Compatibilidad entre Tauro y Géminis en el Amor

Tauro y Géminis

Si hay un concepto que une a estos dos signos es el amor y lo sagrado que es para ambos. El primero de ellos estará dispuesto a todo tipo de sacrificios por que llegue a buen puerto y sobre todo de vivirlo con pasión. El segundo lo entiende de una forma distante, como una especie de carga voluntaria con la que se va pero que porta gustoso.

Es extraño pero la compatibilidad entre Tauro y Géminis siempre vendrá marcada por como entiendan ambos esa relación de amor.

Son muy activos para lo que quieren o muy pasivos para lo que les conviene y su propio enemigo son ellos mismos. La fuerza y la pasión de tauro, el empuje, las ganas, no es comprendida por el nacido bajo el signo de los géminis por lo que es un serio problema que puede llegar a cortar toda relación.

El geminiano suele ser siempre más distante o más retraído, ocasionalmente puede ser fogoso pero es como si su otro yo lo dejara en pocas ocasiones libre para poder optar por lo que realmente quiere.

Hombre Tauro y Mujer Géminis

Para el hombre géminis el amor no es una prioridad, es algo que saben que está ahí pero que hay otras cosas por delante en cuanto a sus preferencias. Si tienen que vivir con amor lo harán, no hay ninguna pega ni excusa, pero normalmente preferirán una vida más independiente, más libre, con menos ataduras, que para ellos les hace más felices.

No les gusta ni los compromisos no la posibilidad de estar en una relación encerrado. Les gusta el cortejo, estar con muchas personas, las relaciones largas le provocan una tremenda inquietud y sensación de estar amarrado y psicológicamente les puede, es una barrera.

El nacido bajo el signo del horóscopo de tauro es diferente, prefiere la entrega, el sacrifico común, caminar por la vida juntos mirando al futuro. Compartir, estar en casa, las relaciones monógamas, tener una sola pareja y que sea la definitiva. Eso es lo que prefieren pero siempre dependerá de la otra persona.

Se podría decir, como argumento, que ambos son muy poco compatibles en el amor, son diferentes por completo hasta en la forma de entenderlo, no se puede ofrecer todo, el géminis quiere la liviandad que el tauro no puede dar.

Además, dentro de una relación se le pide espacio, tiempo y una zona de confort que no está dispuesto a dar pues los celos se harían presentes y aunque acepte estos aflorarían rápidamente. No pueden estar llamados a convivir y si lo están lo harán al filo de la navaja siempre, con la sombra de la duda.

No quieren el amor quieren que se les conceda lo que desean en el momento concreto y eso no es fácil.

Les gusta construir no destruir, por eso los amigos con iniciativas, con propuestas, que tengan una mente activa, son siempre bien recibidos. El Tauro pondrá la bondad y la comprensión pero no se les debe tomar por poco inteligentes pues no lo son, están llenos de experiencia y ganas de ayudar y esto no debe malentenderse, el geminiano para esto si tiene maldad.

En el terreno de la amistad si pueden llegar a ser dos personas muy entendibles, pues al no mediar una relación afectiva en el que se pongan de manifiesto los celos pues podrá llegarse a entendimientos que pueden resultar francamente interesantes.

Ambos son muy trabajadores y pueden marcarse objetivos comunes y tratar de llevarlos a la práctica de una forma rápida y eficaz, no es sencillo pero tienen mucha capacidad y nada les va a parecer excesivo y mucho menos les superará. Ambos invertirán mucha energía para tratar de llegar más alto que nadie y son muy profesionales por lo que trabajar con ellos siempre será tarea fácil.

Hay que saber parar pues pueden tener la sensación que la jornada de trabajo dura 24 horas y esto no es posible, todo tiene su límite y su tiempo, se debe saber planificar todo para que la corrección en lo que se hace sea positiva y nunca una carga. Dice el refranero español que “lo poquito agrada y lo mucho enfada”.

En la  familia es todo un misterio el carácter camaleónico y extraño de Géminis, capaz de estar feliz ahora y enfadado en el momento siguiente, se ofende con nada, su susceptibilidad es enorme, tanto que va más allá de ser simplemente suspicaz.

Puede mal pensar de todo y de todos y eso hace que siempre esté con la guardia alta por lo que se escucha más de una vez aquella expresión de: “¡Qué forma de ser más rara tiene!”, con el tiempo todos se acostumbran pero siempre incomoda tener que medir mucho las palabras y los actos cuando se tiene a uno delante.

El estar en familia es un choque, a los Tauro les gusta mucho, es su vida, tienen ese valor desde pequeño, disfrutan de una cena o almuerzo en reunión hablando cada uno de sus cosas, pero el signo aparejado se comporta de forma esquiva, no quiere estar demasiado tiempo en esa situación, le cansa, le satura.

Tantos besos y abrazos, se dice para si  aquello de “tanta falsedad, este no aguanta a aquel y aquel no aguanta al otro y ahí están”. Es superior a él y opta por no pasar mucho tiempo en las mismas.

Parece dos personas en uno, quizás por su inseguridad o la falta de confianza, sea como fuere se les debe arropar y entender, son así. Para el signo primario, Tauro, la familia es lo primero, lo esencial y la vida no es plena si ella no está, todo es un camino del que se aprende y es una experiencia, para ellos, gratificante.

Pese a lo cariñoso que puede ser y agradable el géminis en el amor prefiere otras diversiones, hay que tener mucha paciencia.

¿Son Compatibles en la Cama?

Estamos hablando de dos signos del horóscopo que son muy fogosos, aunque la monotonía es algo que no les gusta y pueden perder el interés el uno en el otro.

En la cama le gustan que los sorprendan y que los mimen. Para ellos el mantener una relación intima plena consiste en el deseo, pero también en el cariño que reciben. Esto se acentúa en los géminis más que en los tauro.

Al ser dos signos del zodiaco tan parecidos en este terreno les viene bien a los dos para satisfacer a sus respectivas parejas el saber que necesitan de la probación y el reconocimiento.

Así que ya sabéis que tenéis que adular un poco tanto al géminis como a la tauro una vez terminada la relación en la cama o donde haya sido.
No hay ningún problema de compatibilidad en este ámbito y esto es algo que deben de aprovechar para disfrutar sin complejos.