Significado del Número 13 en lo Espiritual, en el Amor y la Biblia

Significado del Número 13 en lo Espiritual, en el Amor y la Biblia

13

Para muchos es el número de la mala suerte, aquel que nunca sería su favorito, sobre todo en la cultura latina donde tiene connotaciones ciertamente negativas pero, en cambio, tiene significados que nos podrían sorprender.

El número 13 en lo espiritual y el amor es importante dentro de la numerología no exenta de polémica en torno a él y que se asocia a esos malos augurios que, a veces, no le hacen justicia.

Son muchos los dichos que hay en torno a él y ese mal fario que daría origen a esa mala suerte los “Martes y 13” o los “Viernes y 13” que, incluso, ha dado origen a una serie de películas.

Este es un número que lejos de dar esa mala suerte lo que atrae es la energía, siendo el de las brujas y los hechiceros los que trataban de aliar la cifra a su favor con todo su poder mágico.

Siempre fue sagrado y se le relaciona con la muerte si bien es cierto que es más tendente a la renovación que a esta.

Nos indica el comienzo de un periodo de cambios, de transformación interna que casi siempre se asocia a lo positivo.

Tiene la capacidad y el poder de variar ciertos aspectos de la vida de la persona y todos los que están bajo su influjo son trabajadores natos, duros, honrados con ellos mismos y con todos los que le rodean.

Son un tipo de personas que tienen muy buen trato con los demás y valoran mucho los buenos modales.

Es una cifra compuesta, el 1 + 3, donde el 1 es Dios y es toda la energía de la creación, el inicio, lo que se comienza, lo espiritual, la impulsividad, todo lo que es básico y repleto de fuerza, de poder, de liderazgo.

El 3 es el camino abierto, iniciado, la expansión, la espiritualidad, la perfección, la gran luz.

De su unión surge el número 13 que es muy importante dentro del significado de los números, al tener mucho poder y fuerza este dígito.

Qué Significa el Número 13 en lo Espiritual

Representa siempre el resurgir, el lado más metafísico de la persona e, igualmente, la necesidad de un cambio, una transformación interior que, de alguna forma, haga girar la vida de la persona amparada bajo este número.

Si el número 13 parece que te persigue debes saber que está vinculado al Karma y que dentro de este y el terreno de lo espiritual es la muerte y la resurrección, los cambios que se inician por algo, la calma que sigue a la tormenta.

Dentro de la espiritualidad y el karma el 13 es la muerte simbólica de una persona para acometer el momento de su resurrección. Puede caer en desgracia y luego ser agraciado, pero discutir con alguien y luego tener su amistad, puede sentir odio o animadversión y, luego, amor.

La persona debe asistir a un cambio, un momento inicial que enciende una mecha que desencadena unos acontecimientos negativos que posteriormente da paso a la metamorfosis, la resurrección, la transformación, el renacimiento, un nuevo comienzo en lo espiritual pero que también se puede dar en otros aspectos de la vida.

Nunca se debe dejar llevar por la pereza y la constancia debe ser su emblema, tampoco de lo material pues eso lleva a la codicia y al ego. Debe eliminar de su vida, para enriquecer el espíritu, el alma, todo lo que sea mostrar indiferencia, descontento o falta de respeto o modales.

Básico en todo ello será el trabajo interior sin desfallecer, ser negativo o ineficiente, y trabajar por lo que se quiere.

Será muy importante el pensar que se puede lograr lo que buscas, pues de lo contrario hará que te sientas vacía/o. Aparte, debes de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

El Número 13 en al Amor

Quienes tienen marcado el número 13 es lo espiritual o el amor tienen un fuerte carácter, una gran personalidad, pero lo negativo también aflora y son personas que tienen un lado más secreto y oculto: su intolerancia.

Son muy intolerantes con los demás, no soportan opiniones contrarias a lo que ellos piensan, cuando no siempre tienen la verdad absoluta, pero ellos no lo comprenden.

Pese a su ímpetu y su energía deben aprender a canalizarla como es debido, pues si no lo consiguen es derrochada o mal empleada, deben estar muy bien motivados o caerán en la desazón y el cansancio.

El número 13 en el amor es muy pasional, se asocia con la diosa de la mitología nórdica y germánica Freya que es la diosa del amor, la belleza y la fertilidad.

Hay muchos relatos en la que se la invoca. Son ardientes, se centran en una persona y la quieren a toda costa, siendo incluso obsesivos.

Saben cómo atraer y puede ser tremendamente sensuales. Las mujeres con el número 13 resultan irresistibles y dominan bien el arte de la seducción.

Significado del Número 13 en la Biblia

Para los que son supersticiosos este número es sinónimo de mala suerte, de algo malo, de todo lo que es negativo y en las Escrituras tiene las mismas connotaciones, incluso de apostasía.

En el génesis se habla de rebelión vinculado a este número en los servidores de Quedorlaomer.

Se considera que el número 13 como la resistencia al gobierno, algo que en la Israel bíblica era normal debido al poder que sometía el Imperio Romano.

Pero el 13 también es el pecado y la desobediencia, algo que como pueblo levantisco (rebelde) les resultó óptimo, pero también negativo por la represión a la que fueron sometidos en diferentes tiempos como con Pompeyo o antes en la figura de otro gran conquistador como Alejandro Magno.

El rey Salomón, marcado por su gran sabiduría, apostató debido a que sucumbió a los dioses de las mujeres, por ello se consideró un «sin techo» pues tardó trece años en construir su casa.

El gobernador número 13 del Libro de Jueces fue Abimelec, de los veinte reyes que reinaron en Judá trece de ellos fueron apóstatas y el exterminio de los judíos fue, en el Libro de Esther, el 13 del mes duodécimo en el año que hacía el 13 del Asuero. Nada es casualidad y todo marca ese camino del caos.

Además, si nos paramos a contar las veces que las palabras con connotaciones negativas salen en trece ocasiones en el Nuevo o Antiguo Testamento nos encontramos con que entendimiento, burla, hurtar, hipócrita y apostasía aparecen ese número de veces.

En la gematría el 13 se vincula al dragón -con todos sus aspectos demoniacos o malignos-, la tentación, el homicidio, la serpiente o designar al diablo y a Satanás.

Conclusiones

Es símbolo de rebeldía y libertad, de lo que se afana y están de moda, así en pandillas y grupos o bandas, como la Mara Salvatrucha (MS-13), muchos de sus seguidores tienen tatuado un número 13 como representación de esta.

En lo positivo hay que decir que son personas que son capaces de superar sus errores y seguir adelante siendo muy constructivos, se adaptan a los cambios y son muy capaces de superarlos. Buscan encontrarse a sí mismos y superar todas las barreras para ser felices.

En la cultura maya este tenía un significado especial, era sagrado y representaba a las fases de la Luna.

En su especial calendario había tres cuentas, la galáctica, solar y la lunar. La duración es como el nuestro, de 365 días que se dividen en 13 fases lunares, a razón de 28 días cada una, muy ligada al lado femenino de las cosas. Ellos creían que el 13 les permitía volver al cielo junto al Ser Esencial. Era el 12+1 y es el Altísimo.

Un refrán muy conocido en torno a él es “Martes 13, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes“.

En los países anglosajones el día malo es el “Viernes 13”, la mala suerte, la mala fortuna.

Parece que todo se debe a que es una cifra que evoca cansancio y estrés por los ritmos de vida, donde la concentración es más inadecuada por estar a mitad de mes, así también por las derivaciones que tiene de la cultura latina.

Se puede tener fobia al número trece, el propio compositor Richard Wagner la desarrolló y tenía auténtica repulsión al mismo, se llama triscaidecafobia.

En definitiva, el número 13 en lo espiritual y en el amor no tiene porque significar nada negativo, siendo más bien un aviso de cambio y de superación.