Compatibilidad entre Capricornio y Sagitario en el Amor

Capricornio y Sagitario

Por naturaleza hay que dar al signo Capricornio una gran seguridad, mucha confianza y que aprenda a marcar las diferencias de lo que puede ser y de lo que no, es algo que es innato en ellos y en otras muchas personas. Necesita certezas, necesita de alguien que esté junto a ellos y que pueda, en cualquier de los casos aportar estabilidad, necesaria y trascendente para ellos.

La compatibilidad entre Capricornio y Sagitario en el amor no deja de ser algo que estará en función de lo que busquen y de las certidumbres que tengan, de la serenidad, del espacio que tengan y que venga a rellenar sus vida, algo que no deja de ser lo esperado y lo deseado entre ambos. Se busca la eficacia en la relación pero el segundo de ellos puede dar lo que quiere y lo que necesita.

Suele tener el control de todo lo que sea el entorno más cercano, lo que le dé una visión más próxima a todo lo que, en determinadas circunstancias, pueda dar solidez y perspectiva de futuro. El equilibrio interior y exterior es el que hace que esté siempre en armonía y que no haya sorpresas más allá de todo lo que sea lo cotidiano, todo es solucionable si se tiene un poco de paciencia y voluntad.

Hombre Sagitario y Mujer Capricornio

Es difícil que, con esta forma de pensar no tenga posibilidades de llegar a algo más en la relación. Es la eficacia en lo que hacen así como el aplomo suficiente en sus acciones lo que hará, posibilitará, que puedan ir más allá de todo lo que, a priori, se piense de a dónde podrían llegar el resto de las personas sobre ellos.

No desean sorpresas de ningún tipo y, por ello, es una relación que puede dar muchos frutos, que puede llevar a dar con la pareja idónea en los diferentes órdenes de la vida. Allá donde les lleve juntos.

En la amistad son dos signos que pueden llegar a ser muy buenos amigos y que conseguirán una armonía y peso perfecto gracias el uno al otro, si bien esa estabilidad la suele aportar el Sagitario. Pueden llegar a tener raíces profundas que, en las relaciones humanas, es tan importante.

Encontrarse ambos supone un paso adelante pues se llamarán la atención y lejos de todo lo que pueda pasar o pueda suceder son los que mejor se pueden entender y consejos darse en cualquier duda que tengan o necesidad de ayuda.

Hay que decir que Sagitario es un signo muy querido y que presenta muchas compatibilidades con los demás que forman el horóscopo y que más fácil es de congeniar con ellos por lo que la asociación, de cualquier tipo, es lo idóneo.

Aportará al nacido bajo el signo de la Capricornio la solidez necesaria y será, además un aprendiz perfecto de todo lo que le tengan que enseñar.

En el amor son dos signos muy vitales, muy de darse todo lo que necesitan, muy de congeniar y complementarse. Admiran todo lo que pueden tener el uno del otro, lo que se pueden dar y se potencia juntos.

Se conocen ambos, a sí mismos, y admiran las cualidades, tienen una capacidad muy alta para amar y también para dialogar y tratar de solucionar los problemas que van surgiendo entre ellos.

A veces el nacido bajo el signo de la cabra siente que su vida es un caos y necesita de esa parte que le dé la estabilidad suficiente como para poder saber que todo está en orden, hasta adelantarse a los conflictos que, diariamente, salen y que de lo más ínfimo puede parecer que es una montaña.

El Sagitario es muy firme en todo lo que hace y, además, opina que la vida tiene que ser vivida de forma intensa, que es un derecho la felicidad y que hay que buscarla más allá de todo lo que pueda salir a su paso. Hoy se sabe que con todo lo que sucede a nuestro alrededor podemos estar seguros des pasado y del hoy pero no del mañana.

Hay que saber en qué dirección va cada uno pero al ser muy complementarios de adaptarán el uno al otro con mucha facilidad, es ir en dirección a donde quieren y lo que su corazón desea. Algo que les hace sumar y no restar dentro de su relación y eso es positivo.

Muchas veces se puede pensar que son almas afines y que no hay dos personas más iguales pero hay que tener cuidado pues también surgen sus problemas y deben hablarlo y tener mucho diálogo.

En el trabajo son tremendamente exigentes, no hay razones para no poder establecer un círculo estrecho de trabajo que les lleve a conseguir metas mayores cumpliendo sus obligaciones laborales.

Para ellos es una prueba a la que estamos sometidos, un reto que hay que lograr para ayudar, “el trabajo es salud” piensan y por ello se emplean a fondo en tratar de que todo salga en función de lo que piensan en torno a los proyectos y tareas que le encomiendan.

Para los primeros el trabajo es importante y es algo que ayuda a conseguir lo que se desea y saben que es lo correcto, una reciprocidad para vivir. Ambos unidos van a dar lo mejor de sí por llegar a las metas que se tracen.

En la familia nos encontramos con las responsabilidades que estas marcan y que, de alguna forma, debe ser las aceptada por ambos y que les llena completamente, aunque para el Sagitario es más una imposición a la que se debe adaptar y que debe hacer todo tipo de sacrificios en pro de ella y eso no siempre le es grato y les provoca conflictos.

Para el signo del Sagitario la familia puede ser un lastre y, por tanto, llevarnos a estar penando de por vida el tener una, sólo si su pareja le hace ver lo bueno que tienen comprenderá que es un valor a tener en cuenta con el que debe de sentirse bien y reconfortarse.