La pensión del terror de Cádiz

La ciudad de Cádiz esconde lugares mágicos y encantados, muchos son los que se atreven, cámara en ristre, a acudir a esos lugares misteriosos y enfrentarse a lo desconocido, muchas veces navegando más entre la leyenda que entre la realidad. La historia que les voy a narrar pertenece, en mi opinión, al reino de la ficción pero que, para otros, es una realidad; dudosa realidad, me permito añadir.

Así entre investigadores y divulgadores del misterio los enclaves encantados de nuestra ciudad son muy conocidos y, cada día se van aportando nuevos lugares de los que se cuentan que están encantados y poseídos por fantasmas. Así se configura un completo mapa que posteriormente tiene su recorrido en publicaciones y webs dedicadas a estos apasionantes temas.

Así nos llega un vídeo de uno de estos apasionados del misterio que se atreve a adentrarse en lo que ellos califican de pensión encantada en plena calle flamenco nº.6, cerca del Ayuntamiento de Cádiz y de la plaza de la catedral, su nombre es Pensión Comercio u Hostal Comercio, y dicen que ha sido lugar de sucesos extraños y sin explicación así como de registrase muertes variadas. Evidentemente todo ello merece una investigación a fondo para afirmar o rechazar tales definiciones.

El protagonista de la grabación se alegró de su suerte cuando al alquilarla el propietario le dijo: «has tenido suerte chico, vas a estar fresquito». Y es que la sugestión juega un papel importante.

Igualmente otros comentarios apoyan subjetivamente lo que, presuntamente, sucede en la pensión: «yo estuve en 2004 con unos amigos, realmente es una aventura…escaleras inclinadas, a partir de las 12 de la noche cortan la luz, ahora sube tu sin luz hasta la segunda planta y te encuentras con un baúl que huele a podrido. No se que habrá allí dentro, ¿una cama supletoria? Claro te tiran un colchón en el suelo, es terrorífica realmente».

Te Interesa:  Ouija, fantasmas y fenómenos paranormales en la calle Francos

Tal vez sea parte de la leyenda, un fake como gusta llamarlos ahora o, tal vez, tenga el germen de la verdad y exista algo de real en una historia que merece la pena investigar  y que será, en breve, investigada.