Tauro Ascendente Virgo

Tauro y Virgo

La prudencia y la impulsividad están muy dentro de ti si eres de la combinación astral Tauro Ascendente Virgo. La organización detallada, las acciones con una planificación excelsa son las razones del por qué tienes tanto éxito.

Te ganas el respeto de los demás, ya que tienes un sentido común algo fuera de lo normal, eres dedicado y tu capacidad para trabajar es como el universo mismo, infinita.

Eres alguien muy exigente, detectando las debilidades de los demás con tan solo un examen preliminar, si no te controlas, puedes herirlos y afectar a los que son más vulnerables con tus críticas.

No pienses que eres perfecto, por lo que no debes exigir perfección absoluta a los demás. Igualmente pasa con tus relaciones personales, es difícil verte comprometido en cuerpo y alma. Además, tampoco dejas que te quieran, solo das el acceso autorizado a tu corazón.

La Mujer y el Hombre que son Tauro Ascendente Virgo

Eres una dama con el signo Tauro Ascendente Virgo, callada, discreta, misteriosa y bajo ningún concepto quieres llamar la atención de nadie.

Estas cualidades te hacen una mujer inteligente y práctica, con tus sentidos bien agudizados casi por instinto.

Si bien quieres moverte por tierra firme y no por arenas movedizas, es más lo que aparentes que lo que realmente pasa dentro de ti.

En muchas ocasiones estarás confundida, llena de dudas, ansiedad y llena de inseguridad, la imagen dura y segura que proyectas solo es una fachada, pero sin duda, utilizas la lógica para que puedas tener las respuestas adecuadas a las dudas que tienes en tu ser.

Si te quedas pensando demasiado tiempo, vas a perderte en los detalles de las cosas, a tal punto que vas a desviarte de tu camino principal.

Igualmente puedes pasar largas horas dedicada a tus propios asuntos, no seas egoísta y piensa un poco en los demás.

Tu sentido práctico a veces puede tener fallas, ya que muy en el fondo de tu corazón sabes que es tu deber estar al servicio de tus pares.

El signo Tauro Ascendente Virgo es uno de los que necesitan de mucho trabajo en el amor, no eres espontánea porque no te manifiestas genuinamente hacia tu pareja.

Esto pasa porque siempre estás buscando la perfección en donde no la hay, en vez de disfrutar las relaciones, tienes tu mente ocupada en otras cosas.

Siempre tendrás el rol pasivo en las relaciones amorosas porque nunca das un paso adelante y no tomas la iniciativa, contigo es muy fácil caer en la rutina, a no ser que tu pareja salve el día y la relación.

Si no tienes a alguien a tu lado que pueda sacarte de la rutina y de lo mismo de siempre, las relaciones contigo acabarán más pronto de lo que piensas. En el campo del trabajo, tu lógica te lleva a ser una administradora realmente eficaz, además de contar con una buena escritura, así que tu destino podría ser escribir best sellers.

El hombre Tauro Ascendente Virgo está lleno de inseguridades, en su ser tienen cabida las preocupaciones, la ansiedad y los cambios bruscos de ánimo.

Tienes un equilibrio mental, emocional y sentimental que trabajar bastante para no caer en este tipo de situaciones. Aunque llevas todo este mar de emociones en tu interior, proyectas una imagen calmada, serena y tranquila.

Una de las debilidades que tienes es que la proyección exterior de tu ser casi nunca va en armonía con lo que sientes realmente, esto causa que casi nunca sepas lo que de verdad quieres para ti.

Si las conversaciones entre amigos y demás personas en reuniones y eventos son superficiales, vas a guardar silencio, esto si de verdad hay muchas personas. Eres un hombre que prefiere evitar las multitudes y los lugares de mucho bullicio.

Ese mar de emociones internas se traduce en sentimientos ardientes, pero no lo expresas y los demás no se dan cuenta de esto sino todo lo contrario, piensan que eres alguien frío y calculador que no te interesa la vida amorosa y que no quieres nada con tu lado afectivo.

Esto lo puedes llevar al extremo, ya que las demostraciones de amor efusivas te irritan y tu timidez lo confirma.

Cuando encuentras a tu pareja ideal, eres el primero en estar atento a sus necesidades, ya que la lógica te indica que debes armonizar con ella y con tu entorno para que sean felices.

Si bien eres un trabajador incansable, amas la rutina y te sientes mejor en los puestos medios de las empresas que ejerciendo un liderazgo decisivo.

Compatibilidad y cómo son en el amor

La compatibilidad entre Tauro Ascendente Virgo es de las mejores del zodiaco, tan complementaria que cada uno obtiene lo que necesita del otro en excelentes términos. Puedes hacer cosas imposibles para otros cuando tienes una persona afín a tus propósitos y a tus creencias.

La responsabilidad es un pilar que te une a otra persona que tenga alguno de estos dos signos porque quieres seguir avanzando hacia adelante, para lograr una vida en donde los placeres no falten.

La rutina es beneficiosa para las parejas compatibles, ya que no eres de los que pierde los estribos por relaciones apasionadas.

Si eres hombre o mujer de Tauro Ascendente Virgo, el amor irá creciendo con el tiempo, además de algunos sentimientos y valores como el respeto, la fidelidad y la confianza mutua.

En cuanto a enfrentamientos, debes saber que tu ascendiente Virgo es bastante perfeccionista, chocando de frente con el relajado signo nativo de Tauro.

Tienes que tratar de enfocar esas energías en otros ámbitos que compartas con tu pareja ideal, ya sea en la música, la vida al aire libre, la literatura, etc.

Siempre habrá un amor sincero entre ambos, ya que estarán sostenidos por la lealtad y la confianza, respetas la independencia de tu pareja y ella hará lo mismo, si les gusta la monotonía, serán el uno para el otro.

Como eres de carta astral Tauro Ascendente Virgo te gusta la belleza a través de la figura masculina o femenina, pero eso no lo es todo a la hora de enamorarte.

Tampoco vas a encontrar el amor a primera vista, eres un ser lógico y no crees en estos aspectos de la existencia humana o divina, es más, cuando te gusta alguien, quieres saber cómo es intelectualmente, convirtiéndose esta cualidad en una marca de guía para tus futuras relaciones.

En algunas ocasiones no disimulas cuando una persona te gusta, utilizas una sabia combinación entre la inteligencia y la seducción total, volviéndote un hombre o una mujer absolutamente irresistible.