Cómo conquistar a un hombre Tauro y Hacer que te Busque

hombre Tauro

Enamorar a un Tauro

Es uno de los signos del zodiaco que más hay que trabajarse, tiene cualidades que lo hacen muy especial y, como tal, hay que saber tener paciencia y comprenderlo así como ponerse en las situaciones que pudiera estar viviendo para no estar descolocados o ir contra sus deseos.

Saber cómo conquistar a un hombre Tauro y conseguir enamorar a alguien de este signo del horóscopo es tarea de mucho análisis y saber por dónde puede salir, por todo ello siempre debemos conocer el amplio sentido de la lealtad que tiene que le hace ser ganador de la confianza de cualquiera.

Son muy centrados, muy trabajadores y muy obstinados por lo que necesita que la persona que esté con ellos debe apoyarlo en todos los sentidos. Como pareja no tienen precio, son ideales, y complicados.

Lo primero que se debe saber es que son algo cortos para recepcionar las llamadas del amor por ello no hay que desesperarse y no lanzarse por ellos o ser descaradas pues lo espantará, hay que ser cautelosa y que comiences a que deseches ideas como, por ejemplo, miraditas, pestañeos, todo eso no va con ellos pues les pasa desapercibido.

Puedes pasar a la acción pero con ellos es más efectivo invitarlos directamente al cine, a cenar o a tomar una copa que a insinuar, como son desconfiados pues creerán que buscas algo de ellos, lo normal es que crean que una chica no puede invitarlo, hazle ver que es real, que vas en serio, su cara cambiará, se sentirá hasta adulado y eso es ganar la primera batalla, que siempre es importante.

Hay que hacerles ver que nos atrae, que nos interesa, para ello nada mejor que irlo deslizando en las conversaciones que se tienen con él, así cuando lo veamos podemos decirle que nos gusta la camisa que lleva puesta –si nos gusta de verdad, hay que ser sincera- o rasgos de la forma que tiene de ser, de su apariencia o de otras cosas que igualmente resalte, pero siempre que sea cierto, no vale adular por adular, se daría cuenta pues tienen un fino sexto sentido y no son tontos.

Si un Tauro capta ese interés y a él le interesas no lo dudes: irá por ti.

Son personas dadas a confiar pues ellos son muy confiables, en torno a ello no le gustan aquellas mujeres que son altivas o superficiales, le gusta que las cosas tengan un alma compleja, sofisticada pero humilde, saber que pisa la tierra y no vive en las nubes. Siempre quiere descubrir el lado más humano que, suele ser, el más difícil de hallar o de mostrar. Mucho cuidado con aparentar lo que no se es.

Cuando se coquetea con uno de ellos es importante que no se sientan avasallados pues eso les hará dar un paso atrás y les repelerá, es algo con lo que hay que ir poco a poco, no ser agresiva, no les gusta las brusquedades y siempre hay que ser delicadas, de buenos modales, ser muy cuidadosa al hablar.

Las primeras impresiones son vitales para el hombre tauro, el ser muy femeninas, el tener un atractivo especial o saberlo explotar bien es algo que sabrá valorar de forma especial. La feminidad, unos labios rojos bien pintados combinado con un maquillaje perfecto y bien arreglada hará que sucumba.

Pero la confianza hay que saberla ganar y debemos saber que son poco tolerantes y siempre tratarán de tener un complemento, aquella mujer que lo represente, que lo complete. La debilidad no les gusta y en el trabajo –si es de ese entorno- lo que les llamará la atención será la capacidad que tenga, como se desenvuelve, como aborda los problemas, lo transparente que se pueda ser y, de alguna forma, la actitud.

Buscan la fuerza pero sin que haya agresividad, les gusta la gente auténtica, la que muestra su cara de verdad y no los artificios.

Aunque parezca cerrado y de pocas palabras no debemos equivocarnos, eso puede ser al inicio y por el desconocimiento o la cautela que le provoca la primera impresión, son diferentes y enamorarlo se puede convertir en un juego entretenido.

Si hemos quedado con él y vemos que la cita no va por buen camino debemos confiar en nuestros instintos y armas de mujer, no hay otra vía, muchas veces funciona y muy bien.

En esa cita debemos dejarnos llevar, si él propone su casa no sientas miedo de estar en el terreno suyo, normalmente prefieren un entorno que conocen y, por otra parte, les gusta mucho cocinar y querrán que compruebes su buen hacer culinario. Preséntate, si es así, con un buen vino o un postre –advirtiendo que lo llevarás tú- pues será un detalle de buen gusto, él estará cómodo.

Son muy de rutinas y como tal no le gusta salirse mucho de lo que tienen establecido, si se va a algún sitio normalmente será donde él sabe que no habrá fallos y quedará bien. Le gusta tomarse su tiempo para todo así que ármate de paciencia y disponte a disfrutar, sin prisas, ese tiempo, seguro que es muy agradable.

Te debemos poner algo femenino, que acentúe las formas pues le llamará la atención, se sutil, elegante, no glamurosa, sin brillos ni estridencias pues eso no le gusta. Lo colores suaves, los pastel, son muy indicados, la gama del azul suele ser una buena apuesta. La “cara es el espejo del alma” así que trabaja el maquillaje sin opulencias pero sensual, hará su trabajo.

Selecciona, con habilidad, el perfume que te vas a poner, el sentido del olfato captará gran parte de su atención y, sin palabras, te habrás anotado un tanto.

Atención, es alguien materialista y como tal le gusta todo lo bueno, así que será muy de marcas de prestigio, él es así aunque también –por lo general- suele vestir con ropa más normal.

En la intimidad suelen ser muy divertidos y no es el hombre tauro de una sola noche, cuando inicia una relación lo hace con vistas a que dure y, por ello, suelen siempre repetir. Son caballerosos y no hay lugar al aburrimiento con ellos.