Compatibilidad del Hombre Leo y Mujer Piscis en el Amor y en la Cama

Compatibilidad

El estudio de la astrología nos dice que estamos ante una pareja complicada puesto que son dos personas que encierran en su personalidad características que los hacen poco compatibles.

Respecto de una relación amorosa entre el hombre Leo y la mujer Piscis podría ser posible, pero para ello ambos deberían de ponen de su parte y entender las notables diferencias que tienen sus signos del horóscopo, puedan llevar a buen puerto su relación de amor.

No hay nada imposible cuando se tienen fuertes sentimientos y deciden que quieren vivir la experiencia, poniendo mucha comprensión y hablando de aquello que no los hace compatible para poder superarlo entre los dos.

Compatibilidad en el amor

Piscis es un tipo de mujer que pone mucha atención en los detalles, pero es igualmente discreta. Cuando la atracción amorosa se deje sentir entre ella y el hombre Leo, será ella quien la distinga en primer lugar.

No obstante, hay que dejar claro de entrada, que no será la que se atreva a dar el indispensable primer paso. No se trata de debilidad de género, ella cree honestamente que debe ser el hombre Leo quien tome la iniciativa. La mujer Piscis solo quiere sentirse segura.

¿Por cuál razón Piscis prefiere asumir esta clase de actitud? No se trata de solamente su prudencia. Leo, actúa de manera similar a su astro regente el Sol. Posee un brillo natural que deslumbra a cualquiera y eso le da la opción del coqueteo constante con todas las personas.

Él se sabe atractivo para muchas mujeres y puede darse el lujo de flirtear con todas. La mujer Piscis no quiere sentir la frustración de equivocarse con una persona que la atrae demasiado.

Ella puede ser una mujer tremendamente atractiva para los hombres por su dulzura, inteligencia, romanticismo y su apasionamiento natural. Desde su perspectiva ella es el equivalente femenino de Leo y lo exhibe de manera espontánea, sin poses.

La mujer Piscis también es capaz de dejar salir cuando le interesa, su lado más exótico. Puede llegar a ser deslumbrante y provocadora. Es una artista de su apariencia, sabe arreglarse de manera tal que ningún hombre puede dejar de notarla cuando pase a su lado.

Sabe comportarse a la perfección en cualquier medio en el que se encuentre, tiene un don especial que le permite a encajar fácilmente. Todos notan su discreta presencia.

Justo a un lado de esta imagen, convive una mujer que actúa sin malicia, casi con ingenuidad y esta cualidad, cautiva hasta al hombre más pintado. Es una paradoja ambulante, un misterio que muchos quisieran develar, pero ella no duda, tiene sus ojos y su corazón puestos en su hombre Leo.

Compatibilidad en la cama

Para ambos signos del zodiaco, la relación pasional que los vincula es muy importante y por esto ponen en ella todas sus energías y pasión. Son capaces de poner en la cama todo su empeño, sin miramientos, aunque tengan perspectivas diferentes al respecto.

La disposición de Piscis es idéntica a su espíritu, ella quiere fundirse en su hombre con el máximo de romanticismo y amor. Leo quiere llevarla y dejarse ir por los infinitos caminos de placer completo y absoluto

La cama es ese escenario en el que consagran su amor y su gusto físico y carnal por el otro, entiéndase que tontos no son.

Actúan con parsimonia, se tardan en las preliminares, retardan cuanto pueden, el momento clave de su encuentro, no tienen prisa.

La ceremonia de su entrega no tiene reglas, cada día es diferente y maravilloso siendo Leo y Piscis una pareja apasionante y feliz.

A ambos les fascinan los juegos de dominación y sometimiento, un día uno de ellos es el amo, al siguiente puede ser el cautivo. Nada perturba su armonía conyugal. Sus naturalezas se conjugan como si de un acuerdo previo se tratase.

Él inventa y ella acepta emocionada cada nuevo juego con las esperanzas puestas en la renovación constante. Leo tiene en su fuero interno el deseo de alcanzar las mayores cotas de placer yeso desata su ánimo explorador.

En los espacios horizontales, el hombre Leo aspira a hacer gala de sus potencias amorosas, quiere ser el mejor. La mujer Piscis por su lado, se muestra absoluta y perfectamente receptiva a todas sus propuestas amorosas, le place plenamente ser su cómplice en la cama.

La intimidad devela y deja fluir sus virtudes y poderes amatorios, la noche es una puerta abierta a lo más hondo de su amor.