Compatibilidad entre Libra y Leo

Libra y Leo

Se podría decir que va a ser una relación llena de altibajos que viene determinada, no sin razón, por la forma de ser que tiene el signo del león que es un poco caótica, quizás junto a Escorpio, es de los más difíciles de emparejar, de relacionar, sobre todo por tener que mantener relaciones con otras personas, tarea ésta en la que suelen errar y prefieren mejor la soledad.

La compatibilidad entre Libra y Leo en el amor es algo que suele dar con poca frecuencia, dando igual si es a nivel sentimental o de trabajo, una situación de igualdad entre ambos genera poca empatía o simpatía, se puede hasta repeler con sólo conocerse.

El Leo siempre un conquistador, alguien que no suele actuar más que respetando, o siguiendo, a su instinto, aplicar aquello de conquista y que puede llegar a ser conquistado.

 

La primera impresión entre ambos es la de no gustarse, no caerse bien, no poder soportarse, a tal extremo que, como fuere era mejor evitar y es lo que hacen: alejarse el uno del otro. El león suele mandar, dominar, imponer su criterio sea acertado o no, es unilateral, dictatorial, en extremo es alguien que le gusta aislarse y estar a solas con sus ideas y sus planes.

Para ellos una relación no es posible si no hay desigualdad o encuentran a alguien como ellos, en cuyo caso saltarán las chispas pues es difícil de controlar, de saber por dónde puede salir todo ello, si es para unirlos más o, por el contrario, es para que se les acabe de ir el poco hilo de relación que tenía.

La actitud del Libra no ayuda, siempre trata de buscar el lado constructivo y, en ocasiones, no hay lado constructivo, perdiendo así parte de su tiempo y esfuerzo en algo que no tiene sentido. No verán las cosas como lo hace el rey y su relación no es posible desde lo que ellos desean: la igualdad y el equilibrio, es imposible.

Mujer Libra y Hombre Leo

En el amor hay que buscar muy dentro de ellos para saber que puede haber, Leo ve dentro de del amor el camino para llegar al éxtasis, al deleite, a admirar todo aquellos por lo que le gusta y pasa buenos momentos, es un disfrute eterno.

Para ellos el gozo es el principal y no entienden cómo puede haber personas que sienten esa llamada y la encauzan a un crecimiento interior, tal vez por qué no han comprendido realmente lo que es el amor aún.

Para el primero de ellos es una forma de dimensión espiritual y formativa, un camino para esa evolución tan necesaria que si se hace con la persona correcta no dejará de llevar allá donde quieren pues –en plural- es un deseo de pareja.

Leo no comprometería su estatus por algo que no comprenden, tienen complicaciones fuera del campo del amor y para ellos no es una prioridad, sólo deseos y necesidades que hay que satisfacer, es el lado más animal de este signo.

No deben establecer una guerra entre signos, uno es de una forma y el otro es de otra, los sentidos que tienen y la forma de aplicar o explicar sus conceptos del mundo son tan diferentes que llama la atención como pueden estar tan alejados.

En las amistades son realmente curiosos pues no podrán nunca dejar de sorprenderte cuando ves que ambos están entre los más aconsejados y que pueden ser, incluso, hasta los mejores amigos, por ellos el nacido bajo la balanza nota que puede ser muy positiva para complementar sus carencia y, de buen grado, lo acoge y quiere tener junto a él.

Necesita amistades así que sepan ser un escudo –y un paño de lágrimas- que les vaya quitando los sinsabores de la vida y las dificultades en las que se entra. Es una buena ayuda.

Va a encontrar en el rey (Leo) la fuerza necesaria que desprenden y que les motiva a seguir, a continuar, saben apreciarla, además de la lealtad y la entrega incondicional, no deja pasar de largo el poder conocer mejor cada una de esas facetas que entrega a los amigos y como tales no puede menos que buscar tenerlo en ese círculo tan importante para ellos.

Por su parte él da estabilidad y un buen punto de apoyo, un buen centro en el que estar siempre sujeto. La capacidad para dar un buen consejo o, simplemente ser aquel que soporta los malos ratos, los sinsabores, los desengaños y desilusiones del otro. Es un amigo, en toda la extensión de su palabra.

En el trabajo ambos tienen una extraordinaria capacidad, su capacidad laboral es muy alta y, por tanto reconoce el desvelo que produce el tener que ser una máquina perfecta en el entorno donde desempeñan su labor. Son rutinarios y aceptan bien los cambios y tareas nuevas. El nacido bajo el signo del león será de los que verán muy reconfortada su posición con el Libra haciendo de elemento equilibrador.

En la familia tiene un carácter especial, mientras el segundo lo ve como un elemento vital el primero cree que le hace de freno, que es un impedimento en sus objetivos y logros personales, tanto que es difícil que ambos puedan conciliar un punto medio, el desencuentro es más que evidente y hay muchas crudezas dentro de lo que es la visión que tiene cada uno pues chocan irremediablemente.

La casa para el primero es sólo un punto de operaciones, una sede a la que se va… Igual es el concepto de hogar. Para Leo es algo más, es donde se vive, se siente y se es feliz. A donde vayan ambos es algo que sólo ellos saben y que debe pasar por posiciones consensuadas antes que impuestas.

En líneas generales podemos decir que son signos muy diferentes y con objetivos alejados, no es que ambos no puedan tener una relación sólo que tienen que vencer muchas barreras que ellos mismos se han puesto y que les será difícil poder eludir. Les hará falta un poco de suerte y de paciencia.