Soñar con Terremoto en el Trabajo o en mi Casa y Salir Ileso

Soñar con Terremoto en el Trabajo o en mi Casa y Salir Ileso

Terremoto

Si alguna vez has vivido un terremoto en directo siempre es algo sobrecogedor (en función de la magnitud del mismo) y una experiencia inenarrable. Su sinónimo en el mundo de lo onírico es, cuando menos, muy perturbador.

Verte en pleno terremoto es algo que nos puede inducir a pensar que algo malo puede sucedernos a nosotros o alguien de nuestro entorno. Pero veamos que significa para comprender mejor lo que nos quiere decir este tipo de sueño.

Los terremotos en el mundo de los sueños se relacionan con el significado que tienen en la realidad, es la liberación, el nuevo ciclo que llega. No es que vaya a pasar nada malo en torno a nosotros sino que es algo que nos anuncia que llega un nuevo periodo, una nueva etapa o se va a llegar a ella.

Tal vez tenga que ver con el trabajo o con la familia, puede que asientes la relación con tu pareja o que cambies pues otro amor ha llamado a tu puerta y es para bien. Las posibilidades son muchas y diversas.

Soñar con terremoto en el trabajo o en mi casa y salir ileso es buena señal aunque parezca lo contrario. Aunque hay matices importantes.

Si sales ileso del terremoto en ambos ámbitos es que hay cosas buenas que se acercan. Si es tan fuerte que destruye tu casa o el trabajo, tu oficina o lugar laboral, tiene dos vertientes.

La primera es el hogar y significa que hay un amor muy grande por la familia, es el deseo de protección que tienes con ellos y el querer que nada malo les ocurra, tu preocupación por ellos es extrema y debes aprender a relajarte.

No es negativo sentir de esa forma pero procura relajarte un poco y que la ansiedad no se apodere de ti pues es mala acompañante.

Hay cosas en la vida que tienen que pasar y que tú no puedes hacerle nada como, por ejemplo, una enfermedad. Se superarán los problemas, pero no puedes ser el pararrayos de nadie.

En el trabajo estás tan a gusto que todos los proyectos o labores quieres hacerlas tu y eso es imposible, debes aceptar tu posición en la empresa.

Si eres un empleado procura no abarcar más de lo que puedes hacer, si eres un jefe procura no abarcar más de lo que estás preparado para dirigir.

El que mucho abarca poco aprieta. Las cosas de una en una y bien hechas, al final todo buen trabajo tiene su recompensas.

Si el terremoto es muy grande es que en el entorno en el que nos vemos (trabajo, familia) hay un proceso de reconstrucción, algo que se vuelve a reconducir.

Puede que se hayan atravesado momentos malos en el terreno económico, se hayan pasado apuros y, ahora, se comienza a ver la luz en ese sentido.

En el amor puede que se haya vivido situaciones estresantes motivadas por peleas o una ruptura.

Tras ello llegará la calma y la estabilidad emocional, todo irá reconduciéndose y calmando, procura no pinchar a la otra persona ni recordar malos momentos o malas respuestas, no enciendas una nueva mecha y no entres en polémicas si la otra persona está dispuesta a avivarlas.

Simplemente deja el tema o se cortante para que quede claro que no quieres discusiones o porfías y sólo quieres solucionar el tema. Eso hará ver a la otra persona que no tiene nada que hacer si va por esa vía.

El terremoto puede ser muy fuerte y, pese al riesgo que en el mismo se tiene, sales ileso, siendo aplicable al trabajo o a casa.

Si es así es que tu cabeza te está dando un toque de atención para que te decidas ya de una vez por una de las opciones que está sopesando.

Qué tomes las riendas, que te decidas, que asumas decisiones, que te decantes y tomes la iniciativa y el control.

Debes comenzar a poner los cimientos para construir el templo en el que deben estar tus objetivos, todo aquello que quieres lograr, que quieres alcanzar.

Comienza la etapa con solidez, deja atrás todo lo que te haya frenado y conquista aquello que deseas.

Recuerda que todo gran reto requiere un trabajo, un esfuerzo, un sacrificio, nadie da nada gratis. Desconfía de lo fácil.

En el trabajo también significa que puede haber cambios o que pueden surgir nuevos proyectos y es posible que te afecte, tal vez un traslado a otra ciudad u otra oficina.

Es posible que sea el momento que esperabas y que te puede favorecer en tus aspiraciones dentro de la empresa y en lo económico.

En el mundo de los sueños el terremoto siempre va a ser sinónimo de los sucesos que llegan de imprevisto a tu vida y que no se pueden predecir o ver venir.

El simbolismo es el de los cambios que afectarán a tu vida, la reconstrucción, la reflexión sobre lo que haces o quieres hacer.

Son cambios y, como hemos indicado, no tienen por qué ser negativos pues todo cambio implica cosas positivas y negativas, la percepción, por la magnitud de un terremoto, no debe ser mala, sólo que hay detalles que matizan el sueño y la percepción de la realidad puede ser diametralmente opuesta a lo creemos.

Debe ser también una llamada al conocimiento interior de la persona, a evaluar lo que es mejor y peor, lo que se quiere, a donde dirigir los esfuerzos y la persona que quieres ser, en la que te quieres convertir. Puede que se avecine un giro de 180 grados y te afecta.

El mundo de los sueños, de lo onírico, está lleno de matices y, por ello, es importante que se recuerde el máximo de detalles para que sea lo más completo que se pueda a fin de una mayor exactitud.