Lady Vulnerata la primitiva imagen de la Virgen Rosario

vulnerata
Primitiva imagen de la Virgen del Rosario, La Vulnerata

 

CÁDIZDIRECTO.- Lady Vulnerata es como la nombran en Valladolid a la imagen de la Virgen del Rosario gaditana que fue ultrajada por los ingleses en el 1596.

La primera referencia que consta de la devoción del Rosario en Cádiz lo encontramos en la historia de Cádiz de Agustín de Horozco, donde dice: “ la del Rosario era una de las nueve cofradías existentes antes del saqueo ingles en 1596; agrupaba a los morenos, y tenía su sede en el Hospital de la Misericordia”.

Esta imagen fue ultrajada en el ataque de los ingleses a Cádiz en el año 1596.

La imagen fue llevada a las islas británicas, y pudo ser devuelta a España gracias a la colonia católica de ingleses que consiguieron llevarla al oratorio privado madrileño de Martín de Padilla, y de ahí a Valladolid, donde actualmente recibe culto en la Iglesia de San Albano de los Ingleses, donde fue recibida por Margarita de Austria, esposa de Felipe II, el día 8 de septiembre del año 1600, y conocida desde entonces como “Lady Vulnerata”.

Nuestra Señora de la Vulnerata, es una talla de madera mutilada en sus brazos, con la cara rajada y unos pequeños pies como único resto del Niño Jesús que sostenía en sus brazos.

Varios siguen siendo los apuntes del origen de esta imagen, unos afirman que podría pertenecer a la Cofradía de los Morenos que promovían la veneración a la Virgen del Rosario, por lo que esta imagen podría tener esta advocación, y otras apuntan a que estuviera emplazada en la Catedral Vieja y que fuera una Virgen de la Victoria.

Después de varios estudios, no hay dudas que ésta “Vulnerata Vallisoletana” es la imagen titular de los morenos, que padeció los ultrajes de los invasores anglo-holandeses cuando el sitio y saqueo de la ciudad de Cádiz en 1596.

La imagen fue arrastrada por las calles de Cádiz y sufriendo cuchilladas y quemaduras en distintas partes del cuerpo. Totalmente desmembrada fue arrojada en un lugar que se conocía en Cádiz como “El Boquete”, lugar en el que, posteriormente, se erigió el Convento de Santo Domingo.