Hércules y estar toza la zona inundada por las aguas pudiendo formar una especie de isla, aunque también la “perfecta” forma circular del cráter se ha querido ver como de un origen artificial y ser la capital del mítico reino que encontraríamos en Cádiz, puestos a fabular todo es posible como imposible es que se pierda el mito de la Atlántida con la imaginación no sueñe con, algún día, encontrarla.