La relación entre la película ‘ET’ y Jesucristo según los Evangelios

Les quiero contar una historia que es realmente sorprendente y que me ha descubierto mi buen amigo el cineasta Carlos Dueñas y que se establece una extraña relación entre la película «ET: el extraterrestre» y Jesús de Nazaret. ¿Locura? Déjeme que les explique.

El director de «ET» fue Steven Spielberg, la obra que lo lanzó al estrellato y, según el mismo confesaba está basada en un amigo imaginario que él mismo creó cuando sus padres se divorciaron. Así la historia nos lleva a conocer al protagonista absoluto de la cinta que era un personaje venido del otro mundo y que tenía poderes especiales.

Película con simbolismo oculto

Era un ser tierno, lleno de amor hacia los demás, con suma compasión por los niños que conoce y estos los adoran. Es perseguido por las autoridades locales y llega a la vida de Elliot, el niño que lo acoge, en un cobertizo lleno de luz que está bajo las estrellas, a modo de pesebre. ¿Les suena? El simpático extraterrestre cura una herida en el dedo a Elliot gracias a su dedo luminoso, algo con lo que se representa, habitualmente, a Jesús de Nazaret, con este levantado, en una imagen tradicional e icónica del cristianismo. Además podría revivir a las flores marchitas, resucitar de la muerte a seres vivos, como Jesús de Nazaret con Lázaro.

Otro paralelismo es el nombre del niño: Elliot. Se quiere ver una referencia al profeta Elías bíblico. O la semejanza de la nave de ET con una cúpula de una iglesia o catedral. O el científico llamado Peter Keys, que traducido es Pedro Llaves, como San Pedro y las llaves del Cielo, así también como las referencia a las llaves en la película, un llavero con doce llaves, como doce eran los apóstoles. El propio Keys le dice al niño: «Es un milagro que él haya llegado a ti», frase rara si no fuera por ese trasfondo.

Te Interesa:  Los diez mandamientos satánicos y de Lúcifer

ET además se sacrifica por los demás, renuncia a Elliot y se encuentra al borde de la muerte, empatizando con el niño y hasta en el símbolo del color, predominando el blanco, que es la pureza y la espiritualidad, hay una analogía espiritual. Elliot recupera la salud mientras el extraterrestre languidece y muere, hecho que es un duro golpe al espectador y en la película para el niño. Además Elliot, como amigo suyo le dice en tan crítico momento: «Creeré en ti toda mi vida, ET, te quiero», cerrando la puerta de la cámara frigorífica. Entonces es cuando se ilumina «el corazón» y detecta la llegada de una gran nave que debe volver a llevárselo a su mundo.

El cuerpo de ET es robado por Elliot y su hermano Mike, lo llevan como envuelto en una mortaja blanca e iluminado por la energía que emana. Lo llevan al lugar de encuentro con la nave y allí, de nuevo, asciende al cielo con el niño, como si fuera María, suplicando a ET que se quedará en la Tierra.

Mensaje oculto o explícito

En esta imagen se impone el paralelismo del Evangelio de Mateo con una escena donde ET dice al niño «Aquí estaré» señalando al corazón. Además la madre de Elliot se llama María, en unas analogías que parecen que va más allá de la realidad. Donde hay una muerte, una Pasión, resurrección y ascensión.

Otras escenas curiosas es en Halloween como su hermano va vestido de romano, de centurión, en un guiño a la época subliminal. Se trata de un extraterrestre entrañable, no es malvado ni justiciero -como el Dios de los primeros tiempos. Además reparte amor y es inofensivo.

Te Interesa:  ¿Conoces la leyenda de las Sirenas de Cádiz?

Son analogías que se han encontrado con la película, tal vez fruto de la imaginación de los amantes de este tipo de películas y de aquellos que ven más allá. Cuentan que el propio Spielberg, al leer el libreto original, obra de Melissa Mathisson, dijo: «soy judío, no quiero hablar de esto» al ver los paralelismos existentes. Lo cierto es que Mathisson ganó el Oscar al mejor guion y fue un éxito rotundo. Melisa tenñia fuertes convicciones religiosas teniendo el favor del propio Francis Ford Coppola.

Un último detalle: el cartel de la película es un dedo humano tocando un dedo extraterrestre. ¿No les suena a la Capilla Sixtina?

A mí me ha resultado fascinante, la idea, obviamente, no es mía y sólo me he hecho eco de ello, resulta muy sugerente allá donde sabemos que en el Séptimo Arte se suelen incluir mucha simbología oculta y esta podría ser una. ¿Por qué no?