Presunto movimiento de la momia de Fernando III en la Catedral de Sevilla

/Hay ocasiones en las que un fenómeno natural puede ser confundido con un fenómeno de carácter inexplicado atendiendo a las circunstancias que rodean al protagonista del hecho. En muchas ocasiones la explicación más sencilla suele ser la acertada, sin buscar más rarezas a un caso que lo reúne todo. En el caso que nos ocupa TODO FUE UN BULO.

La Catedral de Sevilla, en su altar, guarda celosamente en una urna de plata, los restos del Rey Santo, de Fernando III, bajo la imagen de la Virgen de los Reyes. Cuerpo incorrupto cuya vida y milagros le valió ser canonizado en 1.671, bajo el papado de Clemente X, y reinando en España de Carlos II.

Fernando III, Santo Patrón de Sevilla, hijo de Alfonso IX y Berenguela, nació en la población zamorana de Valparaíso en el año 1.199 o 1.201. Tras la muerte de Enrique I y de su padre Alfonso IX, en 1.230, une las coronas de Castilla y León.

Cabeza de la Reconquista en 1.224, logró situar a la corona Castellano – Leonesa en la primera, por extensión, de España.
Falleció en el año 1.252, fue enterrado en la Catedral de Sevilla. Coincidiendo con su onomástica, que se celebra el 30 de mayo, es expuesto su cuerpo incorrupto, en la Catedral.

Y la sorpresa surge cuando en la última ostensión del cuerpo, cuya momia lleva visitándose públicamente 763 años, se produce un raro incidente para unos real y para otros incierto. ¿Qué ha sucedido? Pues que el Rey Santo parece que sufrió como uno de sus miembros, una pierna, se movía. Desde una publicación digital sevillana se narraba: «Decenas de testigos pudieron advertir en la capilla Real de la Catedral de Sevilla, como el cadáver incorrupto de San Fernando daba lo que parecía ser una pequeña cojetá.

Los allí reunidos, precisamente, para rendir sus respetos a los restos del patrón de la ciudad, San Fernando, no salían de su asombro, aunque sí de la capilla real, que quedó vacía en segundos tras el extraño suceso». ¿Donde está la pega? Que la revista Sevilla Today es de humor satírico y la credibilidad es escasa.

Por su parte las autoridades eclesiásticas no han hecho ninguna declaración sobre el tema, que ha llamado la atención y que convoca al misterio, la revista recoge “eso sin tener en cuenta días como hoy, aniversario de su conquista de Sevilla, en los que la nube de buenos recuerdos se le hace insoportable.

Te Interesa:  Expediente X del misterio en una Delegación de Cádiz

Además tengan en cuenta que todos esos miles de sevillanos que pasan mirándolo con carita descompuesta no ayuda, la verdad…”, publica la mencionada revista digital Sevilla Today. Quizás un poco más de respeto sería lo más correcto respetando enormemente al género de la publicación.

Este investigador fue uno de los sevillanos  que visitó ese mismo lugar pues, como amante de misterios y temas extraños de la ciudad, es un buen día para visitar al Rey Santo como a otras momias ilustres y cuerpos incorruptos de la ciudad. Me comentaron este hecho, busqué información y no encontré nada sobre ello y salvo algo en un tono irónico que tampoco invitaba a creer el rumor de lo sucedido, hasta que desde dentro del templo una voz amiga me indicó: «algo de ello ha habido». Sorpresa…

Si no hubiera sido un bulo -que lo es-, y puestos a ser racionales, por buscarle una explicación hay muchas y diversas, desde un simple movimiento de la urna que pudo desplazar alguna parte del cuerpo y al tiempo manifestar ese movimiento de desequilibrio hasta el mismo estrés al que se ve sometido cada año. Las consultan ya han sido elevadas a los forenses y estoy a la espera de respuesta a un hecho que es un bulo, más en la ficción que en la realidad, para ser un poco racional.

San Fernando, el “Rey Santo”

Fernando III, Santo Patrón de Sevilla, hijo de Alfonso IX y Berenguela, nació en la población zamorana de Valparaíso en el año 1.199 o 1.201. Tras la muerte de Enrique I y de su padre Alfonso IX, en 1230, une las coronas de Castilla y León.

Cabeza de la Reconquista en 1.224, logró situar a la corona Castellano – Leonesa en la primera, por extensión, de España.

Falleció en el año 1.252, fue enterrado en la Catedral de Sevilla y canonizado en 1.671. Coincidiendo con su onomástica, que se celebra el 30 de mayo, es expuesto su cuerpo incorrupto.

La importancia histórica del rey santo, Fernando III, en el Sur de España es innegable, principalmente en Cádiz y Sevilla. Fue con motivo de su beatificación en 1668 cuando se procedió a la apertura de su sepulcro en la Catedral, en la Capilla Real, un 17 de Marzo; allí, en solemne ceremonia se descubrió la loza que tapaba al mismo y hubo una gran sorpresa.

Al abrir el sepulcro se descubrió que el rey santo se encontraba con sus ricas telas en la cual destacaba el adorno que representaba a los castillos y leones, tan representativos del reino de España; además había un cetro, una sortija con un zafiro (posiblemente) y una espada con su puño en plata.

Te Interesa:  El misterioso "Triángulo de las Bermudas" de Andalucía

Se levantó acta porque aquel cuerpo tenía una peculiaridad: ¡estaba incorrupto! Todo ello sin, en teoría, haber sido embalsamado, hecho que analizaron y certificaron los médicos de la época, don Gaspar Caldera, don Pedro de Herrera y el erudito don Cristóbal Báez.

Sería un 3 de Marzo de 1967 cuando llega a la capital hispalense el denominado Breve Pontificio por el que se canonizaba al rey.

Y es que San Fernando tiene un lugar destacado en la Reconquista de España pero también en todo el Sur del país.

Una vez el rey Fernando III ganó la plaza de Sevilla mandó organizar la cuidad, don Remondo fue nombrado arzobispo, la vida municipal comenzó nuevamente a cobrar vida en la ciudad según la legislación cristiana; se otorgaron franquezas a los caballeros sevillanos y se hizo un reparto de terrenos.

El rey mandó construir naves en Vizcaya para proteger el Estrecho y la zona de Cádiz de otro posible ataque e invasión musulmana y atacar a Marruecos, pero no pudo hacer esto último al caer enfermo, estando en la primavera del año 1252 recluido en sus aposentos del Alcázar.

Entre tanto el príncipe Alfonso, posteriormente conocido como “El Sabio”, tomaba otras plazas como Jerez, Sanlúcar, Lebrija, Medina Sidonia y muchas otras. Pero fue avisado del grave estado de salud de su padre y tuvo que volver a Sevilla temiendo el fatal desenlace.

El 30 de Mayo de 1252 recibió del obispo de Segovia el Santo Viático, el rey salió con una soga al cuello –como penitencia- y dejado en el suelo su cetro y la corona en señal de renuncia a todo lo material: “desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo he de volver al seno de la tierra”.

En aquella escena estaban presente la reina doña Juana y sus hijos fruto de los matrimonios con la reina y con doña Beatriz de Suabia, estaba ausente el príncipe Sancho que ocupaba el cargo de arzobispo en Toledo.

El rey San Fernando, Fernando III, tuvo varias visiones de la Virgen María durante su vida, de ahí que se ganará ya en vida fama entre sus nobles de ser una persona santa. El descubrimiento de su cuerpo incorrupto aceleró todo el proceso por lo que hoy es conocido como el «Rey Santo».