Runa Inguz

runa inguz

Es también llamada como Iwaz, Eolh, Elhaz, Ihwar y Eow y se relaciona a la protección y de defensa, por lo que es una pieza muy importante dentro del significado rúnico.

Su descripción es sencilla pues está formada como una línea vertical y otras dos oblicuas en lo que es el tercio superior de ésta, viene a ser una especie de esbozo –a base de líneas- de un hombre con los brazos abiertos y elevados al cielo, como si fuera una especie de gesto de oración, como si pidiera por la protección o diera las gracias a los dioses.

Igualmente que es aquel que soporta un enorme peso sobre sobre su cabeza, un Atlas en la mitología griega.

Está relacionado con los cuernos del alce y es la invocación a la idea de protección. Igualmente nos recuerda el junco que se no se quiebra, se puede doblar, pero jamás se podrá quebrar.

Es un tipo de runa que se asocia a la influencia afortunada, a la amistad, a la protección, al triunfo, a la salud, al placer, a la plenitud, al éxito, al escudo, a la defensa, al rechazo del mal y todo lo que es negativo.

Pero también es la moderación y el resguardo, el buen discernimiento, todo lo que es el raciocinio, el poder protector, la conexión entre lo terrenal y lo celestial, entre los dioses y los humanos. Es una runa que advierte de la buena suerte que está por llegar.

Para una parte de los expertos representaba al templo, al espacio sagrado, a la humanidad, a la consciencia cósmica; es una pieza que da la protección pero no la victoria. Es el reciento protegido de los dioses, da la seguridad en la lucha, en la batalla. Anuncia los nuevos caminos a andar y la protección contra todo lo que son ataques.

Significado Runa Vikinga Inguz

Se trata de una runa de transición que significa las oportunidades y los retos, así quién la porta se evita la presencia de las influencias no deseadas y malévolas o malintencionadas.

Es el poder de la vida, la lucha del espíritu por la superación propia, por avanzar. Todo esto nos recuerda, así como el avance, a golpe de corazón y con las mejores acciones, todo ello será protegido por las energías superiores, por lo que viene de los dioses.

Los vikingos se protegían con el escudo, el casco y las pieles, en todos los elementos que portaban tenían grabados este tipo de figuras rúnicas, pero Algiz era siempre la protectora.

Se trataría de una pieza que es el espejo del “guerrero espiritual”, aquel que siempre lucha con sí mismo, que recuerda que es consciente, verdaderamente, de su propia protección, sólo el ser humano puede protegerse así mismo, eso debe darle templanza, cortesía, bravura.

El ser humano debe enfrentarse a sus propios miedos y al dolor, al dolor no físico, al dolor del alma o al de los sentimientos, un dolor que no debe ocultarse, que no debe negarse, que se enfrenta a lo que se siente, ahí estará su progreso.

Siempre se opta por el camino fácil, por aquel que sabemos que no va a dar complicaciones cuando, en muchas ocasiones, es el más estéril. Hay que ser fuertes, nunca sobrevalorar nuestras posibilidades pues es la vía más rápida para abonarse al fracaso. Se debe alejar de la gente que pretende que hagan los demás sus batallas como propias.

Se debe esperar siempre que sea la Naturaleza la que indique hacia donde se debe ir, se debe buscar la armonía, se debe buscar lo emocional, lo físico, no hay cambio favorable si no hay una actitud objetiva frente a una situación que nos puede llegar a inquietar, a preocupar, es la mejor forma de prevenir la circunstancia del control o de todo aquello que forman los sentidos.

Si la runa Inguz es invertida se estará en la zona de influencia de todo lo que es indeseable, de aquello de lo que se debe defender el ser humano a toda costa, de momentos en los que la protección es máxima y que actuar apropiadamente y en el tiempo adecuado es vital.

Inguz nos va a recordar siempre que debemos progresar, que todo puede servirnos para que en los momentos de dudas sepamos ver el camino, sepamos ver una luz que nos indique por dónde ir, por donde seguir, por donde pisar y transitar.

Se debe cuidar la energía y no meter más cargas de las que se puede sobrellevar, se debe analizar todo lo que son las asociaciones que existen entre los momentos y que debemos saber si es el momento adecuado para involucrarnos en todo lo que ello implica. Se debe permanecer atento a esta responsabilidad, al estado, de esta manera es importante poder beneficiarnos de ello.

Es indistinto si la empresa es más o menos favorable, o si se tiene éxito o se fracasa, es lo de menos, puede que no se gane pero jamás se perderá y se puede tomar como modelo y ejemplo todo ello, aprender de esta lección.

El dios relacionado con esta runa es Heimdall, que es protector, que es el vigía de los dioses. Por todo esto la runa tiene espinas o lo que también pueden ser considerado como cornamentas defensivas al estilo de cómo mal de ha representado los cascos de los guerreros vikingos.

Debemos saber que Heimdall es hijo del dios Odín y de nueve hermosas gigantas, estas lo alimentarían junto al mar bebiendo sangre de jabalí; con ello representa la fuerza de la tierra, el amor, el calor del sol. Es uno de los dioses más destacados del pabellón de dioses y que, de alguna forma, tiene un papel destacado.

Heimdall significa “el que lanza claros rayos” o “Dios de la luz”; y la descripción en la mitología escandinava no deja de sorprender pues se decía que era grande y hermoso, que tenía dientes de oro centelleantes y un caballo majestuoso llamado Gulltop. Debía controlar y vigilar a Bifröst, el puente del arco iris entre Midgard –que era la tierra de los humanos- y Asgard –la tierra de los dioses-.