Soñar con un Tsunami y Grandes Olas

Tsunami

No hay nada más incontrolable en la Naturaleza que la fuerza que puede llegar a generarse tras un terremoto, su grado de destrucción puede ser total y puede hacer que una gran ciudad desaparezca en tan sólo unos segundos. Cuando esa violencia se produce en el mar genera grandes olas que, llegadas a la costa, pueden ocasionar un caos auténtico y un nivel de devastación total.

Cuando se sueña con un tsunami debe existir una inquebrantable relación con el agua.

Quizás no es lo más usual dentro de lo onírico, máxime cuando es algo muy puntual pero que los medios de comunicación nos han acercado en estos últimos tiempos debido, precisamente, a las grandes tragedias que se van sucediendo a lo largo y ancho de este planeta.

La fuerza que tiene uno de estos eventos destructivos es tan alta, y tan desconocida, que asusta sólo con pensarlo, no tiene barreras, ni se la puede frenar, el poder es enorme y tiene varios significados en cuanto a los sueños se refiere.

Cada cual es más contundente pues está en función de la fuerza, volumen e intensidad. Siempre es algo que el subconsciente quiere decirnos y a lo que debemos atender.

La magnitud  y altura de las olas, como fenómeno natural, debe ser tenida siempre en cuenta pues siempre será negativa, pero cuando decimos “he soñado con una mega ola” pues atender a diferentes inquietudes con diferentes puntos de análisis.

Debemos prestar atención y tratar de recordar aspectos que son cruciales, por ejemplo, la altura, como estaba el agua de limpia o de sucia, si vivimos –más bien si se sobrevive- o morimos… Todo ello es importante así como si vemos una gran inundación.

Para comenzar debemos saber que el significado de soñar con un tsunami tiene que ver en cómo estamos interiormente, así se puede estar en unas circunstancias más o menos estables, pero siempre nos dice que hay algo que nos preocupa internamente, posiblemente a la inestabilidad que ya intuimos pero no queremos reconocer.

Son problemas que se avecinan en un periodo no demasiado largo, a corto plazo, y esas grandes olas lo que nos dicen es que –en función de su tamaño- serán más o menos fáciles o difíciles de llevar y que pueden ser devastadores en nuestra vida.

Tiene es que ver con todo lo emocional, la mayoría de las dificultades las debemos encontrar en nuestros propios miedos y conflictos.

Son los cambios que debemos acometer que nos han llevado a una situación que nos ha sacado de la rutina, que nos han posicionado en un momento en el que no estamos bien ubicados y estamos a merced de una agenda programada que no deseamos, en todos los aspectos, eso nos lleva a la confusión y al rechazo pese a que, nosotros mismos, tratamos de seguir dentro de ello, lo cual es paradójico, hay una especie de bajada de brazos, de dejadez.

No tenemos una reacción contra todos esos cambios, nos causa sorpresa, nos depara agitación, pero, de alguna forma, llegado a ese extremo es lo mejor poder hacer una pausa, una reflexión, despejar la mente para poder actuar con más claridad.

También hemos de analizar todos los elementos que encontramos dentro de lo onírico y dentro del sueño en sí, si es muy turbia y tiene mucha fuerza lo que presaga es el caos, la destrucción, la devastación.

Significado de los Sueños con Olas

Debemos comenzar a mirar dentro de nosotros y saber contra lo que tenemos que luchar y todo lo que debemos salvar para vencer en todos los retos que nos hemos planteado. Hay que solventar los problemas que tenemos y dejar atrás sensaciones poco reconfortantes. Debemos ser más sinceros.

Si está formado por lava volcánica es que estamos al límite y que nuestra salud o bienestar está casi a punto de desequilibrarse, no tenemos una capacidad de control de las emociones y debemos tratar de coger aire e ir poco a poco, no debemos callarnos y sufrir, debemos exteriorizarlo y luchar para salir de dónde nos encontramos.

El fuego es otro elemento positivo pero según el contexto, en este caso es síntoma de conflictos.

Interpretación Cuando Soñamos con un Tsunami en la Playa

El significado puede variar dependiendo de todo aquello que rodea al sueño. Depende por tanto de donde estés, con quién y en que circunstancias.

Si es de noche cuando se produce es que atravesaremos momentos duros, dolorosos, estaremos al punto de ceder, de dejarnos llevar pero debemos ir contra esto pues se acercará un renacimiento que será positivo.

En el camino dejaremos muchas cosas pero lo que más nos dolerá es que sacrificaremos algo que será como un puñal en el alma, al final saldremos con bien del envite pero no sin derramar lágrimas.

Cuando vienen juntos un terremoto y un tsunami a la vez es que debemos estar muy alerta pues se va a producir un cambio imprevisto que no sabemos ni estamos advertidos. Hay que ser cauteloso, tranquilos y saber esquivar el desastre pero el grado de daño que nos hagan esos cambios va a depender de cómo actuemos de rápido, así será más o menos positivo o negativo. Cuidado.

Puede suceder que estés en la playa cuando se produce es que tenemos un sentimiento de unión muy fuerte con el lugar dónde vivimos, donde nacimos. Si vivimos fuera de nuestra ciudad natal tendremos mucha nostalgia, morriña.

Además se manifiesta el miedo, dentro del sueño, de salvarnos a nosotros y a nuestros seres queridos. Esto es el reflejo del compromiso que tenemos con la sociedad y con nuestro entorno.

Por ejemplo, si nos arrastra es que estamos en un momento delicado, con mucho estrés, mucho agobio, mucho malestar, de salud no estamos muy bien y por ello se resiente todo el cuerpo y a nivel espiritual. Atención a esos dolores y molestias que no atendemos debidamente por qué pasan al tiempo, puede ser el inicio de algo.

Es sinónimo de desgaste y ser no tener confianza en quienes nos rodean, debemos aprender a delegar y a tomarnos las cosas con más calma, a saber desconectar y a tener tiempo para nosotros mismos.

También puede suceder que veamos como arrasa nuestra casa. Esto significa el temor a perder el apego a la familia y la diversión familiar.

Soñar con un tsunami o una ola gigante que arrasa con todo significa la angustia, pero también, que llegan personas con ideas contrarias a las nuestras que buscan alejarnos de ese entorno de confort para nosotros.

El sueño en que somos una víctima del mismo nos está mostrando las ganas de vivir que tenemos, el comienzo, las nuevas oportunidades.