Qué Significa Soñar que Atropellan a tu Hijo

Qué Significa Soñar que Atropellan a tu Hijo

Atropellos

Hay sueños que pueden resultar una pesadilla y hacen que la persona se levante tremendamente agitada y nerviosa. Sueños de esos que a una/o no le gusta tener porque implica dolor, aunque sólo se quede luego en lo onírico, pero el sobresalto no hay quién lo quite.

Lo primero es decirte que no se trata de un sueño premonitorio. O sea, que el soñar que atropellas a tu hijo no implica que vaya a suceder en realidad.

Simplemente es el temor que se tiene sobre el bienestar de ese hijo pequeño o grande, da igual, es tu niño y eso lo que importa.

Ante las situaciones que se presentan en la vida, manifiesta el sueño esa inquietud, sobre todo por qué piensas que qué va a ser de él/ella, a qué se va a dedicar, cómo se ganará la vida y otros interrogantes que expresan la protección que se tiene con los hijos.

Es normal, es la preocupación que se deriva de ser madre o padre y, casi todos lo han tenido, pues es algo inherente en la persona.

Se debe tener en cuenta que cuando se experimenta con soñar que atropellan a tu hijo puede ser debido a dos circunstancias.

Una de ellas es que el niño sea aún pequeño y cuando lo miras a diario, te preguntes por él y lo que querrá ser de mayor, lo que hará con su vida. Son los deseos y las expectativas que depositas en él sin ni siquiera darte cuenta.

La segunda opción es que ya sea una edad de adolescencia y se vea que se está más errático/a en cuanto a lo que se quiere ser o se quiere estudiar, y por ello el sueño delata esta preocupación.

Cuando sucede esto en lo onírico no es que se tenga un sueño premonitorio, sólo es un sueño psicológico en el que todo sale al exterior de la persona.

El coche que se dirige a atropellarlo es la vida y sus peligros, todo aquello que le puede afectar y que se puede poner en su camino de forma negativa.

Él o ella no dejan de ser los protagonistas y al ser atropellado quiere decir que puede sucumbir a la dejadez, a la desidia, no estudiar, no trabajar, y eso es lo que tiene la relevancia para ti.

Otro significado que tiene este tipo de sueños es que puede que pienses que tu hijo no esté en un momento bueno y creas que debe tomar otro rumbo su vida siendo más constructivo para él.

Soñar que atropellan a mi hijo

Los atropellos en el mundo de lo onírico significan mucho, pues independientemente de todo lo hablado, nos encontramos ante hechos que se pueden considerar injustos y, como tales, generan impotencia.

Se puede dar el caso, dependiendo de las circunstancias personales de quien lo haya soñado, que a los significados expuestos anteriormente se le sume la necesidad de poner remedio a situaciones injustas por las que se está atravesando.

El sueño indica que has sido víctima de una injusticia y el soñar que atropellas a tu hijo es lo que tu subconsciente te envía como dolor ante lo ocurrido.

Puede que en el sueño te veas que eres tú quién cometes el atropello y en ese caso serás tú quién seas responsable de una situación injusta que en el sueño se representa como tu hijo pequeño.

Este tipo de sueños tiene una relación directa con las preocupaciones de la persona y con las responsabilidades que se tienen, todo aquello que te puede sobrepasar y que, igualmente, puede ser un exceso de sobreprotección por tu parte.

Piensa que no podemos controlar las decisiones ni el futuro, que somos responsables de nuestro propio destino, pero no el de los demás y que, en esta vida, se aprende a base de experiencia que, muchas veces, tiene como aula de enseñanza el equivocarse.

Deja que cada uno tenga sus propias responsabilidades y tome su camino aunque haces bien en velar que ese camino sea el mejor.

Te la confianza siempre de hablar con quién quieres -que puede ser tu hijo u otra persona- y expresarle tus ideas y tus sentimientos.

No te preocupes por tanto si has experimentado el soñar que atropellan a tu hijo pequeño, puesto que no es algo que vaya a suceder, sino un mensaje sobre la preocupación que siente por él o por situaciones injustas que vives en tu día a día.