El Ermitaño en el Tarot, Significado y sus Combinaciones con otras Cartas

El Ermitaño en el Tarot, Significado y sus Combinaciones con otras Cartas

Interpretación El Ermitano

Es la carta número 9 del tarot y representa el conocimiento de uno mismo, el análisis interno –introspección-, la meditación que se hace en soledad, el autoconocimiento o la necesidad del mismo, aislarse para asimilar y saber aplicar lo aprendido.

Ahora vas a conocer el significado de El Ermitaño en el tarot, pero es que además, y para concretar más, se ofrecen la interpretación exacta de cada una de sus combinaciones con otras cartas.


El Ermitaño en el tarot significa el tiempo que todos necesitamos para pensar, para meditar, buscando ese autoconocimiento que nos debería de servir para actuar de una manera más correcta conforme a nuestros intereses.

Estamos ante una carta vinculada al estudio, a la reflexión, a la búsqueda de la verdad tanto en términos generales como a la búsqueda de nuestra verdad.

El Significado del Ermitaño en el tarot supone que vienen tiempos de soledad y meditación en los que no se van a mover demasiado las cosas y los asuntos que te preocupan.

Numerológicamente es el nueve.  Es un número que marca a la persona con alta cualidades artísticas, que muestra interés por los demás, que es humanitaria, solidaria, con un profundo sentido del romanticismo.

Es una carta bastante estable así que no van a suceder cambios significativos por lo general, las cosas irán avanzando poco a poco.

Esta carta nos advierte de que tengamos prudencia y actuemos meditando bien las cosas antes de actuar. Atravesaremos por momentos no muy florecientes en términos económicos y tendremos que ser austeros, aunque de todas formas no es eso lo que más nos interesa en estos momentos.

A nivel cabalístico viene representado por la letra hebrea teth, se relaciona con el zodiaco en su signo Virgo, con nuestra Luna y también  con el número nueve.

Esotéricamente se asocia con Leo, con el elemento de Tierra y con la estación del año más moderada, el otoño.

El número9 es al trabajo acabado, la culminación de todo, del tiempo y de los números, admite que se puedan hacer diez combinaciones con los otros números para sumar nueve y se considera como el camino a la perfección.

Descripción de la Carta de El Ermitaño en el Tarot de Marsella

Como miembro de la tercera edad del hombre se ayuda para caminar con un cayado o bastón. Se cree que la figura de ésta carta comienza a buscar, o está buscando, un camino.

A la figura de este naipe se le ven los pies y eso nos quiere decir que no se mueve apena del lugar donde se encuentra y que camina en otro plano, en el espiritual, no en este mundo que pisamos nosotros que se encuadra dentro de lo terrenal.

El cabello blanco y el bastón es signo inequívoco de la sabiduría adquirida, del conocimiento, de la experiencia, además el último tiene siete nudos que es un número cargado de trascendencia y simbolismo.

Tal vez todo ello iluminado por el farol que lleva en la mano, el cual emite una luz amarillenta que simboliza el conocimiento y la iluminación divina.

Así, esta figura también es llamada el ermitaño, el druida, la persona asceta, el guía, quién estudia toda su vida y es instruida y erudita, el curioso, aquel que busca. Por su condición es sinónimo de prudencia, soledad, estudio, de la reflexión.

Dicha carta está representada por un hombre anciano que se encuentra en una montaña lo cual simboliza los logros y el crecimiento personal. La montaña está cubierta por nieve que representa el logro espiritual.

Significado de El Ermitaño al derecho

Carta el ermitaño

Cuando esta carta sale del derecho en una tirada de tarot significa que necesitamos tiempo para nosotros mismos, que queremos estar solos, en silencio, meditando o reflexionando sobre lo que realmente queremos en la vida.

Más allá de lo material tiene un sentido de búsqueda de lo que ciertamente nos satisface, aquello que no tiene que ver con lo terrenal, aunque puede ser que no lo sepamos y seamos consciente de ello.

Si preguntamos por alguien y nos aparece esta carta se trata de alguien maduro, solitario, inteligente a quién le gusta mucho dedicar su tiempo a la lectura o al estudio, alguien altruista a quién le gusta ayudar a los demás, introvertido e incluso retraído.

El Ermitaño en el tarot es un ser profundamente espiritual que tiene necesidad de ampliar sus conocimientos, al que le gusta el recogimiento y la reflexión. Está volcado en la medida de sus posibilidades en causas benéficas o humanitarias.

Si en una tirada aparece esta carta esto quiere decir que es el momento idóneo para el estudio, para ampliar nuestros conocimientos o para preparar una oposición.

Es momento de tener paciencia porque va a haber poco avance y si nos tenemos que enfrentar a algún conflicto tendremos que hacerlo solos sin contar con ayuda de nadie.

Es una época de estancamiento social, no es el momento idóneo para querer entablar nuevas amistades.

El Ermitaño en el amor

Cuando en una tirada aparece la figura del Ermitaño esto nos indica que la persona está volcada en estos momentos en otros aspectos que no son precisamente la preocupación por la pareja o por las relaciones.

En el amor es el estar en soledad, no tener necesidad de compartir la vida con nadie, no tener pareja; también puede ser el reflejo de una crisis y la incomunicación.

En el caso de tenerla se darán ciertos problemas por falta de comunicación y porque nos daremos cuenta de que realmente cada uno de nosotros va siguiendo un camino diferente en la vida.

Habrá deseos de alejamiento de la pareja y ganas de estar en soledad. No significa que tengas que romper la relación tan solo explícale a tu pareja que necesitas espacio y tiempo.

Si no tienes pareja puede volver alguien del pasado con ganas de retomar la relación, debes ser tú el que mirando en su interior sepa si merece la pena volver a intentarlo.

En el caso de que aparezca alguien nuevo a tu vida has de tener precaución porque podría no ser lo que aparenta. Quizás te haga creer que tiene hacia ti unos sentimientos que no son reales.

Interpretación en el trabajo y el dinero

En el trabajo va a haber un cierto estancamiento y aunque hagas méritos de momento estos no se van a ver recompensados.

No es momento de que te plantees cambiar de trabajo, aunque no sea lo que desees o no te sientas realizado es mejor que te conformes por ahora.

Si en estos momentos te estas dedicando a los estudios estos te irán bien, es un excelente momento para ampliar conocimientos o para prepararte para encontrar trabajo.

Te recomiendo esta carta del tarot de Marsella que no gastes dinero en cosas innecesarias, pero principalmente si están relacionadas con inversiones o asuntos de negocios. En todo caso apuesta por valores seguros.

Qué significado tiene la Carta de El Ermitaño invertida

Carta al reves

Cuando dicha carta en una tirada de Tarot sale en posición invertida esto es señal de aislamiento, de soledad bien porque la persona así lo ha querido y está pasando por una etapa en la que no le apetece tener contacto con nadie.

Es posible que sin darse cuenta haya caído en una rutina en la cuál se ha ido despegando de todos sus contactos tanto amigos como familiares y se encuentra centrada en sí misma y ajena a todo lo que le rodea.

Cuando preguntamos por alguien y en una tirada aparece el Ermitaño invertido esto significa que la persona carece de sentido común, le falta madurez, es poco sensato, se precipita a la hora de actuar y la mayoría de las veces lo hace impulsivamente y sin pensar en las consecuencias.

Se trataría de alguien avaricioso, tacaño, con escasos conocimientos, poco sociable, pesimista, impaciente y a quién no le gusta estudiar ni ampliar sus conocimientos.

En cuanto al trabajo puede que por tu parte haya falta de interés y esto haya repercutido negativamente en los avances de la empresa.

Muestras una actitud solitaria y no colaboras con los demás en la mejora del negocio. Tendrías que centrarte más porque estás demasiado disperso y no te concentras en el trabajo.

Es momento de que te organices y te formes para actualizarte y aprender nuevas técnicas porque te vas quedando desfasado.

En cuanto a las finanzas será un periodo negativo, en el que debes rodearte de un buen asesor para que te aconseje qué es lo mejor que puedes hacer.

Lo que debes procurar es al menos que no empeoren las cosas. No te metas en ninguna inversión ni pidas ningún préstamo limítate a hacer frente a los gastos y a pagar las deudas que tengas pendientes.

Es momento de cierta austeridad así que evita todos los gastos superfluos e intenta moderarte en todo lo que puedas.

En el amor siento decir que esta carta en posición invertida tampoco es nada positiva al respecto.

Si tienes pareja habrá conflictos por falta de diálogo, os sentiréis como dos extraños uno al lado del otro y si no ponéis de vuestra parte es más que posible que todo acabe en ruptura.

No te apetece para nada el contacto ni con familiares, ni con amigos ni con tu propia pareja, es una etapa de aislamiento que no te va a permitir disfrutar del amor.

Si no tienes pareja tu actitud desde luego no va a ser la más propicia para encontrarla.

El Ermitaño cerrando la tirada

Obtener esta carta como resultado final en una tirada de tarot significa que la situación por la que hayamos consultado a las cartas no va a tener movimientos positivos para el consultante.

Esto no significa que vaya a empeorar la situación, sino que se mantendrá tal y como está ahora, lo cual ya es un punto a favor de la resolución del asunto tratado.

Cuando se le ha realizado una pregunta concreta al tarot y nos sale El Ermitaño la respuesta obtenida no es positiva, pero tampoco debe tomarse como totalmente negativa.

El Ermitaño: Combinaciones con otras cartas del Tarot

El significado de El Ermitaño en el tarot varia en función de las otras cartas que aparezcan a su lado, teniendo por tanto una interpretación diferente en función de que arcanos lo rodeen durante la tirada de cartas.

El Ermitaño y La Rueda de la Fortuna

El arcano mayor de El Ermitaño es una guía para las buenas actuaciones porque es luz para el camino, por su lado La Rueda de la Fortuna es una carta que nos habla de la buena suerte.

Le asombrará al consultante descubrir en los temas que siempre le han preocupado explicaciones que antes había considerado como insensatas o poco valiosas.

Estos descubrimientos le harán cambiar, una vez más, la perspectiva con la que solía relacionarse con su entorno, pudiendo ver el horizonte más claro y la solución a conflictos que se terminarán solucionando.

La aparición de El Ermitaño y La Rueda de la Fortuna en una tirada de tarot significa la apertura de caminos y nuevas oportunidades que van a acabar con situaciones estancadas, pero lo van a hacer de una manera muy positiva.

El Ermitaño y La Justicia

Este par de cartas juntas en una tirada de tarot significa que lo que se mereces llegará, pero para ello puede que quede un poco de tiempo, no mucho, aunque no será un cambio inmediato.

Indica un proceso lento, pero sin pausa, en el que las decisiones de otras personas que están involucradas en la consulta, tendrán un valor determinante para la solución del asunto tratado.

Se tratan, El Ermitaño y La Justicia de dos arcanos mayores que, a quienes no conocen en profundidad el tarot, les causan respeto verlos aparecer en la tirada de cartas, pero son favorables cuando salen juntos.

En el amor podría tratase de relaciones que se terminan arreglando, el encuentro de una persona que viene marcada por el destino del consultante, o simplemente el final de un periodo de soledad.

En otros asuntos puede suponer la terminación de un proceso, que no ha sido agradable, y el comienzo de uno nuevo que se verá influenciado por las buenas decisiones.

El Ermitaño y la Estrella

La Estrella

Es una buena combinación de cartas que supone un buen augurio para el consultante, puesto que tras una etapa de pausa, en donde no ha habido avances significativos en el tema que se haya consultando, comenzará a moverse energías favorables.

Puede ser posible que se haya sentido solo, sin ayuda, enfrentándose a los problemas sin el apoyo verdadero de otras personas, pero de ese tiempo de pensamientos, reflexiones, va a surgir un nuevo comienzo que viene anunciado por el arcano mayor de La Estrella.

Las cartas del tarot de El Ermitaño y La Estrella cuando aparecen una junto a la otra en una tirada, significan la luz que se ve llegar después de un tiempo en el que no fueron las cosas muy favorables.

Suponen, tanto en el amor, como en el asunto que sea, una esperanza de renacer, que de la mano de La Estrella nos llega para cambiar la tendencia actual.

El Ermitaño y El Emperador

Sucede con mucha frecuencia que al observar en una tirada de tarot a la carta del Ermitaño se piense que su significado es el de la soledad, el encierro en si mismo, la escasez material y la introspección, pero cuando sale acompañado de El Emperador su significado cambia.

Por tanto, nos hablan El Ermitaño y El Emperador de nuevos comienzos que son el fruto de los pensamientos ordenados y la determinación y la fuerza de voluntad.

Por ejemplo, en el amor puede significar el retorno a la actividad sentimental, el conocimiento de nuevas personas que nos harán ver la vida de otra manera, o simplemente, la consecución de ese amor que se busca.

En asuntos más relacionados con lo material, indican estos dos arcanos mayores, la superación de obstáculos y la colaboración o ayuda de otros sujetos que serán de gran valor para lograr las metas propuestas.

El Ermitaño y El Colgado

Combinación de Cartas

Sin duda esta combinación es bastante desafortunada cuando aparece en la tirada de tarot, ya que se juntan los dos arcanos mayores que representan la inmovilidad y la lentitud.

No son por tanto las mejores cartas que podrían salirle al consultante cuando ha preguntado por algún asunto que necesite que se resuelva, puesto que indican todo lo contrario, la quietud y el mantener las cosas tal y como están.

El único aspecto positivo que se puede sacar de la aparición de El Ermitaño y El Colgado, podría ser que durante ese tiempo de espera se va a madurar mucho, y la experiencia que se va a adquirir servirá en un futuro.

Ya nos gustaría poder ofrecer otro significado, pero en el tarot hay presagios buenos y otros que no lo son tanto, lo cual hay que aceptar y aprender a superar las dificultades.

El Ermitaño y El Carro

En este caso si que nos encontramos con una combinación de cartas del tarot que resulta positiva para el consultante, y lo mejor es que los resultados favorables de esta predicción los va a observar en poco tiempo.

Indican El Ermitaño y El Carro que un periodo de estancamiento, en donde no se terminaba de avanzar hacía el lado que se deseaba, va a terminar para dar paso a una etapa mucho más productiva.

La carta de El Carro significa movimiento, energías que se mueven y fluyen de manera rápida, y precedida del arcano mayor de El Ermitaño nos habla de la superación de un periodo espinoso.

Bien sea en el amor, el trabajo, los estudios, relaciones familiares, o lo que se le haya preguntado al tarot, la respuesta que se obtiene con esta tirada es la del éxito y el comienzo de un nuevo ciclo.

El Ermitaño y La Fuerza

En su salida conjunta en la tirada de las cartas del tarot tienen un significado altamente positivo para la persona que hace la consulta, al hablarle de la conjunción de todo lo que se necesita para alcanzar sus metas.

La salida de ambos arcanos mayores representa desarrollo y beneficio personal mediante la realización de aquellos planes que se tengan en mente.

El Ermitaño tiene la facultad de iluminar el camino, mientras La Fuerza transmite el indispensable impulso de la voluntad y la capacidad para persistir y perseverar hasta llegar al final del camino.

Juntas, El Ermitaño y La Fuerza, representan el sacrificio, la fuerza de voluntad y las capacidades necesarias para lograr aquello que se desea y por lo que se le ha preguntado al tarot.

El Ermitaño y El Loco

Ermitaño y Loco

El arcano del Loco refiere a esa persona que elige ser libre e independiente en todos los aspectos de su vida, un hombre corriente que busca un encuentro profundo con sus afinidades y su alma.

Por su parte, el Ermitaño aporta toda la experiencia necesaria para alcanzar lo deseado y fluir en cualquier camino o destino que se trace, siendo su unión con El Loco positiva, ya que se equilibran el uno al otro.

Su significado ante cualquier pregunta realizada a las cartas es el comienzo de un movimiento que hará que las circunstancias que actualmente vive el consultante cambien, lo cual ya es un paso adelante.

Existe el riesgo de que se pase de un periodo de ostracismo a otro de locura, y hay que tener siempre presente que los extremos no suelen ser nunca positivos, aunque en un principio puedan parecerlos.

El Ermitaño y El Diablo

En apariencia y a primera vista, estas dos cartas tienen significados que se contradicen o repelen, un hombre sabio al lado de una entidad malévola.

El Diablo no es un Arcano necesariamente negativo, aunque señala la existencia de influencias nocivas, pero es que junto al arcano mayor de El Ermitaño podría suponer una libración, una salida a tanto pensamiento que no viene acompañado de ninguna acción.

Así que, cuando salen juntas las cartas de El Ermitaño y El Diablo la interpretación va a depender mucho de la pregunta realizada al tarot.

La respuesta podría ser favorable si se ha consultando sobre una persona que se lleva todo el tiempo encerrada en si misma, sin encontrar ninguna ilusión que le motive.

Pero en cambio, en otro tipo de preguntas su significado es negativo, como por ejemplo en el caso que se esté mirando a alguien que está buscando el amor, ya que de encontrarlo solo acarrearía problemas, puesto que la persona que se le acercó no le traerá nada bueno.

El Ermitaño y El Mago

Se trata de una invitación para abrir los ojos y vivir grandes experiencias, de esta manera es como se debe interpretar estos dos arcanos mayores juntos en la misma tirada de tarot.

Denotan el estado de la mente y de los pensamientos, para el consultante es un momento propicio para iniciar proyectos, relaciones sentimentales, salir de lo cotidiano y alcanzar grandes logros.

La carta de El Ermitaño alude a la toma de conciencia, a la búsqueda de lo desconocido, lo que para El Mago se traduce en aprendizaje y buenas oportunidades.

Comienzan, por tanto, unos tiempos en donde la mejoría del estado del asunto consultado será grande, en donde se verán despejados del camino algunos problemas que en estos momentos están inquietando a quien ha consultado el tarot.

El Ermitaño y La Suma Sacerdotisa

Resulta complicado dar una interpretación general ante ciertas combinaciones de El Ermitaño con otras cartas del tarot, y es que es un arcano que puede indicarnos aspectos positivos para el consultante, pero también negativos.

En este caso, cuando salen El Ermitaño y La Suma Sacerdotisa, la respuesta que se le debe dar al quien consulta es de tranquilidad, pero no se le puede decir que es un éxito a corto plazo.

Indican que la espera se puede prolongar, aunque es cierto que La Sacerdotisa es una buena carta y eso debe servir de consuelo, ya que no supone que aquello deseado no se vaya a cumplir.

Es pues una combinación del tarot que denota tranquilidad, procesos que no avanzan, ni para bien, ni para mal, habría que ver otras cartas de la tirada para dar una interpretación más precisa.

El Ermitaño y Los Enamorados

Después del pensamiento, la mirada hacía el interior, la reflexión, que es lo que significa Ermitaño, va a llegar el momento de la elección, de decidir, de tomar una decisión que va a ser crucial en el asunto que se esté tratando.

Pero el arcano mayor de Los Enamorados no solamente significa el tener que elegir, sino que cuando aparece junto al Ermitaño indica que ha finalizado un tiempo, un ciclo en el que probablemente no se ha obtenido aquello que se desea.

Hay que decirle al consultante que terminado una época, que llegan cambios, pero que para que todo ello se cristalice será necesario decidirse entre dos o más opciones, y esto puede resultar doloroso, ya que se quedará en el camino una parte de nuestra vida.

No resulta esta combinación de cartas del tarot, la compuesta por El Ermitaño y Los Enamorados, un mal presagio, más bien al contrario, por lo que el consultante debería de estar contento.

El Ermitaño y La Torre

Ermitaño y Torre

Cuando salen estas cartas en la tirada de tarot, no solo supone un mal augurio, sino que hay que mirar el aspecto positivo, el tarot nos manda una advertencia, una señal, para que se comprenda que algo en lo que se está metido no funciona bien.

Resulta que esta unión de cartas, El Ermitaño y La Torre, es otra de esas combinaciones que se pueden considerar como negativas dentro de la cartomancia.

Indica que a pesar de todo lo que ha reflexionado, pensado sobre el asunto que se consulta, parece ser que no se va a optar por lo más conveniente, y es en esto en lo que hay que incidirle al consultante.

Sea cual sea el tema tratado, estos arcanos mayores suponen el aviso de una mala decisión, aunque se está en el momento de poder evitarlo, solamente hay que replantearse las cosas, pero desde otro punto de vista.

El Ermitaño y La Templanza

El conocimiento y el saber hacer harán que se logre aquello que se pretende, pero lo que ocurre es que queda un tiempo para que se obtengan los resultados.

Este es el significado de la aparición en la tirada de cartas El Ermitaño y La Templanza, ya que en el tarot esos arcanos son los mayores representantes de la baraja de la paciencia.

Indican que habrá que esperar con calma, sin intentar acelerar los procesos, puesto que si se actúa de esa manera únicamente se va a conseguir estropear las cosas.

Son dos cartas que incitan a pensar, a meditar en profundidad cuales van a ser los pasos a seguir, no es el momento de ir deprisa, y todo esto al final dará sus frutos.

El Ermitaño y La Muerte

La introspección que representa el Ermitaño sugiere que se debe reflexionar profundamente antes de asumir el cambio que anuncia el arcano mayor de La Muerte.

Se tiene experiencia, pero lo que llega es nuevo, por lo cual es recomendable la precaución  y no lanzarse desbocado hacia ese cambio esperado, sino que habría que hacerlo con pasos pensados y meditados.

Es una buena combinación de cartas del tarot, que evoca el inicio de una nueva etapa en donde el consultante va a tener las posibilidades necesarias de satisfacer sus deseos.

En el amor puede significar el inicio de una relación sentimental, o el arreglo definitivo con su actual pareja, o bien el conocimiento de nuevas personas que harán despertar el instinto amoroso que cada uno tenemos.

Suponiendo que sea otro el tema tratado, el significado de está unión es también positivo, ya que El Ermitaño y La Muerte cuando menos anuncia el final de un proceso tormentoso.

El Ermitaño y La Luna

Es una lectura que describe la voluntad amable que cuesta expresar desde el alma generosa del ser, y que marcha turbada por el poder y la ambición que se mueve constantemente en el entorno.

Es la unión de la preocupación, la iluminación y la sensibilidad, es una combinación que invita a mejorar profundizando en las emociones, y ver aquello que no se reconoce a primera vista.

La combinación de cartas del tarot de El Ermitaño y La Luna en el tarot irradia lo positivo y negativo del consultante invitándole a evolucionar desde la verdad, la esperanza y los sentimientos auténticos.

Advierten de posibles engaños, por lo que es primordial ir de frente, sin mentiras, para que así se pueda distinguir lo bueno de lo malo y poder aprovechar los buenos momentos, que los habrá.

El Ermitaño y El Papa

Los influjos de estos arcanos son claros, están enfocados en la manera correcta de proceder en la vida, ya que El Ermitaño habla de reflexión, de una búsqueda interna, su intención está orientada a encontrar el camino.

El Papa en la tirada de tarot tiene un significado, que en función de la posición en que salga, casi siempre nos indica el camino a seguir, la certeza que si se hacen los deberes no habrá obstáculo que no pueda ser superado.

Desde un principio nos están diciendo que antes de dar un paso, se mire en la consciencia, en ella se encuentra la dirección que se debe tomar.

Al consultante que ha confiado en el tarot, se le puede decir cuando salen juntos El Ermitaño y El Papa, que aquello por lo que ha preguntado tiene visos de hacerse realidad, pero puede que no tal y como le gustaría, y en ese momento habría que recordarle que el mundo no es perfecto.

El Ermitaño y El Sol

La combinación de cartas devela la voluntad instintiva del individuo que se focaliza en la toma de posesión de su entorno, y de las situaciones que le atañen con deseo latente y admitido.

Descubren a una persona que sabe sacar provecho a cada una de las circunstancias que se le presentan para obtener todo lo que necesita, es alguien que se preocupa en demostrar seguridad, firmeza e independencia.

El que aparezcan El Ermitaño y El Sol supone una unión de cartas que en la tirada de tarot augura que lo consultado tiene visos de hacerse realidad para regocijo del consultante.

Ya sea en el amor, los estudios, la búsqueda de un trabajo, o lo que se haya preguntado, el arcano mayor de El Sol presagia buenas perspectivas y la consecución de logros.

El Ermitaño y El Mundo

Son estas dos cartas del tarot una referencia muy buena para la conciencia y la inspiración, la capacidad de transformación, el poder de cambiar las cosas, y de evolucionar.

También revelan la capacidad del consultante para adaptarse a las circunstancias que se presentan y realzan las cualidades inteligentes que le permiten resolver cualquier tipo de inconvenientes.

Así pues, los arcanos de El Ermitaño y El Mundo, invitan a caminar con pasos fuertes, firmes y cargados de convicción hacia la consolidación y el logro de los sueños.

Después de la reflexión vienen los logros, ya sea en el amor o en lo que se haya preguntando, siendo importante ese periodo de meditación para saber bien lo que se quiere.

El Ermitaño y La Emperatriz

La sabiduría, el lado femenino que todos poseemos, el sexto sentido y las intuiciones pueden ser grandes aliados del consultante, puesto que La Emperatriz evoca la necesidad de actuar por esos impulsos que de vez en cuando vienen.

A pesar que el arcano mayor de El Ermitaño significa cautela, el pensar mucho las cosas, no viene mal en determinados momentos dejar de la lado la cabeza y pensar con el corazón.

La combinación de El Ermitaño y La Emperatriz es muy clara al decirnos que nos dejemos llevar por los instintos, sin pensar en lo que dirán lo demás, con la convicción de que lo que se hace es lo correcto.

Ante cualquier pregunta, en esta ocasión las cartas del tarot indican una fase de cambios repentinos, y en uno de ellos, en ese que intuimos, vamos a conseguir lo que se desea.

El Ermitaño y El Juicio

Suponen estos arcanos las decisiones bien tomadas, aquellas que se han meditado y se han tenido en cuenta los pros y los contras de la mismas, y con esa información es complicado que se falle.

Indican El Ermitaño y El Juicio en el tarot que lo consultado se va a lograr, pero que para hacerlo no hay que precipitarse, ir con calma y sopesando todas las acciones para no caer en engaños.

Cuando se ha preguntado por el amor, esta tirada de cartas del tarot nos hablan de deseos obtenido a base de utilizar la estrategia adecuada, lo que supondrá el éxito en las relaciones sentimentales.

En el caso que la pregunta verse sobre asuntos materiales, la combinación de cartas significa que para obtener lo que se pretende va a ser necesario cambiar un poco el enfoque de las situaciones, sin dejar de lado los consejos de los demás.